La Reforma Constitucional: un instrumento al servicio de la Banca

Tribuna de Europa – 18/09/2011

La reforma constitucional no sólo bloquea cualquier intento futuro de rechazo de la deuda pública española; pues, independientemente de haber sido contraída de espaldas a los intereses del pueblo español, impedirá catalogarla como deuda odiosa, como bien se hizo en Islandia, donde el ex Primer Ministro, Geir Haarde, es juzgado por negligencia en la crisis de 2008.

La reforma constitucional no es cierto que se haga para regular los techos de gasto y el déficit, como han desinformado los políticos y medios de comunicación siervos de la banca. Pues nos encontramos como el Tratado de Maastricht que fija un límite máximo de déficit del 3% y los Presupuestos Generales del Estado fijan el techo de gasto público anualmente en base los ingresos previstos. ¿Qué sentido tiene, entonces, una nueva ley que fije un techo de déficit y uno de gasto?

La explicación la podemos encontrar en que en el concurso de acreedores en el que se encuentra el Estado de manera encubierta, los bancos desean tener prioridad en el cobro. Y la reforma constitucional es la única manera de que tal medida tenga efecto retroactivo. El Estado le debe mucho dinero a miles de empresas. Deudas anteriores a las contraídas estos dos últimos años con los bancos. Y gracias a la reforma constitucional, estos tendrán prioridad en el cobro.

Pero esta subordinación de la clase política no debería cogernos por sorpresa. Pues persigue los mismos objetivos que las últimas modificaciones de la Ley Concursal española que priorizan el cobro de las deudas a los bancos a las de otros acreedores.

Por lo anteriormente expuesto, podemos denunciar que con la aprobación de la reforma los especuladores contra España se salen con la suya y que la clase política delinque al despenalizar el expolio a los españoles.

Fuentehttp://www.tribunadeeuropa.com/?p=9302

Nota del blog: Y no olvidemos la hipocresía de la casta política al no someter dicha reforma a referéndum. Si se jactan de que ese desecho llamado Constitución se aprobó en una consulta popular lo menos que cabría esperar es que su modificación pase por un mismo trámite. ¿Dónde queda esa democracia de la que tanto se habla?

 

 

 

 

 

Educación

Redacción: La Inquisición – 15/09/2011

Recientemente se ha hablado mucho sobre el papel del profesor en las aulas a raíz de los recortes en educación que se quieren hacer por aquí y por allá. Viendo en la televisión las noticias -cosa a la que, por cierto, no acostumbro- pude oír los testimonios de algunos interinos que ahora se van a ver sin trabajo. Lo que más me impresionó de todo, al margen de las implicaciones socioeconómicas de esta desfachatez de nuevo obra de nuestra casta política, fue su falta de discurso y fundamentación. Se supone que en esos individuos ha de recaer el deber y la voluntad de formar a los jóvenes, y no es de extrañar que luego se vea lo que se ve: palabras entrecortadas, incapacidad de definir una idea simple, temblor, titubeo, risas nerviosas… Una completa falta de aptitud para llegar a la conciencia del prójimo. Porque para que se establezca una comunicación, debe haber un agente emisor (entre otras cosillas) y, ¡por Dios!, debe emitir bien, que es lo suyo.

¿Es, ser profesor, simplemente controlar algo sobre una rama determinada del conocimiento? ¿Dónde quedan esos teóricos principios pedagógicos que se inculca al personal docente en el CAP, o como demonios se llame ahora?

Y es que si para una entrevista de 7 segundos se es incapaz de expresar algo, no quisiera yo presenciar una hora de lección magistral impartida por esos personajes.

A raíz de estas imágenes televisivas me vinieron a la cabeza ideas más profundas que todo este berenjenal político. Las carencias expresivas, dicen los “expertos”, se deben a falta de horas de lectura. Esa reducción simplista no pone más que de manifiesto en qué son expertos los “expertos”. Quizá la lectura aporte vocabulario, formas de expresarse, etc, etc… No quiero quitar mérito a la acción de leer y a lo que puede aportar, que es mucho, pero el problema que se nos plantea aquí tiene como causante base un sistema educativo podrido que premia la automatización del alumno y castiga todo atisbo de genialidad e intento de aprendizaje significativo. Entra aquí en juego el concepto de adquisición de conocimientos, de aprendizaje. ¿Qué es aprender? Adquirir conocimientos, sin duda, pero habría que matizar un poquitín más. Mucha gente es capaz de adquirir un conocimiento -¡se puede hacer de memoria!- pero solo una pequeña porción de ellos sabría darles un sentido y aplicarlos satisfactoriamente. Cuestionar, destruir ideas, reconstuirlas, dar perspectiva. Moldear cada concepto que se nos presenta, dando más fondo, quitándoselo. En resumen, pensar. ¿Esto último se potencia realmente en nuestros centros de enseñanza? Creo que no.

