Soldado israelí se mofa de prisioneros palestinos

Redacción: Tribuna de Europa – 19/08/2010

TdE/Una joven, ex soldado israelí, ha colgado en su perfil de Facebook dos fotografías hechas durante su servicio militar en las que aparece sonriente junto a palestinos esposados y con los ojos vendados.

Eden Aberyil, la ex soldado colgó las imágenes en un álbum titulado ‘El Ejército, la mejor parte de mi vida’, en referencia a su servicio militar, obligatorio en Israel durante tres años para los hombres y dos en el caso de mujeres.

En una de las instantáneas, aparentemente tomadas en 2008, Aberyil aparece sentada junto a un detenido palestino que está apoyado en un muro con las manos esposadas a su espalda y los ojos vendados.

En la otra se la puede ver en primer plano, con el mismo arrestado y otros dos más de mediana edad de fondo.

Entre los comentarios de sus amigos rezan.

Así eres la más sexy”, “Seguro que se han empalmado por culpa tuya”.

En su perfil de Twitter, la músico y bloguera israelí Dan Ya Shwartz asegura que preguntó a Aberyil a través de Facebook por qué había colgado las fotos y recibió por respuesta: “No entiendo por qué andas fisgoneando en los perfiles de la gente en Facebook para siempre encontrar lo malo. Dedícate a cosas más importantes”.

Según la edición digital del diario ‘Haaretz’, otra bloguera, Lisa Goldman, hizo algo similar y recibió por respuesta: “No hablo con izquierdistas”.

Las fotos se convirtieron en pocas horas en la comidilla de blogs y páginas de internet de izquierdas hasta el punto de que el Ejército israelí y el Gobierno palestino acabaron emitiendo comunicados al respecto.

El Ejército no tiene la potestad de impedir la publicación de las fotos porque Aberyil ya ha acabado el servicio militar.

Para el Gobierno palestino, las fotos “muestran la mentalidad del ocupante, orgulloso de humillar a los palestinos“.

“Nada en el mundo puede justificar esta humillación que forma parte de las prácticas diarias de la ocupación israelí. La ocupación es injusta, inmoral y, como muestran esas imágenes, moralmente degeneradora“, agrega.

El director de la organización israelí Comité Público contra la Tortura, Yishai Menuhin, señaló que “este tipo de fotografías reflejan la norma habitual de los soldados israelíes estacionados en los puestos de control y el tratamiento que reciben los detenidos palestinos”.

El comportamiento de la soldado es producto de un cultura popular en el Ejército israelí de no considerar a los palestinos como seres humanos con sus propios derechos“, subrayó.

Fuente: Tribuna de Europa.

Proyecto de central nuclear iraní contribuye al régimen de no proliferación

Redacción: La Voz de Rusia – 18/08/2010

El proyecto de construcción de la central nuclear de Bushehr, en Irán, contribuye al régimen de no proliferación de las armas nucleares, declaró hoy el ministro de  Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov.  “Es un ancla que sujeta a Irán dentro del régimen de no proliferación nuclear”, expresó Lavrov en una rueda de prensa. La construcción de la central de Bushehr, de 1.000 megavatios de potencia, está a cargo de la compañía rusa Atomstroiexport (forma parte de la corporación estatal Rosatom). Los especialistas rusos informaron la semana pasada que la puesta en marcha del reactor de la central de Bushehr ha sido fijada para el 21 de agosto próximo. “Es un proyecto controlado rigurosamente por el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA)”, subrayó el ministro ruso de Exteriores.

Fuente: La Voz de Rusia.

Manifestación contra la presencia estadounidense en Afganistán

Redacción: Press TV // Traducción: La Inquisición

En el este de Afganistán, cientos de personas han salido a las calles para protestar contra el creciente número de muertos civiles en ataques de EEUU en este país devastado por la guerra.

Unos 600 manifestantes bloquearon este miércoles la principal carretera que une la capital, Kabul, y la ciudad oriental de Jalalabad.

Los manifestantes gritaban consignas contra la creciente presencia extranjera en el país y contra el presidente afgano, Hamid Karzai.

Un padre afgano y su hijo murieron en su casa en la provincia de Nangahar cuando fueron asaltados por soldados de la OTAN, lo que provocó las protestas que llevaron a las manifestaciones.

Las fuerzas lideradas por Estados Unidos en el país dicen que mataron a dos militantes [NdT: en inglés militant tiene connotaciones agresivas] en la operación, una reclamación que los aldeanos locales han rechazado con firmeza.

A principios de esta semana, una manifestación similar se llevó a cabo en la provincia oriental de Wardak.

