Agente israelí arrestado en Polonia por el asesinado en Dubai de Mahmud Al Mabhuh

RT

Por orden de arresto dictada en Alemania, en Polonia ha sido detenido un presunto agente de la Mosad —el servicio secreto israelí— buscado en relación con el asesinato de un líder de la milicia Hamás en la ciudad de Dubai, dijo el sábado la procuraduría alemana.

Oficiales de la fiscalía polaca han revelado al periódico alemán Der Spiegel que el hombre, Uri Brodsky, fue arrestado en Varsovia y es sospechoso de asistir y ser cómplice del crimen de haber adquirido ilegalmente en 2009 un pasaporte alemán para uno de los supuestos asesinos de Mahmud al-Mabhuh.

Portavoces de la fiscalía polaca han cofirmado que el israelí fue detenido en el aeropuerto internacional de Varsovia el 4 de junio, bajo la orden internacional de arresto emitida en Alemania. Próximamente, el tribunal polaco deberá decidir su extradición a Alemania.

El asesinato de Mahmud al-Mabhuh, uno de los fundadores del brazo armado del movimiento radical islamista Hamás, fue perpetrado por un comando bien organizado y con pasaportes falsos en un hotel de Dubai.

La policía de los Emiratos Árabes culpó al Mosad de haber cometido tal asesinato y difundió una lista de 26 portadores de pasaportes occidentales (entre ellos 12 británicos, seis irlandeses, cuatro franceses, tres australianos y un alemán), con sus fotografías, hecho que provocó las protestas de los Estados cuyos pasaportes habían sido usados.

Extraído de: RT

Dimite el presidente de Alemania por sugerir que los intereses comerciales justifican una acción militar

Horst Köhler ha presentado su renuncia tras declarar que el Ejército debe servir a los intereses económicos nacionales

EL PAÍS

El presidente de Alemania, Horst Köhler, ha comunicado su dimisión esta mañana en Berlín, tras las críticas recibidas por sus comentarios sobre el despliegue del ejército alemán (Bundeswehr) en Afganistán.“Comunico mi dimisión del cargo de Presidente”, ha señalado Köhler, esta mañana en Berlín. La polémica comenzó cuando el Presidente señaló el pasado 22 de mayo, durante una visita a las tropas en Afganistán, que un país como Alemania, con grandes intereses en el comercio exterior, debe saber que las intervenciones militares son necesarias para mantener sus intereses comerciales. En actitud solemne, Köhler ha leído su dimisón acompañado por su mujer en su residencia oficial y la ha presentado ante las principales autoridades nacionales.

La palabras de Köhler desataron la controversia al sugerir que el despliegue de las tropas de la Bundeswehr (Ejército alemán) en la guerra de Afganistán estaba motivada por intereses comerciales, en vez de por razones de seguridad nacional. Durante su visita al país asiático, Köhler dio a entender que el debate público esta asumiendo paulatinamente que proteger el comercio nacional era un motivo legítimo para iniciar una acción militar. La oposición criticó duramente la opinión del Presidente y le recrimnó el daño que podía haber causado a la imagen de la misión de la OTAN en Afganistán.

Durante una entrevista con la radio Deutschlandradio, Köhler comenzó su intervención señalando que Alemania se encontraba en Afganistán junto a sus aliados para asegurar su seguridad y que sería bueno abrir el debate sobre estas cuestiones. Luego añadió: “Pero considero que, en general, vamos camino de comprender, incluso de manera amplia entre la sociedad, que un país de nuestro tamaño, con su orientación hacia el comercio exterior y por lo tanto también dependiente del comercio exterior, tiene que ser consciente de que cuando peligren debido a una emergencia, el despliegue militar es también necesario para proteger nuestros intereses”.

“Por ejemplo, con la libertad de las rutas comerciales, o para impedir la inestabilidad en toda una region, lo que tiene un impacto negative en nuestras oportunidades comerciales, empleos e ingresos. Todo esto debería discutirse y creo que no lo estamos hacienda demasiado mal”, añadió el dignatario alemán.

Con tales palabras, Köhler se desmarcaba de la que había sido la ortodoxia política acerca de la misión militar en Afganistán, que sostiene que la Bundeswehr está destinada en el país asiático con el objetivo de proteger Alemania de los grupos terroristas que podrían utilizar la zona como base si el país cae en la anarquía o bajo una teocracia islamista. Esa ha sido la principal crítica de la oposición. Las declaraciones del Presidente “han dañado el consenso sobre las misiones de la Bundeswehr en el exterior”, ha señalado Thomas Oppermann, portavoz del grupo parlamentario de los socialdemócratas (SPD) en la revista Der Spiegel.

