Otra Navidad es posible


JUAN PABLO VITALI
24 de diciembre de 2009

Ruido y alcohol es lo que sobra para la Navidad. No digo sexo porque algunos dirán que exagero. Las familias discutirán un poco qué día pasarán los niños con mamá y qué día con papá. Mamá y papá recordarán lo mucho que odian a algunos de sus parientes. Los adolescentes afirmarán su personalidad tomando más de la cuenta, y se pelearán con sus padres como sus padres se pelean entre ellos. Y seremos todos felices en cualquier lugar del mundo de un modo más o menos parecido.

Será una fiesta en la que festejaremos el progreso, y su tendencia a producir mucho más de todo. Más paro, más libertad, más democracia, más inmigración, más autonomía, más inseguridad, más fragmentación, más incertidumbre. Y también festejaremos la recuperación de la economía, que indefectiblemente nos dirán que crece en los números. Lo que los agricultores ya no siembran, por ejemplo, lo sembrarán las multinacionales para que el índice sea positivo. Lo que los artesanos dejen de producir lo producirán en serie las máquinas automatizadas. Las nuevas construcciones que los nacionales no puedan comprar las comprarán favorecidos extranjeros. Y finalmente todos los índices económicos cerrarán de algún modo.

Como es bien sabido, la Navidad coincide con el solsticio
de invierno, fiesta pagana celebrada antaño en toda Europa.

Pero hay otra Navidad.

La de los fuegos, de los antepasados, de los pueblos de piedra, de las montañas, de la resurrección del espíritu, de los árboles, de las piedras talladas, de nuestra música y del arte, de los senderos, de los lobos en los últimos montes, de los labriegos y pescadores, de los blasones y estandartes, de los navíos, del sol del amanecer, de la resurrección de Europa, de los ángeles con espadas y las travesías de conquista.

La Navidad de las viejas canciones y el vino en toneles de roble. De los jarros pegando en las gruesas mesas de madera acompañando con su ritmo las voces. Una Navidad de estrellas y silencio, de banderas antiguas, de rincones cálidos, de familia y amistad. La Navidad de los ciclos que Europa siempre ha celebrado.

Esa es la Navidad que nuestros corazones guardan en un lugar secreto del tiempo.

¿Cuál será este año, estimado amigo, tu Navidad?

http://elmanifiesto.com/articulos.asp?idarticulo=3334

Anuncios

1 comentario

  1. Comentario…

    [..]Articulo Indexado Correctamente[..]…


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s