La Inquisición


¿Por qué este blog?

Este blog nace con el fin de mostrar a sus lectores la naturaleza de “La Inquisición” que maneja el mundo en este siglo XXI. Dar a conocer los métodos y el fin del Sistema que controla el mundo. Cuestionar el dogma que este Sistema ha impuesto a la Humanidad para conseguir sus propósitos. Este blog, en definitiva, se centra en refutar y discutir toda la “verdad” que el Sistema vende a las masas para sacar de ellas provecho. Pero, para entender en qué se basa toda la conspiración de esos pocos poderosos sobre todo el resto, hay que ir por partes…

¿En qué consiste esta actual “Inquisición”?

El nombre se eligió en base a la similitud que mantiene el Sistema actual que rige el mundo con el Santo Tribunal de la Inquisición que existió en España desde el siglo XV al XIX en cuanto a métodos se refiere, pues ambos tienen como objetivo controlar la vida de cada persona, modelarla a su antojo y evitar que su pensamiento difiera del de la mayoría.
Mientras la antigua Inquisición utilizaba la represión religiosa y moral, la actual hace lo propio utilizando los medios tecnológicos que ahora existen. Por ello, los medios de comunicación masiva se han convertido en su arma más potente a la hora de “moralizar” a la sociedad, imponiendo modos de vida, creando necesidades irreales por medio de la publicidad o implantando colectivamente formas de pensamiento que siempre deben estar acordes con su fin de mantener la supremacía de los más poderosos.
Bajo unos ilusorios principios de libertad, igualdad y justicia, el Sistema se apropia cada vez más de nuestras vidas y nos obliga a ser lo que las grandes élites quieren que seamos.
¿Y qué quieren? Una sociedad aborregada e incapaz que sustente su poder inconscientemente viéndose obligada a trabajar para ellos cada día para luego poder comprar sus productos.

¿Cuáles son los métodos que utiliza esta “Inquisición” para conseguir su própósito?

Desde los aspectos más inmediatos de nuestras vidas (como puede ser el continuo bombardeo publicitario, la manipulación informativa o la persecución constante a toda mentalidad disidente), hasta los aspectos más trascendentes (como la tergiversación de la verdad histórica y del pasado, la invención de mitos que legitiman sus acciones o la imposición de cualquier tipo de moral), se puede afirmar que son intereses que corresponden al beneficio de los Señores del Sistema (o si prefieren, los Inquisidores del Sistema).

Así, se creará todo un mundo en torno al individuo cuyo fin es aborregarlo e integrarlo en el resto del rebaño social. El Sistema creará guerras de la nada para conseguir petróleo o drogas que vender, siempre bajo el pretexto de defender lo que llaman democracia. El Sistema creará, en esta empresa, un terrorismo que generará dependencia del gran rebaño respecto de los ejércitos y empresas que el propio Sistema controla. El Sistema creará una moral para imponer a toda la sociedad cuyos teóricos pilares se fundamentan en la libertad y la igualdad, aunque, paradójicamente, será perseguido inquisitorialmente todo aquél que ose objetar contra dichos valores. El Sistema creará, al fin y al cabo, un entorno de condicionamiento global cuyo fin es deshumanizar a todo individuo existente.

¿Cuál es el verdadero resultado?

Sin duda, lo que esta Inquisición busca: una sociedad uniforme, carente de valores y voluntad. Una gran masa humana que tiende a la máxima decadencia, que degenera progresivamente y se pudre. Una sociedad que ha sido despojada de su historia, de su identidad y de su ser. Una sociedad, por tanto, incapaz de reconocerse a sí misma en el mundo y de determinar su devenir. Lo que es, en definitiva, un conjunto de individuos perfectamente manipulables que creen ser libres y dueños de sí mismos cuando, en realidad, son el producto de un Sistema que los utiliza en todos sus sentidos para el beneficio de unas pocas élites económicas y políticas.

¿Qué hacer?

Liberarse del Sistema no es fácil, y por tanto, se requiere de una fortaleza que la mayoría de los o bien débiles o, a lo peor, cobardes humanos no poseen. Sin embargo, se pueden tomar ciertas pautas para conseguir algo de libertad frente a este totalitarismo mercantil: ser crítico y analítico con todo lo que nos es vendido en prensa y televisión, tener precaución sobre lo que consumimos e investigar sobre quiénes son los verdaderos favorecidos de nuestro gasto económico; cuestionar racionalmente cada idea que se da por válida, por evidente que parezca en primera instancia; desconfiar de la palabra de aquellos que ostentan el poder alegando que sus actividades se centran en torno a nuestro bien…

Lo que es, en definitiva, tomar conciencia sobre lo que nos rodea.

Anuncios

4 comentarios

  1. Cuando hablas de inqusidores a que clase de grupos dominantes te refieres, por que la inquisicion del siglo XII ya ha desaparecido.

  2. Evidentemente, no me refiero al Tribunal de la Santa Inquisición que perseguía a los herejes religiosos hace siglos. Me refiero a otros grupos que, en la actualidad, realizan una labor semejante: medios de comunicación de masas, políticos, empresas, etc.
    Trataré de explicarlo grosso modo. Ellos tergiversan toda la información que llega a la gente de a pie, con el objetivo de tenerlos controlados, creando así en sus mentes ideas o necesidades que antes no existían para poder sacar provecho económico o político, y así conseguir que la gente compre sus productos o les den su voto en las elecciones, por ejemplo.
    Esta manipulación que ejercen, cualquier persona la tiene presente en mayor o menor medida, aunque unos adopten una actitud pasiva ante todo el mangoneo y otros, por su parte, decidan denunciarlo y enfrentarse a los poderes.
    Es aquí donde está la esencia de la idea de “inquisición”, pues a estos últimos personajes subversivos los controladores del sistema tratarán de “anularlos” para que sus ideas “herejes” no infecten a los demás ciudadanos y puedan quizá convencerles de que este modelo social, político, económico, etc., no es tan bueno como lo pintan estos inquisidores.
    Y para ello utilizan su poder informativo para quitarle todo soporte de expresión que utilice, crear una imagen demónica de él para que la gran masa le ignore y hasta le margine, o en el peor de los casos para el insurrecto personaje los poderes pueden optar por eliminarlo físicamente y así conseguir cortar de raíz cualquier manifestación de pensamiento independiente.

    Espero haberte podido aclarar mi idea de “inquisición” existente en nuestro siglo XXI. Y ya de paso, te doy las gracias por ser la primera persona que nos deja un comentario.

    Un saludo!

  3. Estoy realizando un cortometraje sobre el tema… El video “El Contrato” ¿tiene derechos reservados?

    • Lo ignoro, pero supongo que sí, como todo…


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s