Köhler ha presentado su renuncia a la canciller, Angela Merkel, al vicecanciller, Guido Westerwelle y al presidente del Tribunal Constitucional, Andreas Voßkuhle. El Presidente ha hecho pública su decisión desde su residencia oficial, junto a su esposa Eva Luise, mientras se le saltaban las lágrimas y con la voz entrecortada.

Extraído de: El Grito del Pueblo

Nota del blog: Y habrá aun quien no perciba claramente el verdadero fundamento de “la guerra contra el terrorismo global”.  Como todo cuanto ocurre, corresponde a los intereses de los pocos que conforman la oligarquía financiera mundial. Y, sí, ¡sigamos votándoles! Así podrán seguir sacando tajada ya sea teniendo un mercado donde vender sus armas, de donde extraer petróleo, coltán, etc., mientras los ejércitos de las naciones se ponen a su servicio muriendo por esas causas injustas que se llevan por delante a pueblos por completo. En nombre de la Democracia, la Libertad y la Seguridad.

Alemania abre una investigación por el asesinato de Mahmud Al Mabhuh

Deutsche Welle | 20 de febrero de 2010

La fiscalía de la ciudad alemana de Colonia investiga las conexiones en el país con el atentado que costó la vida la semana pasada en Dubai a un líder de la organización radical palestina Hamás.

Según la revista “Der Spiegel”, las autoridades alemanas de seguridad coinciden con las sospechas expresadas por la policía de Dubai de que el atentado contra Mahmud al Mabhuh en un hotel de lujo de Dubai fue obra del servicio secreto israelí Mossad. Los fiscales de Colonia examinan la posibilidad de inciar una investigación oficial por falsificación de documento.

Un presunto comando de diez hombres y una mujer viajó a Dubai el 19 de enero con pasaportes falsificados del Reino Unido, Irlanda, Alemania y Francia. Entre ellos se encontraba un hombre con un pasaporte expedido por la ciudad de Colonia el 18 de junio del año pasado.

El hombre se había identificado como Michael Bodenheimer y presentado un pasaporte israelí y la partida de matrimonio de sus padres alegando que su familia tenía raíces germanas y había sido perseguida por los nazis.

“Se buscan” 10 hombres y una mujer

De acuerdo con las pesquisas del “Spiegel”, en Colonia no está registrada ninguna persona que responda a ese nombre. Al Mabhuh fue hallado asesinado el 20 de enero en un hotel de lujo de Dubai. La policía del emirato considera como sospechosos a diez hombres y una mujer que se desplazaron con pasaportes europeos falsificados.

La Interpol difundió el jueves las fotografías y nombres de los once sospechosos por Internet y emitió una orden de captura internacional. Se espera que varios ministros europeos traten el tema el lunes durante en encuentro en Bruselas con el ministro del Exterior israelí, Avigdor Lieberman, aunque el tema no está oficialmente en la agenda del encuentro.

Extracto de: DW

Un aniversario orwelliano

Si hay algo que debería atraer la atención de los organizadores de los mil y un actos conmemorativos de la caída del Muro de Berlín es el hecho de que veinte años atrás, las expectativas, las hipótesis sobre el futuro que vendría, el cambio en la historia que se atisbaba, estaban completamente equivocadas.

Nada de lo que se escribió, se ensalzó, imaginó, supuso, elucubró, esperó ni temió, se hizo realidad…

He aquí una manera interesante, tal vez la única realmente interesante, de conmemorar la caída del Muro.

Lamentablemente a nadie se le ha ocurrido. Los “celebradores”, que generalmente son modestos lacayos de los epígonos de los que se consideran los vencedores de la Guerra Fría, repiten la misma cantinela sin pensar mucho. Una de las cosas más tronchantes de estos meses preparatorios de la victoriosa efemérides es la vuelta a escena de Lech Walesa y Solidaridad: todo el mundo los invita para que nos cuenten que ellos fueron los primeros en hacer que el Muro se tambaleara antes de caer.

Oyendo remembranzas como ésa, siento un impulso casi instintivo de hilaridad, como cuando escucho a algunos que siguen, todavía hoy, como si nada hubiera pasado, citando a Francis Fukuyama, el cual (concedamos que con oportunismo notable y buen sentido de los negocios, pero no con perspectiva de futuro ni profundidad de mirada) sentenció que había llegado la hora del “fin de la historia”.