Es frecuente que el examen estándar, sobre todo en los institutos de secundaria, se centre más en cuestiones que hayan exigido al alumno aprender algo de memoria que en darle un par de vueltas a las ideas relativas al temario y de verdad demandar una respuesta que haya requerido un mínimo procesamiento mental de tal manera que quede constancia de que la idea ha sido entendida y asimilada. Hablo de un examen porque creo que es la raíz del problema. No hay que olvidar que el objetivo del alumno es aprobar el examen, no importa casi nada más. Y al final, como es natural, se tiende a prepararse para superar ese examen. ¿Y qué pasa cuando un examen no premia el verdadero conocimiento? Pues que se estudia para no aprender. Por eso me hace gracia cuando oigo al paleto de turno achacar la culpa de que “esta juventud no sepa nada” a la supuesta vagancia y desidia de los muchachos, que en muchos casos se esfuerzan al máximo para no sacar provecho de un sistema que no ofrece nada de valor. Aprueban sus exámenes, es lo que se espera de ellos, ¿no?

No quiero con esto desprestigiar esa tan útil habilidad de nuestro cerebro que es la memoria, sino denunciar que a menudo se contemple solo como conocimiento el que está ceñido a ésta. Y es que el ejercicio de la lógica, el juego con ideas vacías, la abstracción…, son habilidades que no se favorecen en absoluto. Cuán mejor sería saber contextualizar realmente un hecho histórico (con sus antecedentes, sus consecuencias, sus implicaciones…) que tratar de memorizar en vano fechas y detalles absurdos sobre él. Y no crean que este ejemplo se puede ceñir sólo a la Historia. Todas las ramas del conocimiento son eso, conocimiento, y por tanto se rigen por los mismos principios.

El problema, como todo problema que se nos plantea en este sistema, viene de base. Y siempre ha resultado muy difícil cambiar las bases. Recortar algún fleco puede quedar bien pero nunca será la solución definitiva.

El personal docente debe, en primer lugar, ser apto. En segundo, ser consciente de su posición, de cuál es su labor de cara al alumno y de cómo llevarla a cabo más eficientemente. Más favorable será, en edades tempranas, ejercitar los esquemas mentales a fondo y darles base que llenar la cabeza de ideas que no se saben colocar y por tanto no se podrán utilizar correctamente cuando menos, o directamente se perderán. Si no, tendremos más y más patanes que sabrán mucho sobre todo pero no comprenderán nada. Zombies incapaces de cuestionar las ideas más simples, de contextualizar lo que acontece a su alrededor, de dar significado a cuanto ven, oyen y tocan.

Aunque, ahora que lo pienso… ¿no es este el prototipo de ciudadano más apropiado para sustentar un sistema gobernado por un pequeña élite hacia una gran masa incapaz?

Los ilustrados lo dijeron, y es que la base de todo progreso humano es la educación.

¡Ya están aquí!