Un informe de Naciones Unidas publicado a principios de esta semana dijo que 386 civiles murieron a manos de la OTAN o de las fuerzas afganas en los primeros seis meses de 2010.

El lunes, al menos cinco civiles afganos, entre ellos una mujer y sus tres hijos, murieron cuando un vehículo de suministro de la OTAN impactó en la motocicleta donde iban, al sur de Afganistán.

Según funcionarios afganos el accidente tuvo lugar en una carretera en la provincia de Helmand. Un corresponsal de Press TV informó el domingo de los hechos.

Los civiles han sido las principales víctimas de la violencia en Afganistán, en particular en las provincias conflictivas meridionales y orientales del país.

El problema de las bajas civiles ha causado fricciones entre Washington y el gobierno de Karzai en Kabul.

ZHD / MMN

Fuente: Press TV

Israel da a Obama motivos de preocupación

Redacción: Gareth Porter | Asia Times Online

Traducido del inglés para Rebelión por Sinfo Fernández.

El artículo del pro israelí periodista Jeffrey Goldberg publicado en la revista The Atlantic [1] tenía como indudable objetivo mostrar las razones por las que la administración de Barak Obama debería preocuparse ante el riesgo de un ataque por parte del gobierno del Primer Ministro Netanyahu contra Irán en los meses venideros a menos que Washington adoptara una línea mucho más amenazadora hacia el programa nuclear iraní.

Pero el artículo proporciona nuevas pruebas de que altas personalidades del liderazgo militar y de la inteligencia israelí se oponen a tal ataque contra Irán y creen que la apocalíptica retórica de Netanyahu sobre Irán como “amenaza existencial” es innecesaria y contraproducente.

Aunque no se haya sabido precisamente por Goldberg, personalidades de la inteligencia y del ejército israelí empezaron a expresar su oposición a esa retórica sobre Irán en los primeros años de la década de 1990, y Netanyahu actuó para poner fin a todos esos comentarios cuando en 1996 se convirtió en Primer Ministro.

El artículo de Goldberg revela también la extrema sensibilidad israelí ante cualquier movimiento de Obama exigiendo públicamente que Israel desista de tal ataque, en reflejo de una realidad: que el gobierno israelí no podría seguir adelante con ataque alguno sin asegurarse que EEUU se implica directamente en la guerra contra Irán.

Goldberg expone que un probable escenario dentro de algunos meses es que las autoridades israelíes llamen a sus homólogos estadounidenses para informarles que los aviones israelíes van ya de camino para bombardear los lugares nucleares iraníes.

Los israelíes explicarían que no tenían “otra opción”, escribe, porque “un Irán nuclear supone la más grave de las amenazas para la supervivencia física del pueblo judío desde el régimen de Hitler”.

Basándose en las entrevistas realizadas a cuarenta políticos israelíes, afirma que el “consenso” entre los actuales y anteriores dirigentes israelíes es que en el momento en que las posibilidades superen el 50 a 50, Israel “lanzará un ataque en el mes de julio del próximo año”.

Goldberg es famoso por haber ido forjando la línea neo-conservadora con sus informes sobre Iraq, especialmente por su insistencia en que Saddam Hussein tenía amplios vínculos con al-Qaida.

Goldberg cita a un oficial israelí familiarizado con el pensamiento de Netanyahu diciendo: “En la II Guerra Mundial, los judíos no tenían poder para impedir que Hitler nos aniquilara. Seis millones fueron masacrados. Actualmente, en Israel viven seis millones de judíos y alguien les está amenazando con la aniquilación”.

Sin embargo, Netanyahu, en su entrevista con Goldberg para este artículo, no alega que Irán podría utilizar armas nucleares contra Israel. En vez de eso, sostiene que Hizbollah en el Líbano y Hamas en Gaza podrían “disparar cohetes e implicarse en otras actividades terroristas al gozar de un paraguas nuclear”.

Pero Israel confía más en las fuerzas convencionales –no en la disuasión nuclear- contra Hizbollah y Hamas, convirtiendo el razonamiento en algo enteramente engañoso.

Goldberg informa que otros dirigentes israelíes, incluyendo al Ministro de Defensa Ehud Barack, saben que el problema real ante la posibilidad de un Irán nuclear es que pueda gradualmente erosionar la capacidad de Israel de retener a su gente más dotada.

Pero ese problema es en gran parte autoinfligido. Goldberg concede que a los generales israelíes con los que habló “les preocupa que hablar de una ‘amenaza existencial” sea en sí mismo un tipo de amenaza existencial al proyecto sionista, que trataba de evitarle al pueblo judío tales amenazas”.