Para los jóvenes se trata ya de una antigualla, en este caso razón no les falta. Pero para los no tan jóvenes fue un momento muy emocionante descubrir que, en el extranjero, habían vuelto a descubrir al gran filósofo Hegel, enmarcado muy a su pesar en la celebración hollywoodiana de la realización del Espíritu, encarnada en los Estados Unidos de América.

Bromas aparte, sí que valdría la pena preguntarse por qué se ha caído en errores tan garrafales. Sabemos que el hombre es falible y que leer el futuro siempre ha sido difícil. Pero en este caso fue la ideología (en el exacto sentido marxista de “falsa conciencia”) la que jugó a todo el mundo una mala pasada, obnubilando cualquier ambición profética.

Pensaron que habían ganado y celebraron su victoria -y se trataba efectivamente de su victoria- sin saber cuánto iba a durar. El “cuánto” no les preocupaba, pues lo habían considerado enseguida como una victoria “final”, algo eterno, tal y como la bautizó Fukuyama deprisa. No podían imaginar que tan sólo diez años más tarde -y diez años es realmente un suspiro– se iban a ver celebrando un mar de problemas.

Así, pues, para decirlo sin rodeos, la celebración se realiza bajo la bandera del “fin del comunismo”. Sólo que ocurre cuando la sociedad de los ganadores (a la que no podemos llamar la sociedad del capitalismo porque, entretanto, es el capitalismo mismo el que se ha vuelto tan irreconocible que, mirándose en el espejo, como Dorian Gray, no puede dar crédito a sus ojos) se encuentra en medio de la crisis más grave de su historia.

Crisis múltiple, crisis de límites, crisis sin salida clara. Un callejón sin salida. Pero también ausencia de ideas, estupidez de las clases dirigentes, agonía de valores, comenzando por los de la democracia liberal, y terminando en el mundo actual en el que las élites se parecen cada vez más a las bandas criminales, y cuando no lo son ellas mismas, acaban asociándose a ellas y las cubren para así cubrirse.

En resumen: han perdido el control. Ante ellos se yerguen dilemas descomunales pero ninguna certeza. ¿Era esto lo que pensaban en 1989? Nada de esto se podía imaginar.

Sin embargo, recuerdo que Mijail Gorbachov, cuando comenzó su perestroika, dijo una frase que se me quedó grabada: “perestroika para la URSS, pero también para el mundo entero “.

Como ha ocurrido en otros momentos históricos de transición, hay mentes que saben vislumbrar lo que va a suceder, aunque no lo dominen. Estaba claro que el final de la URSS iba a plantear enormes problemas, volteaba todo el panorama mundial, levantaba olas gigantes que iban a batir, como una serie de tsunamis (término que hemos inventado más tarde) contra todas las costas por lejos que estuviesen.

Algo muy similar había dicho, años antes, otro gran personaje del siglo XX, Enrico Berlinguer, con algunas advertencias que no fueron escuchadas, ya que, en el momento, no se entendieron: la austeridad, la cuestión moral, la diversidad inevitable que debe conservarse para los que aspiran a cambiar las cosas.

Sucede que las mentes limpias desde el punto de vista ético pueden producir grandes ideas. Por lo general salen derrotados, pero esto no significa que su aportación se pierda.

Así que veinte años después de la caída del Muro  sólo tenemos que celebrar la estupidez del Occidente victorioso, su ignorancia, y también su egoísmo. Pero este Occidente en crisis total e irreversible (o no sale de la crisis, o si sale, no será el Occidente que conocíamos) está tratando de aplicar normas orwellianas: quien controla el pasado, controla el futuro: quien controla el presente, controla el pasado. Para esto sirven las celebraciones de este aniversario. Sólo que ya no se controla el presente.

Creo, pues, que le tocará a la próxima generación el gran esfuerzo -si son capaces- de reescribir la historia que los ganadores han emborronado.

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=94626

Exigen el cese del nuevo secretario general del PPCV por “negar el holocausto judío”

EUROPA PRESS. 14.10.2009

Iniciativa del Poble Valencià ha exigido el “cese inmediato” del nuevo secretario general del PPCV, César Augusto Asencio, en sustitución del cesado Ricardo Costa, por sus “posicionamientos filo nazis y por negar públicamente el holocausto judío”, señalaron fuentes de esta formación en un comunicado.  

Según Inciativa, Asencio realizó en un artículo en un periódico una “declaración pública al inicio de la transición democrática en la que hacía afirmaciones que en algunos países europeos le llevarían directamente a la cárcel y que por desgracia en el Código Penal español no están recogidos”.