RODOLFO VARGAS RUBIO

Como se sabe, el pasado miércoles santo un grupo de “turistas” musulmanes procedentes de Austria intentaron rezar según sus creencias en el interior de la mezquita-catedral de Córdoba, provocando un altercado con las fuerzas de seguridad al desobedecer las indicaciones de éstas y ser, en consecuencia, expulsados del templo católico. Eran 118, aunque sólo un puñado de ellos se mostró violento. Parece ser que la acción estaba planificada de antemano, ya que fueron penetrando en la catedral por diversas entradas en una acción coordinada mediante walkie-talkies. Los implicados en el incidente alegaron, sin embargo, que todo fue una reacción espontánea al hallarse en un recinto “en el que se respira espiritualidad”. Pero es muy significativo que esto no haya ocurrido en la catedral de la Almudena, ni en la Sagrada Familia de Barcelona, sino en la catedral cordobesa, que efectivamente fue mezquita, de lo cual es innegable testimonio su estilo arquitectónico predominante. No es, pues, casual este hecho que comentamos y que pone de manifiesto una vez más la pretensión musulmana de que España (o Al-Andalus) pertenece de derecho al Islam. Puntualicemos de entrada que, si bien es verdad que la actual catedral de Córdoba fue mezquita, no es menos verdad que ésta había sido previamente una basílica cristiana visigoda dedicada al diácono español san Vicente y destruida en 786. Es decir que cuando, tras la conquista de la capital del antiguo califato por Fernando III el Santo en 1236, este rey convirtió la mezquita en catedral, no hizo con ello sino devolver el lugar al culto original para el que fue destinado. Si hubo una usurpación, ésa fue la que realizaron los invasores árabes. En la actualidad organizaciones musulmanas reclaman que se ceda un espacio de la catedral para el rezo coránico y se comparta así el templo que tantas reminiscencias tiene de su pasado islámico. El obispado ya ha respondido que tal uso compartido de la mezquita-catedral no contribuiría a la pacífica convivencia de cristianos y musulmanes, sino que sembraría confusión y favorecería el indiferentismo religioso. Y no le falta razón. Tal uso compartido ya se dio en el siglo VIII, cuando el moro Muza repartió en 714 el recinto basilical de san Vicente entre musulmanes y cristianos para que pudieran practicar su culto en la parte que les tocó. Se garantizó a los cristianos que serían tolerados mientras pagaran el tributo, pero fueron los seguidores de Mahoma los que en varias ocasiones no respetaron lo establecido y violaron el espacio sagrado de los cristianos, hasta que finalmente se les quitó, siendo demolida la basílica para construir la mezquita, íntegramente consagrada al culto islámico. También conviene observar que, como en otros capítulos de las relaciones interreligiosas y de la tan cacareada “alianza de civilizaciones” no se da la recíproca de las pretensiones de los musulmanes. Cualquiera les dice, por poner un ejemplo, que se erija un altar para decir misa en la Mezquita Azul de Estambul o en la que Hassan II hizo construir en Rabat. Que un grupo de cristianos se ponga a rezar el rosario en público en cualquier mezquita del mundo islámico y se verá cómo no se van tan de rositas como los “turistas” austro-coránicos. Pruébese a hacer manifestaciones o sentadas ante la Santa Sofía de Estambul para pedir que el gobierno turco restituya esa antigua basílica bizantina a los cristianos, a los que les fue arrebatada a sangre y fuego en 1453, al caer Constantinopla. La policía no tardaría en disolverlas con mucha más contundencia que en Córdoba. Esto pone el dedo en la llaga de la espinosa cuestión de la universalidad de ciertos principios. En el mundo occidental se reconoce plenamente la libertad religiosa, la cual ha adquirido la categoría de un principio inviolable. Pero resulta que los países musulmanes son confesionales, la mayoría de ellos con la prohibición del ejercicio público de cualquier otro culto.¿Por qué la confesionalidad está mal vista en Occidente y, sin embargo se tolera sin chistar que en el mundo islámico sea la norma? Otro punto preocupante es que los protagonistas del incidente de la catedral de Córdoba no han sido magrebíes o árabes recién llegados de sus tierras de origen. Por el contrario, se trata de jóvenes de la segunda y tercera generación de inmigrantes, que se supone que deberían haberse integrado a las sociedades de los países en europeos en los que han nacido y cuya nacionalidad ostentan. En el caso que nos ocupa se trataba de austríacos, pero éstos, lejos de asimilar los fundamentos de la convivencia sobre los que se asientan las sociedades occidentales, mantienen la mentalidad autóctona de sus mayores. Nadie les dice, por supuesto, que por el hecho de ser austriacos (o franceses o alemanes) tengan que abandonar la religión y las tradiciones en las que han sido criados, pero sí se tiene derecho a esperar de ellos que conformen sus actitudes al modo de ser y vivir nuestro, a nuestras reglas de sociabilidad. No puede permitirse que se perpetúen guetos étnico-religiosos que constituyen focos de desestabilización y de conflicto en nuestra gran comunidad occidental. Sin embargo, es lo que fatalmente ocurre cuando los hijos y nietos de los inmigrantes musulmanes parece que sólo han asimilado algunos aspectos materiales de la cultura occidental (forma de vestir, adelantos técnicos, etc.), pero guardan intacta la repulsión por sus aspectos más substanciales. Ciudades europeas importantes como París, Viena, Amsterdam y Berlín ya cuentan con cinturones de extrarradio en los que este fenómeno se muestra peligrosamente evidente. No deja de ser irónico que los invasores de la catedral de Córdoba hayan venido de Austria: un país históricamente definido, en contraste con el Islam, como baluarte del cristianismo. Sus señores naturales acabaron siendo los soberanos del Sacro Imperio heredero de la antigua Roma, custodios de la civilización occidental, defensores de la Cristiandad contra la Media Luna. La liberación de Viena en 1683, gracias a la intervención combinada del rey polaco Juan III Sobiesky y del príncipe Eugenio de Saboya, marcó un hito determinante no sólo para Austria, sino para toda Europa, ya que salvó a ésta de ser avasallada por los turcos otomanos y posibilitó la ventajosa paz de Carlowitz (1699), por la que éstos hubieron de renunciar a sus afanes expansionistas y reconocer su derrota definitiva, devolviendo Hungría, Transilvania, Croacia y Eslovenia a Europa. No se olvide tampoco que los Habsburgo eran los campeones del catolicismo e hicieron de Austria una nación cuya identidad se basaba en la fe de Roma. El problema es que cada vez hay más musulmanes nacidos en Europa y menos europeos. Aquéllos no abortan ni controlan la natalidad. Hoy entran en la mezquita de Córdoba porque la consideran suya; mañana pedirán que se retiren las cruces porque su visión les ofende; pasado mañana exigirán la retirada de los monumentos de los héroes de Mohács, Belgrado, Lepanto: Juan Hunyadi, Skanderbeg, Matías Corvino, Don Juan de Austria, enemigos irreconciliables del Islam; y acabarán acampando en el Vaticano para decirle al Papa que les construya un minarete en la Plaza de San Pedro en lugar del obelisco de Diocleciano. Desgraciadamente, ya cualquier cosa es posible. Por cierto y para terminar: la terminología híbrida “mezquita-catedral” de Córdoba se presta a equívocos, aunque es claro que aquí “mezquita” designa la forma y estilo arquitectónicos del edificio, mientras “catedral” expresa su carácter religioso como sede del obispo cordubense.

