Una Nochevieja de vergüenza

EFE. 01.01.2010

La Nochevieja de este año ha registrado un 86%  más de intoxicaciones etílicas y un 43% más de peleas y reyertas que la del año anterior, según el balance de llamadas atendidas por el centro de emergencias del 112 de la Comunidad de Madrid.

El teléfono de emergencias 112 no paró de sonar desde que cayó la bola del reloj de la Puerta del Sol y entre la medianoche y las nueve de la mañana fueron atendidos 3.827 avisos -siete por minuto, una cada ocho segundos y medio-, que suponen un aumento del 8% respecto a los 3.542 de hace doce meses.

Las llamadas por intoxicaciones etílicas han pasado de 181 a 338, un 86%, la mayoría en Madrid capital y casi todas en la vía pública, sin que se recibieran avisos desde el interior de locales de ocio.

Quema de contenedores

Las reyertas y peleas, en las que las asistencias no han tenido que atender ni trasladar a heridos graves, han pasado de las 266 de la Nochevieja del año pasado a las 382 de ésta, lo que significa un aumento del 43%, también en este caso sobre todo en la capital y en la calle.

Los accidentes de tráfico han aumentado de 51 a 77, en casi todos los casos alcances entre vehículos en los que tampoco se han producido heridos de gravedad.

También se han recibido 132 avisos por incendios, sobre todos contenedores, que representan un incremento del 18% respecto a los 112 de la Nochevieja anterior.

Leer artículo aquí.

Nota: Creo que sobran los comentarios sobre los hechos, que ya de por sí avergüenzan. Éste es el producto de un sistema que vende así la Navidad, como una celebración sin valor histórico ni moral. No hace falta tanto dato para que quede reflejada en una noticia esta sociedad tan degenerada y enferma que identifica el placer y la diversión con la propia autodestrucción, la barbarie y el exceso.

Anuncios

Feliz Año Nuevo

Desde La Inquisición os deseamos a todos feliz día de año nuevo y un próspero 2010, donde esperemos que, entre esta podredumbre que impera en nuestro mundo, comiencen a aflorar los primeros rayos de luz y cada vez haya más gente concienciada de la ruindad que nos rodea.