En el ‘Diario Información’ de Alicante, Asencio aseguraba que el Holocausto es el mayor fraude de la historia Así, aseguraron que en ese texto firmado por Asencio, publicado por el Diario Información de Alicante 1 de julio de 1979, se puede leer textualmente: “Mucho habría que hablar sobre los campos de concentración alemanes y sobre el mito de los seis millones de judíos exterminados”.

Y añade: “Un estudio detallado nos demuestra que todo esto es falso. Simplemente diré que todo eso se nos ha hecho creer a la mayoría gracias al apoyo de las finanzas y de la propaganda a escala mundial en manos de judíos como casi todo el mundo sabe que con series como las citadas anteriormente nos hacen creer el mayor fraude de la historia, apoyando sus tesis con innumerables fotos y documentos trucados”.  

Para la representante de Iniciativa y diputada autonómica del grupo Compromís Mireia Mollà esta declaración “es razón más que suficiente para que no pueda ser dirigente de un partido que reclama para sí la democracia, el respeto y la dignidad de todas las personas.”

Actitud intolerable

“Esta sola afirmación -recalca- es delictiva en Alemania y desde un punto de vista de los principios generales del derecho, atendiendo a la Carta de los Derechos Humanos y al sentido común es una actitud intolerable que debería ser penado”.  

Por ello, Iniciativa reclama al presidente regional del PPCV, Francisco Camps, “o quien corresponda que lo cese inmediatamente, porque Asencio es alguien que nunca debería haber sido representante en una institución democrática, entre otras razones porque nunca se ha retractado de tales afirmaciones”, observó Mollà.

Para la integrante de Iniciativa “la deriva antidemocrática del PP de la Comunitat valenciana hace que hayan elegido a un nuevo Secretario general cuya tradición está enraizada en ideologías no solo antidemocráticas sino genocidas”.

______________________________________________________

Denunciado y deshonrado… por expresar sus ideas. ¿Un crimen? En una supuesta democracia como en la que vivimos, al menos no debería. ¿Dónde quedan aquellas hermosas premisas de libertad de expresión y pensamiento consideradas pilares de una democracia? Nos hallamos ante una gran paradoja.

No es la primera vez que ocurre, ni será la última en este hipócrita mundo, que una persona es atacada y demonizada por parte de aquellos defensores de la “libertad de expresión”, por el hecho de haber dicho algo contrario a la mentalidad impuesta al vulgo. Y claro, como a la gran masa algún día se le introdujo en la cabeza una idea, si ahora viene alguien a rebatirla (o simplemente con la intención de investigar sobre su supuesta veracidad), no cabe duda que ese pobre desgraciado será cruelmente ultrajado por los grandes inquisidores del sistema hasta conseguir que el populacho asocie su nombre e imagen a la del mismísimo Satán, si bien dicha asociación mental no surtió efecto en el mismo acto de haber pronunciado sus “tan punibles” palabras.

Son muchos ya los que tienen ‘colgado el san benito’ de “enemigos de la democracia y la libertad de expesión” gracias a la imagen que ofrecen los medios de desinformación. David Irving, Mahmud Ahmadineyad, o ahora César Augusto Asencio son ejemplos de la influencia que tiene el sistema en la mentalidad popular, siendo vistos como unos “grandes males de la sociedad” o “una gran representación de peligro”, por el hecho de haber cuestionado el holocausto. Por haber pronunciado unas palabras desde su “libertad”.

¿Cómo se puede catalogar a esta mentalidad global de tomar algo como verdadero simplemente porque así es y no admite discusión? De dogmatismo, enemigo acérrimo de la democracia en su teoría, pero realmente sustentador de ella.

El holocausto judío en la Alemania nacionalsocialista, independientemente de que se hubiese producido o no, es utilizado hoy en día por el Sión como pretexto de invadir una tierra ajena y realizar, de igual manera que supuestamente a ellos se les hizo, el genocidio de un pueblo inocente.

Da la impresión de que la idea general de que ese holocausto tuvo lugar atiende a necesidades políticas y económicas más que a un intento de conocer la verdad histórica.

Desde este blog, no vamos a posicionarnos ni de un lado (los que afirman con rotundidad que el holocausto sucedió), ni de otro (de los que lo niegan). Lo único que se debería defender es una investigación veraz sobre dicho acontecimiento histórico, que se revise para llegar a unas conclusiones fundamentadas en la verdad y así poder escribir correctamente la Historia. Para ello, habría que abandonar todo tipo de postura intransigente y dogmática para limitarnos a ver, de una vez por todas, las cosas de manera ojetiva. Las verdades no se forman por convenio, sino por un razonamiento.

Porque una cosa sí que es cierta: la Historia la escriben los vencedores.