Extracto de: El Manifiesto

Jóvenes: aún más desnortados que sus padres

DAMIÁN RUIZ

Son casi las nueve de la noche y acabo de salir del supermercado. En la puerta de entrada hay un grupo de jóvenes, de alrededor de veinte años, esperando los restos de comida caducados y excedentes. Están sentados en la acera, con la cabeza inclinada hacia abajo y algunos disimulan para que no les veamos la cara. Se sienten avergonzados. Están en la plenitud de la vida y mendigan, de la manera más digna posible, algo para cenar.

Me duele esa situación. Probablemente están en paro y también muy probablemente son hijos de familias desestructuradas, o quizás no. A estos chicos les han matado el espíritu, el sentimiento de pertenencia y el coraje vital. Son hijos de un mundo feliz repleto de bondades. Todas las leyes que se promulgan están dirigidas a anestesiarlos hasta la parálisis. El adoctrinamiento racional y la pedagogía de la anodina sensatez pretenden que estudien y se civilicen hasta que no les quede una gota de espontaneidad vivencial ni intelectual.

No pertenecen a ningún lugar, no tienen referentes ni héroes, tienen que domesticar la testosterona a base de porros, y tienen que tener mucho cuidado de no actuar fuera de lo esperable que es, sencillamente, que no actúen, a no ser que lo hagan en una ONG o como monitores de niños amantes del campo.

Muchos jóvenes se quedan en su habitación durante horas, se acuestan tarde y se levantan tarde también, y los padres se desesperan, culpándose de la situación. No saben que la sociedad que hemos creado les ha vaciado, no tienen ni alma, ni fe, ni esperanza, no hay estructura psíquica que les sostenga, ni grupo al que vincularse, a no ser que sea de clones que tampoco saben dónde van ni dónde están.

Estudian y estudian, licenciaturas, postgrados, doctorados… y se quedan en el paro u obtienen sueldos precarios, muchas veces de profesiones que no tienen nada que ver con su formación.

Sus mayores, sus adultos, llevan años eligiendo gobernantes que viven en un mundo de vanidades, de sueños fantasmagóricos y de despilfarro ruinoso. Gente que construye la realidad a la carta, machacando y sacrificando a los más fuertes en aras de una imbecilidad social que nos conduce a la desaparición colectiva.