Además, una serie de fuentes le comunicaron a Goldberg que Gabi Ashkenazi, el jefe del estado mayor del ejército israelí, duda de “la utilidad de un ataque”.

Altos oficiales de la inteligencia israelí y otras autoridades responsables de la política hacia Irán llevan tiempo postulando que, en realidad, el tipo de retórica que Netanyahu está alimentando en estos últimos años es contraproducente.

El corresponsal en temas de seguridad Ronen Bergman informó en julio de 2009 en el Yediot Ahronot, el periódico más popular en Israel, que el ex jefe de la inteligencia militar, el General de División Aharon Zeevi Farkash declaró que se había distorsionado la percepción de la opinión pública israelí acerca de la amenaza iraní.

Farkash y otros oficiales del Mossad y de la inteligencia militar creen que el principal motivo por el que Irán busca capacidad en armamento nuclear no es para amenazar a Israel sino para “impedir la intervención estadounidenses y sus esfuerzos para cambiar el régimen”, según Bergman.

La utilización de una retórica descaradamente distorsionada presentando a Irán como una amenaza para Israel –y que cuenta con el desacuerdo de los oficiales de la inteligencia israelí- data de los primeros años de la década de 1990, cuando el gobierno del Partido Laborista en Israel empezó una campaña para presentar los programas nucleares y de misiles de Irán como tal “amenaza existencial” para Israel, como Trita Parsi reveló en su libro “Treacherous Alliance”, publicado en 2007.

Un comité interno interministerial israelí, creado en 1994 para hacer recomendaciones sobre cómo controlar a Irán, llegó a la conclusión de que la retórica israelí había sido “contraproducente” porque había conseguido que Irán temiera más a Israel y, por tanto, sintiera mucha más hostilidad, escribe Parsi.

Para colmo de ironías, fue Netanyahu quien decidió dejar de utilizar ese tipo de retórica tras convertirse por vez primera en primer ministro a mediados de 1996. El director del Mossad, Uzi Arad, le convenció de que Israel tenía que optar entre convertirse en enemigo de Irán o permitir que Irán se centrara en amenazar a otros estados.

Netanyahu llegó incluso a buscar la mediación de Rusia y Kazajstán entre Irán e Israel.

Pero dio marcha atrás cuando se convenció de que Teherán estaba buscando una aproximación a Washington, por lo que los dirigentes israelíes temieron que eso pudiera reducir el apoyo estadounidense hacia Israel, según el relato de Parsi. Como consecuencia, Netanyahu se reenganchó a la retórica extrema de sus predecesores.

Ese episodio sugiere que Netanyahu es perfectamente capaz de captar los análisis más matizados de la comunidad de la inteligencia sobre Irán, contrariamente a su postura en público defendiendo que la amenaza iraní es la misma que la de la Alemania de Hitler.

Los funcionarios de la administración Netanyahu utilizaron a Goldberg para trasladar el mensaje a los estadounidenses de que no creían que Obama fuera a lanzar un ataque contra Irán y, por tanto, tendría que ser Israel quien lo hiciera.

Pero Israel no puede permitirse, en forma alguna, arriesgarse a una guerra contra Irán sin asegurarse que EEUU se compromete a participar en ella. Esa es la razón por la que el lobby israelí en Washington y sus aliados sostienen que Obama apoyaría un ataque israelí, que significaría que tendría que atacar a Irán con toda su fuerza si éste tomara represalias tras tal ataque israelí.

La comprensión de que Israel no podría atacar a Irán sin el consentimiento estadounidense hace que las autoridades israelíes se muestren extremadamente sensibles en cuanto a la posibilidad de que Obama pudiera explícitamente rechazar el ataque israelí.

Goldberg informa que “varios oficiales israelíes” le dijeron que estaban preocupados de que la inteligencia estadounidense pudiera conocer los planes israelíes para atacar Irán “horas” antes del calendario fijado por Israel para tal acción. Los oficiales le dijeron a Goldberg que si a Obama se le ocurriera decir: “Sabemos lo que estáis haciendo. Deteneros inmediatamente”, Israel tendría que volverse atrás.

Goldberg alude sólo de forma muy vaga a la posibilidad de que la amenaza de un ataque contra Irán sea una estrategia diseñada para manipular tanto a Irán como a EEUU. Sin embargo, en marzo de 2009, en un artículo aparecido en The Atlantic online, se mostraba mucho más franco, concediendo que la amenaza de Netanyahu de atacar Irán si EEUU no conseguía parar el programa nuclear iraní pudiera ser un “tremendo farol”.

