Atentado en Moscú: Todo Apunta a un Atentado de Bandera Falsa, Para Avivar “el Choque de Civilizaciones”

(El siguiente contenido ha sido íntegramente extraído de: Movimiento Anti NWO)

A la espera de noticias de fuentes independientes sobre los atentados perpetrados en varios metros de Moscú, y que han costado la vida a unas 40 personas, todo apunta a un nuevo atentado de bandera falsa, cometido nuevamente por la OTAN y los servicios secretos occidentales.

El objetivo de la criminal Alianza Atlántica podría ser el de forzar una mayor implicación de Rusia en la invasión de Afganistán (ver noticia publicada por el diario conservador El País, el 7 de febrero de 2010 “La OTAN llama a Rusia a implicarse en Afganistán”) o el de la desestabilización de Rusia mediante la manipulación de tensiones políticas con las poblaciones islámicas de las repúblicas de la Federación y de los países del Cáucaso y Asia Central (ver artículo publicado en la Red Voltaire “Beslán: la responsabilidad del ataque genocida apunta a los anglosajones”).

Este atentado (supuestamente suicida), se produce pocos días después de las duras críticas del gobierno ruso a Estados Unidos por su permisividad con los narcotraficantes afganos, algo que, según el embajador ruso ante la OTAN, se traduce en una guerra no declarada contra Rusia.

Es muy probable que las autoridades rusas traten de orientar las investigaciones hacia los independentistas islámicos chechenos o del Caucaso Norte (aún ninguna organización ha reivindicado los atentados), algo que, por otra parte, también beneficiaría al eje Estados Unidos-Israel al avivar en Rusia “el choque de civilizaciones”, tratando de minar de este modo las actuales relaciones cordiales entre Rusia y varios estados islámicos. Una maniobra diferente a la realizada el verano de 2009 en Xinjiang (China), pero con los mismos objetivos: enfrentar con el Islam a un potente rival económico.

Fuera como fuese, el modus operandi de la acción terrorista de Moscú, coincide al milímetro con anteriores operaciones terroristas de bandera falsa ejecutadas por la OTAN, como el atentado en la estación de de tren de Bolonia (Italia), en el año 1980, o, más recientemente, los atentados del 11-M en Madrid (2004) o el 7-J en Londres (2005). De nuevo, y según las informaciones de Rusia Today (ver vídeo), las explosiones no provocaron ningún fuego o incendio, una característica típica de los explosivos militares.

Curiosamente este atentado se produce justo el mismo día que comienzan las reuniones ministeriales del G8 y del “Arctic 5″ (países limítrofes del área alrededor del Polo Norte), en Canada. Ver noticia de Rusia Today: “Iniciada la reunión del canciller ruso a Canada: G8 Artic 5″.

Por otro lado, otro dato sospechoso es que una de las bombas haya hecho explosión en la estación de la plaza Lubianka, lugar en el que se encuentra la sede del Servicio Federal de Seguridad (FSB, por sus siglas en ruso), lo cual podría hacer suponer una posible implicación de los servicios secretos rusos, en los atentados, y así deviar la atención de los servicios secretos occidentales.

Fuente 1 : Youtube – ActualidadRT
Fuente 2 : Antimperialista
Fuente 3 : Investigar-11S

Anuncios

Ahmadineyad califica los atentados del 11-S de gran montaje

La Inquisición | 6 de marzo de 2010

Mahmud Ahmadineyad ha calificado hoy sábado los supuestos ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York y Washington de “gran montaje“, defendiendo que esos hechos justificaron la invasión estadounidense de Afganistán. “El incidente del 11 de septiembre fue un gran montaje que se usó como pretexto para la campaña contra el terrorismo y como un preludio para llevar a cabo la invasión de Afganistán”, dijo. Los comentarios tuvieron lugar en una reunión con los funcionarios del Ministerio de Inteligencia. Las declaraciones se han dado justo en un momento de máxima tensión por la pretensión de Teherán de seguir llevando a cabo su programa nuclear, mientras EE.UU. se dedica a reclamar ante la ONU sanciones a Irán por no hacer más de lo que ellos llevan haciendo más de medio siglo.

Lo cierto es que Ahmadineyad no erra cuando atribuye la autoría de esos atentados a una inteligencia occidental. Una operación de bandera falsa como estos atentados se llevan a cabo para legitimar posteriormente unos actos que estarían fuera de lugar si no hubiese ocurrido dicha operación. Y lo que se vio después de aquello fue la invasión estadounidense de Afganistán, un país que por razones simples es bastante lucrativo y merece la pena controlar.

Todo encaja, y Occidente debería abrir los ojos para descubrir que toda esta cruzada contemporánea carece de sentido para la democracia, la libertad, y todo ello que se supone da base para poder llevar a cabo estas acciones. La verdad es que los únicos favorecidos por todo esto son el Sionismo y las grandes corporaciones que mueven los hilos de Washington. Ambos, cogidos de la mano, consiguen hacer ver a la masa social que un terrorismo les amenaza y que su cruzada tiene un sentido trascendental para el pueblo, pero lo que no muestran es que ese terrorismo ha sido creado y desarrollado por ellos cuando interesaba defenderse del avance de la influencia soviética y que ahora es la excusa perfecta para llegar a controlar el petróleo que allí abunda pero que cada vez escasea más por las Américas.

Por ello, el verdadero problema que se plantea para Occidente no deriva directamente de ese mundo cada vez más subyugado y dependiente del colonialismo yanqui y de las pretensiones sionistas. El verdadero problema lo constituye el Sistema, el mismo gran poder mediático, político y militar que simplifica y tergiversa los problemas para hacerlos ver a la masa de una manera acorde a sus intenciones para que aplaudan lo que en verdad está dañando a toda la Humanidad.