Se les obliga a que tengan conciencia de todo hasta anularlos, se les obliga a que entiendan y se sometan al criterio de los que mandan, a que renuncien a su nación, a su capacidad de prosperar y a su ímpetu creativo. Y ¿todo ello para qué? Para que en su nombre, en beneficio de ellos, se actúe desde la máxima impunidad, normalmente gastando sin control, para construirles un futuro esplendido. -Y evidentemente las petardas y petardos del régimen se apuntarán a cualquier campaña o cancioncilla de solidaridad para narcotizarlos en la creencia de que están colaborando a que crear un planeta mejor-.

Perdemos competitividad, identidad, solidaridad y presencia internacional. Guiados por la razón, la de los pusilánimes, vamos todos como piaras de cerdos hasta el borde del barranco. Pero la razón no puede, todavía, con el cerebelo, y nos vamos mermando a modo de neuróticos en permanente conflicto, mientras otros crecen y crecen, y se hacen fuertes.

Sigamos machacando a nuestros jóvenes, dejémosles sin aliento y grabemos en sus mentes el “buenismo” bobalicón, y desfilemos como hermanos alegres hacia la autodestrucción colectiva.

Extracto de: El Manifiesto

POR LA LIBERTAD EN INTERNET. NO A LA CENSURA.

La Inquisición, hoy 19 de marzo de 2010, se suma a la iniciativa de otros blogs que publican un manifiesto en contra de la “Ley de Economía Sostenible”, más popularmente conocida como “Ley Sinde”, que se aprobará hoy en el Consejo de Ministros que tiene lugar en Sevilla. En virtud de esta ley, quedarán cerradas varias páginas web en tan solo cuatro días, lo que supone uno de los mayores actos de censura que ha visto jamás este sistema mal llamado democrático. Por ello, desde este blog aportamos nuestro granito de arena para imposibilitar, en la medida en que podamos, que esta ley totalitaria salga adelante, y mostrar el descontento generalizado que existe ante este farisaico y dictatorial des-gobierno “socialista”.

Sin embargo, parece inevitable que la ley salga adelante. Pero es necesario crear conciencia sobre la actitud de esta clase política que cada vez nos suprime más y más nuestros derechos y libertades, bajo un manto hipócrita de justicia.Eneko/20minutos.es

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que:

  1. Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.
  2. La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.
  3. La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.
  4. La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.
  5. Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.
  6. Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.
  7. Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.
  8. Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red, en España ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.
  9. Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.
  10. En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.

Este manifiesto, elaborado de forma conjunta por varios autores, es de todos y de ninguno. Se ha publicado en multitud de sitios web. Si estás de acuerdo y quieres sumarte a él, difúndelo por Internet.

NO A LA CENSURA

Se aprueba la “Ley de la Muerte”

MADRID (NOVOpress) – La eufemísticamente llamada “Ley de Salud Sexual y Reproductiva e Interrupción Voluntaria del Embarazo” fue aprobada por el Senado en el día de ayer, rechazando todos los vetos y enmiendas, y entrará en vigor dentro de cuatro meses.

Parte de la ley que permitirá el aborto libre sin ningún tipo de responsabilidad penal durante las primeras semanas de gestación (fuera de los casos estrictamente médicos de riesgo para la salud de la madre o del feto, perfectamente comprensibles) fue aprobada ayer en el Senado, con el voto a favor de PSOE, Entesa, PNV, BNG, tres miembros de CiU, dos independientes, uno de PSM y uno de Coalición Canaria, entre aplausos, sonrisas, besos, abrazos y felicitaciones, jactándose de haber aprobado la Ley que ampara el infanticidio en España.

La Ley partió del Ministerio de Sanidad y el de Igualdad, lo que ya de por sí es todo un despropósito. El Ministerio de la inexperta Bibiana Aído es un ente cargado de resentimiento de género, y dedicado casi en exclusiva a promover la discriminación positiva (discriminación al fin y al cabo), por lo que deviene totalmente incapaz para pronunciarse sobre el aborto. De facto se le esta dando la posibilidad a que una feminista radical (que siente un odio visceral hacia el hombre, el cual representa la otra parte de la paternidad y que también tiene derecho a opinar sobre la vida de su progenie) legisle sobre el aborto en base a unos supuesto derechos abstractos que la mujer tiene por el mero hecho de serlo. De ninguna manera. Cualquier derecho abstracto que pudiera tener, por el mero hecho de ser mujer, por difícil que fuera, encuentra su limite en el más alto bien jurídico que el Ordenamiento que defienden contempla, cual es la vida. Nadie puede decidir sobre la vida ajena.