_______________________________________

1. The Point of No Return , The Atlantic, número de septiembre de 2010.

Gareth Porter es historiador y periodista de investigación especializado en temas de política de seguridad nacional estadounidense.

FuenteAsia Times Online ; vía: Rebelión.

EE.UU. chantajea a Irán con una posible reunión entre Obama y Ahmadineyad

Redacción: La Inquisición – 16/08/2010

El consejero de seguridad nacional de la Casa Blanca, el general James Jones, declaró ayer en CNN que el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, estaría dispuesto a reunirse con su homólogo iraní, Mahmud Ahmadineyad, si éste sopesa cumplir una serie de condiciones para que tenga lugar dicho evento.

Una de esas condiciones sería que la nación persa liberara a tres ciudadanos estadounidenses (Sarah Shourd de 30 años; Shane Bauer, de 27 años; y Josh Fattal, de 27 años) que llevan más de un año detenidos en Irán por presunto espionaje. El gobierno estadounidense afirma que no se trata más de simples turistas y Jones afirmó que “su liberación sería el inicio de una mejora de las relaciones”.
Otra exigencia de EE.UU., como no podría ser de otra manera, es que Irán debe reanudar las conversaciones sobre su programa nuclear en el marco del llamado G5+1 (EE.UU., China, Francia, Gran Bretaña, Alemania y Rusia) con el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).

Ahmadineyad expresó su disponibilidad para dialogar con los dirigentes occidentales (incluído Obama) en la Asamblea General de las Naciones Unidas. Un diálogo que debería estar “basado en el respeto mutuo y la justicia al más alto nivel”.

Sin embargo, para que el gobierno estadounidense considere la posibilidad de una reunión así, en teórica calidad de iguales, es Irán el único país que debe tomar una serie de medidas que suponen ceder ante las exigencias impuestas por Estados Unidos.

¿Por qué uno tiene que dar su brazo a torcer y otro no?

Seguramente, unas declaraciones de Castro o Kim Jong-il solicitando la liberación de presos cubanos en Estados Unidos acusados de espionaje o exigiendo dar explicaciones sobre sus actividades nucleares con tal de prestarse uno de estos líderes a entrevistarse con Obama resultarían lo menos tronchantes para los medios de comunicación.

Las palabras de James Jones se encontraban dentro de esa atmósfera de prepotencia y superioridad que impera en nuestro mundo. Una atmósfera que ha arraigado profundamente en toda conciencia occidental, que nos dicta que todo cuanto hace EE.UU. es por la seguridad y por la garantía de nuestra libertad. Nadie cuestionará nunca la legitimidad del programa nuclear yanqui o israelí, porque nadie nos lo muestra como un peligro. Al contrario pasa con Irán. Y sin embargo, la actitud de los líderes de uno y otro bando lo único que hace mostrar es que Israel es más partidario de una guerra nuclear a gran escala que cualquier otra nación, incluyendo Irán. ¿Quién representa el verdadero peligro? ¿Quién es el “malo” que debería ceder en este toma y daca por tener capacidad nuclear y por poder tenerla, independientemente de sus fines?

La actitud de los mandatarios occidentales con respecto a Irán es grosera. Si uno puede desarrollar el tipo de tecnología que quiera, ¿por qué el vecino no va a poder? Estados Unidos no representa la palabra de ningún tipo de justicia divina superior. No tienen más derecho que nadie a tener armamento (ya no armamento, tecnología) nuclear, y su voluntad de que Irán no lo tenga muestra esa actitud prepotente que tan bien vista está por la ciudadanía. En boca de un conocido dicho popular: “aquí, o follamos todos, o la puta al río”.

Las reflexiones de Castro enturbian las relaciones Cuba-México

Redacción: La Inquisición – 15/08/2010

Fidel Castro ha expresado en su último artículo, “El gigante de las siete leguas”, que Estados Unidos intervino en las últimas elecciones presidenciales mexicanas en 2006 con el fin de impedir que el candidato izquierdista, López Obrador, ganase las elecciones. Castro pone en duda la legitimidad de los comicios afirmando que el interés estadounidense era la victoria del candidato conservador y actual presidente, Felipe Calderón.

