Objetivo Pentágono (Pentagon Strike)

Pruebas concluyentes de que lo que impactó contra el Pentágono en Washington el 11 de septiembre de 2001 no fue un avión comercial, sino un misil o un caza militar. Este vídeo recoge afirmaciones de testigos de lo ocurrido ese día, en las que afirman que “no había ningún resto de avión” o “sonaba como un misil”. Además, otros afirman que la mayoría de pruebas que podrían haber evidenciado que fue un Boeing lo que impactó (tales como grabaciones de vídeo de hoteles cercanos o imágenes de las carreteras del departamento de tráfico) fueron requisadas en el acto por el FBI y nunca se dieron a conocer, quedando ocultadas por completo.

Anuncios