Ex-Jefe de la Inteligencia pakistaní: “El 11-S fue obra de los NeoCons”

Ya que esos días hemos estado conmemorando el décimo aniversario de la masacre neoyorquina, dejo aquí un vídeo de otra personalidad que atribuye los atentados a un trabajo interno, el general Hamid Gul. Son muchas las bocas que hablan, pero desde luego ni la televisión ni la radio darán soporte a que se oigan esas voces. Seguirán intentando estimular el uso el cerebro reptiliano de la audiencia en vez de la parte racional y crítica de la cabeza, haciendo énfasis en la tragedia en sí y repitiendo orwellianamente las imágenes de las colisiones y los derrumbamientos una y otra vez. Nunca enfocarán el asunto desde una perspectiva global, nunca indagarán en los intereses ni las implicaciones socioeconómicas de esta barbarie. No vaya a ser que alguien se de cuenta de lo evidente.

Nada nuevo para nosotros en las declaraciones de este hombre.

Ahmadineyad califica los atentados del 11-S de gran montaje

La Inquisición | 6 de marzo de 2010

Mahmud Ahmadineyad ha calificado hoy sábado los supuestos ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York y Washington de “gran montaje“, defendiendo que esos hechos justificaron la invasión estadounidense de Afganistán. “El incidente del 11 de septiembre fue un gran montaje que se usó como pretexto para la campaña contra el terrorismo y como un preludio para llevar a cabo la invasión de Afganistán”, dijo. Los comentarios tuvieron lugar en una reunión con los funcionarios del Ministerio de Inteligencia. Las declaraciones se han dado justo en un momento de máxima tensión por la pretensión de Teherán de seguir llevando a cabo su programa nuclear, mientras EE.UU. se dedica a reclamar ante la ONU sanciones a Irán por no hacer más de lo que ellos llevan haciendo más de medio siglo.

Lo cierto es que Ahmadineyad no erra cuando atribuye la autoría de esos atentados a una inteligencia occidental. Una operación de bandera falsa como estos atentados se llevan a cabo para legitimar posteriormente unos actos que estarían fuera de lugar si no hubiese ocurrido dicha operación. Y lo que se vio después de aquello fue la invasión estadounidense de Afganistán, un país que por razones simples es bastante lucrativo y merece la pena controlar.

Todo encaja, y Occidente debería abrir los ojos para descubrir que toda esta cruzada contemporánea carece de sentido para la democracia, la libertad, y todo ello que se supone da base para poder llevar a cabo estas acciones. La verdad es que los únicos favorecidos por todo esto son el Sionismo y las grandes corporaciones que mueven los hilos de Washington. Ambos, cogidos de la mano, consiguen hacer ver a la masa social que un terrorismo les amenaza y que su cruzada tiene un sentido trascendental para el pueblo, pero lo que no muestran es que ese terrorismo ha sido creado y desarrollado por ellos cuando interesaba defenderse del avance de la influencia soviética y que ahora es la excusa perfecta para llegar a controlar el petróleo que allí abunda pero que cada vez escasea más por las Américas.

Por ello, el verdadero problema que se plantea para Occidente no deriva directamente de ese mundo cada vez más subyugado y dependiente del colonialismo yanqui y de las pretensiones sionistas. El verdadero problema lo constituye el Sistema, el mismo gran poder mediático, político y militar que simplifica y tergiversa los problemas para hacerlos ver a la masa de una manera acorde a sus intenciones para que aplaudan lo que en verdad está dañando a toda la Humanidad.

Primer ministro de Malasia : si pueden hacer Avatar, pueden hacer el 11S

Discurso del primer ministro de Malasia, donde analiza las causas del terrorismo y pone en duda la versión oficial del 11-S.

Fuente: YouTube

La candidata al gobierno de Texas plantea la implicación de los EE.UU. en los atentados del 11-S

La Inquisición. Redacción propia. | 15 de febrero de 2010

Debra Medina se encuentra haciendo campaña para el cargo de gobernadora de Texas y representa al partido republicano. Es enfermera y profesora.

El pasado día 11 de febrero intervino en el programa de radio “Glenn Beck Show”, donde afirmó que hay “muy buenos argumentos” que indican que los Estados Unidos estuvieron implicados en los atentados terroristas del 11 de septiembre contra el World Trade Center y el Pentágono.

A su vez, defendió que ella “no tenía pruebas” cuando fue preguntada por los atentados. Sin embargo dijo que pensaba que “existen muy buenas preguntas que han sido planteadas”, y que a ese respecto “existen muy buenos argumentos y que al pueblo norteamericano no se le han mostrado todas las evidencias”.

En ningún momento Medina acusó directamente al gobierno de haber perpetrado o intervenido de alguna manera en los ataques, pero afirmó que “no iba a aceptar una tesis donde existen cuestiones que han sido planteadas pero no respondidas”.

Los atentados del 11 de septiembre fueron la excusa que permitió al entonces presidente George W. Bush de proceder a invadir Afganistán y posteriormente Irak, dos guerras impopulares de por sí, cuyo objetivo es controlar el comercio del opio y del petróleo, respectivamente. Estos hechos inducen a pensar que esta “excusa” fue llevada a cabo por los grupos de presión interesados en invadir dichos países para sacar el beneficio correspondiente.

Como era de esperar, estas declaraciones de Debra Medina han creado bastante controversia en Texas. Sus oponentes, Kay Bailey Hutchison y el gobernador Rick Perry, han aprovechado la ocasión para atacar directamente a la candidata y cuestionar la legitimidad de su campaña.

Fuentes: Al Manar, CBS

Objetivo Pentágono (Pentagon Strike)

Pruebas concluyentes de que lo que impactó contra el Pentágono en Washington el 11 de septiembre de 2001 no fue un avión comercial, sino un misil o un caza militar. Este vídeo recoge afirmaciones de testigos de lo ocurrido ese día, en las que afirman que “no había ningún resto de avión” o “sonaba como un misil”. Además, otros afirman que la mayoría de pruebas que podrían haber evidenciado que fue un Boeing lo que impactó (tales como grabaciones de vídeo de hoteles cercanos o imágenes de las carreteras del departamento de tráfico) fueron requisadas en el acto por el FBI y nunca se dieron a conocer, quedando ocultadas por completo.