Sin entrar sobre en que periodo de tiempo el feto se le puede dotar de personalidad, antes incluso de su formación con figura humana, estaríamos hablando en el peor de los casos de un proyecto de vida, lo que ya de por sí es suficientemente valioso para que gozase de toda la protección jurídica que la persona posee.

La Ley contempla el aborto totalmente libre hasta un plazo máximo de 14 semanas ampliables a 22 cuando exista riesgo para la vida de la madre o la integridad del feto. Además incluye una modificación de la Ley del Paciente por la que una menor de 16 o más podrá someterse a una intervención quirúrgica abortiva sin necesidad del consentimiento paterno, convirtiendo este en un mero sistema anticonceptivo más. Esto parece contar con menos apoyos parlamentarios. Así Aído ha señaló que trataría de “encontrar un punto de equilibrio entre las diferentes propuestas de los distintos grupos parlamentarios en aras del mayor consenso posible”. Un brindis al sol.

Detrás de los supuestos de protección de los derechos de las madres de los que se jacta Aído, se encuentra el resentimiento y una voluntad de imposición de género de la Ministra, que se va a traducir en la muerte de millones de niños no nacidos, engordando las cifras de lo que se considera todo un genocidio democrático.

Una Ley Sin apoyo.

Una reciente encuesta realizada por Sigma 2, revela que el 40,5 por ciento de los españoles rechaza la reforma de la Ley del Aborto. Otro 22 no se pronunció al respecto.
De ello resulta que tan sólo un 36,7 % apoya la Reforma de la Ley del Aborto que el Gobierno socialista plantea.

Aído y toda la progresía femenina se han congratulado ostentosamente de que ayer se aprobara la “Ley de la Muerte” y ha señalado vergonzosamente que “ya es hora de romper una lanza a favor de la responsabilidad de las mujeres ante la maternidad”.

Basta ya de promover y celebrar la muerte en nombre de una imposición disfrazada de defensa de la igualdad y los derechos de la mujer. La conclusión es clara: El aborto totalmente libre no es un derecho de la mujer; la vida es un derecho del niño. Porque nadie pueda decidir sobre la vida ajena.

Extracto de: Novopress

Alemania abre una investigación por el asesinato de Mahmud Al Mabhuh

Deutsche Welle | 20 de febrero de 2010

La fiscalía de la ciudad alemana de Colonia investiga las conexiones en el país con el atentado que costó la vida la semana pasada en Dubai a un líder de la organización radical palestina Hamás.

Según la revista “Der Spiegel”, las autoridades alemanas de seguridad coinciden con las sospechas expresadas por la policía de Dubai de que el atentado contra Mahmud al Mabhuh en un hotel de lujo de Dubai fue obra del servicio secreto israelí Mossad. Los fiscales de Colonia examinan la posibilidad de inciar una investigación oficial por falsificación de documento.

Un presunto comando de diez hombres y una mujer viajó a Dubai el 19 de enero con pasaportes falsificados del Reino Unido, Irlanda, Alemania y Francia. Entre ellos se encontraba un hombre con un pasaporte expedido por la ciudad de Colonia el 18 de junio del año pasado.

El hombre se había identificado como Michael Bodenheimer y presentado un pasaporte israelí y la partida de matrimonio de sus padres alegando que su familia tenía raíces germanas y había sido perseguida por los nazis.

“Se buscan” 10 hombres y una mujer

De acuerdo con las pesquisas del “Spiegel”, en Colonia no está registrada ninguna persona que responda a ese nombre. Al Mabhuh fue hallado asesinado el 20 de enero en un hotel de lujo de Dubai. La policía del emirato considera como sospechosos a diez hombres y una mujer que se desplazaron con pasaportes europeos falsificados.

La Interpol difundió el jueves las fotografías y nombres de los once sospechosos por Internet y emitió una orden de captura internacional. Se espera que varios ministros europeos traten el tema el lunes durante en encuentro en Bruselas con el ministro del Exterior israelí, Avigdor Lieberman, aunque el tema no está oficialmente en la agenda del encuentro.

Extracto de: DW