Según Castro, la doctrina neoliberal que imponen los EE.UU. está dirigida a apropiarse de las riquezas de otras naciones y por ello necesitaba que en México gobernase alguien acorde a esos principios. “Conocía, como otros dirigentes políticos, cómo Washington había elaborado las ideas del ‘neoliberalismo’ que vendió a los países de América Latina y al resto de los países del Tercer Mundo como la quintaesencia de la democracia política y el desarrollo económico, pero nunca tuve una idea tan nítida de la forma con que el imperio utilizaba esa doctrina para destrozar y devorar las riquezas de un importantísimo país, rico en recursos”, afirma Castro.

A su vez, Fidel alabó la obra de López Obrador, “La mafia que se adueñó de México y el 2012”, donde el ex-candidado describe “la forma en que Estados Unidos devora a dentelladas un país hermano, al que ya una vez arrebató más del 50% de su territorio, las mayores minas de oro con altísima ley y la riqueza petrolera explotada intensamente durante más de un siglo, de la que se extraen todavía casi tres millones de barriles diarios”.

Los comicios presidenciales en México en 2006 fueron ganados por Felipe Calderón habiendose impuesto a López Obrador por un escueto 0,57% de votos más. Nunca la diferencia entre dos candidatos a la presidencia mexicana había sido tan pequeña.

Las declaraciones del líder cubano han desatado fuertes críticas por parte del gobierno mexicano, que rechazó oficialmente sus declaraciones en las cuales el ex presidente de Cuba “pretende descalificar a las instituciones mexicanas y se hace eco de afirmaciones sin sustento sobre el país y su desarrollo”, según la cancillería. Si bien las relaciones Cuba-México ya eran frías con el anterior presidente, Vicente Fox, cuando se llegó a considerar la posibilidad de romper todo tipo de relación entre ambos países, en la actualidad los vínculos que unan ambas naciones pueden quebrarse más hasta llegar a romperse completamente.

El artículo de Castro puede leerse entero aquí:

Parte 1: http://www.cubadebate.cu/reflexiones-fidel/2010/08/12/el-gigante-de-las-siete-leguas-parte-1/

Parte 2: http://www.cubadebate.cu/reflexiones-fidel/2010/08/13/el-gigante-de-las-siete-leguas-parte-2/

Fuente principal: RT

El Arte como realidad humana: sin sentido en el mundo de hoy.

La Inquisición – 15/08/2010

No soy artista ni filósofo, pero me voy a atrever a hablar del arte a pesar de mi completa ignorancia sobre el tema. En primer lugar, lo entiendo como todo acto de creación humana llevada a cabo mediante el uso de las aptitudes más propias e inmanentes del hombre. Partiendo de ahí, sólo cabría considerar como “arte” todo aquello que ha sido creado por alguien en su actividad particularmente humana.
Durante la historia han aparecido una serie de personajes que, debido a su genialidad y espíritu, han conseguido que sus obras perdurasen durante siglos y milenios hasta nuestros días: el verdadero arte ha de trascender de lo temporal, tener la misma vigencia hoy que dentro de mil años, expresar ideas o emociones tan profundas que no dependan en absoluto de las circunstancias externas al ser humano, sino que se ciñan a él.

Ahora cabría pensar si de verdad el “arte” que hoy se crea debería ser considerado como tal.

En la sociedad de consumo, todo cuanto se produce va encaminado a ser consumido por el público, y el arte no es excepción.

Si la sociedad exige que se genere un tipo de música concreta, la creación artística se orientará a ello, y de ello surge un producto acorde a la aspiración popular. Sin embargo, este hecho ha conducido al arte a la desaparición. El vulgo es incapaz de ponderar el verdadero valor artístico de algo, simplemente lo juzgan por cómo les entra en primera instancia por sus sentidos, sin analizar las implicaciones humanas que ha podido haber en su creación. De esta manera surge un arte de consumo que carece de todo mérito, que solo satisface a una ignorante y empujante mayoría, sustituyendo al verdadero arte, que es aquél que es por sí mismo.

Nunca una canción “pop” será escuchada dentro de siglos ni un cuadro moderno preservado en los grandes museos. El arte que se produce es un mero objeto de consumo más, y no tiene más valor -desde una perspectiva humana- que un filete o un rollo de papel higiénico. Su única utilidad es el comercio, así que una canción de moda puede ser descargada como tono para el móvil, generando riqueza, durante un par de semanas, pero luego cae completamente en el olvido como no puede ser de otra manera, para ser sustituida por otra que cumpla la misma función.

El verdadero arte no produce beneficios económicos, y el genio nunca podrá vivir a costa de su aptitud. La sociedad de consumo ha matado al arte, lo ha marginado hasta convertirlo en algo vestigial y anexo a nuestra realidad, falto de sentido en un mundo carente de valores, ideales y referentes, como en el que vivimos.