Desfachatez de los líderes occidentales ante la intervención de Ahmadineyad en la ONU


La Inquisición – 24/09/2011

Este jueves, el líder iraní Mahmud Ahmadineyad intervino en la Asamblea General de las Naciones Unidas (un foro en teoría plural e internacional) para aportar su perspectiva sobre las circunstancias políticas internacionales, una visión que difiere mucho de la que por aquí se halla establecida.
En su línea, Ahmadineyad atacó a Washington responsabilizando a los políticos estadounidenses de las guerras de Irak y Afganistán y de haber utilizado los atentados del 11 de septiembre como excusa para emprender su cruzada geoestratégica. Calificó a las potencias occidentales de arrogantes e hipócritas y las acusó de ser las responsables de la recesión global y de las desigualdades sociales. También cargó contra los responsables de la presión que sufrió su país ante la realización de una investigación que trataba de destapar las mentiras relativas al 11 de septiembre de 2001.
Pues bien, ante las palabras de Ahmadineyad, los representantes de EE.UU., así como de la Unión Europea, abandonaron la sala en un acto de descaro y censura considerable teniendo en cuenta el carácter que teóricamente tiene la asamblea. Por lo visto, solo las palabras que no desentonan tienen lugar en los foros de una organización que cada vez exhibe más su parcialidad. El representante estadounidense ya no se limitó a agachar la cabeza ante las críticas como bien hizo hace un par de días ante las palabras de Evo Morales. Ante Irán la actitud que se adopta es de total censura y falta de respeto hacia un estado mucho más legítimo que otros que controlan directamente la ONU y la utilizan como instrumento para conseguir sus intereses.
Como “palabras inaceptables” calificaron los representantes franceses los juicios del líder iraní, tras haber abandonado la sala. Otras fuentes europeas afirmaron también que tenían acordado abandonar la sala si Ahmadineyad traspasaba la “línea roja”, y ésta era el no reconocimiento de Israel como estado.
Cada vez se evidencia más cuán institucionalizada está la doctrina unipolar que impera en nuestro mundo. La falta de pluralidad en la ONU, la censura ante unas declaraciones que atacan un sistema podrido, ante el ejercicio del derecho de un país soberano a reconocer a los estados que le dé la gana, de ser energéticamente autónomo… No hay lugar para Irán en la Organización de las Naciones Unidas, ni para ningún otro país que ose cuestionar la actividad estadounidense ni israelí. La ONU es una organización dirigida por y para quienes dirigen en Nuevo Orden Mundial, la misma élite que perpetra las guerras y planifica la miseria humana. Los mismos inquisidores que no tolerarán una palabra “subida de tono”, ninguna polémica sobre los mitos sobre los cuales se asientan el sionismo y el imperialismo yanqui.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s