Ahmadineyad califica los atentados del 11-S de gran montaje


La Inquisición | 6 de marzo de 2010

Mahmud Ahmadineyad ha calificado hoy sábado los supuestos ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York y Washington de “gran montaje“, defendiendo que esos hechos justificaron la invasión estadounidense de Afganistán. “El incidente del 11 de septiembre fue un gran montaje que se usó como pretexto para la campaña contra el terrorismo y como un preludio para llevar a cabo la invasión de Afganistán”, dijo. Los comentarios tuvieron lugar en una reunión con los funcionarios del Ministerio de Inteligencia. Las declaraciones se han dado justo en un momento de máxima tensión por la pretensión de Teherán de seguir llevando a cabo su programa nuclear, mientras EE.UU. se dedica a reclamar ante la ONU sanciones a Irán por no hacer más de lo que ellos llevan haciendo más de medio siglo.

Lo cierto es que Ahmadineyad no erra cuando atribuye la autoría de esos atentados a una inteligencia occidental. Una operación de bandera falsa como estos atentados se llevan a cabo para legitimar posteriormente unos actos que estarían fuera de lugar si no hubiese ocurrido dicha operación. Y lo que se vio después de aquello fue la invasión estadounidense de Afganistán, un país que por razones simples es bastante lucrativo y merece la pena controlar.

Todo encaja, y Occidente debería abrir los ojos para descubrir que toda esta cruzada contemporánea carece de sentido para la democracia, la libertad, y todo ello que se supone da base para poder llevar a cabo estas acciones. La verdad es que los únicos favorecidos por todo esto son el Sionismo y las grandes corporaciones que mueven los hilos de Washington. Ambos, cogidos de la mano, consiguen hacer ver a la masa social que un terrorismo les amenaza y que su cruzada tiene un sentido trascendental para el pueblo, pero lo que no muestran es que ese terrorismo ha sido creado y desarrollado por ellos cuando interesaba defenderse del avance de la influencia soviética y que ahora es la excusa perfecta para llegar a controlar el petróleo que allí abunda pero que cada vez escasea más por las Américas.

Por ello, el verdadero problema que se plantea para Occidente no deriva directamente de ese mundo cada vez más subyugado y dependiente del colonialismo yanqui y de las pretensiones sionistas. El verdadero problema lo constituye el Sistema, el mismo gran poder mediático, político y militar que simplifica y tergiversa los problemas para hacerlos ver a la masa de una manera acorde a sus intenciones para que aplaudan lo que en verdad está dañando a toda la Humanidad.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s