Mercenarios en la guerra de Irak

Como ya denunció este blog, la guerra de Irak es actualmente el escenario mundial donde más actúan las empresas militares privadas contratadas por Estados Unidos y sus aliados. El interés en utilizar este tipo de fuerzas de combate no oficiales radica en que su espectro de acción es ilimitado, pues, al ser empresas privadas y por tanto no depender de ningún gobierno, pueden violar las leyes internacionales saliendo con total impunidad. Además, los contratistas privados que mueran en la guerra nunca estarán en los informes oficiales de fallecimientos, lo que supone una gran ventaja a los gobiernos dado que no tienen que rendir cuentas a sus familias, y no sufren el desgaste político que supone afrontar y responsabilizarse de las muertes de soldados en una guerra que el propio gobierno ha iniciado.
Las empresas que ofrecen este tipo de mercenariazgo son numerosas, y casualmente la mayoría tienen sede en Estados Unidos, además de que cotizan el Wall Street. Ejemplos son Executive Outcomes, Sandline Kroll Aegis, Triple Canopy, Control Risks, Armour Group y Blackwater. Ésta última perdió su licencia de actuación en Irak al habérsele atribuido una masacre en el centro de Falujah, por eso intentó limpiar su imagen cambiando el nombre de la corporación por ‘Xe’.

La intervención de este tipo de empresas en las guerras de colonización yankees evidencia el carácter de las mismas: el objetivo último consiste en conseguir el mayor control geopolítico posible de las reservas petrolíferas y la creación de bases militares norteamericanas que garanticen la autoridad de Washington en toda la esfera terrestre. Todo atiende a los intereses económicos de las corporaciones que dirigen los señores del NWO, nunca a los del pueblo americano.

Mientras Murdoch y compañía sigan envenenando las mentes de los estadounidenses con propaganda pro-sionista y creando un terrorismo de facto inexistente cuyo objetivo último de la democracia sea eliminarlo, Estados Unidos seguirá teniendo el empuje necesario para afrontar esta cruzada contra la Humanidad y hacerse así con el control del globo.

A continuación se presenta un documental emitido por el programa de la 2 de TVE llamado “Documentos TV”, en el cual se habla de una manera bastante objetiva sobre estos mercenarios del siglo XXI a pesar de ser un medio público. Tiene una duración aproximada de 45 minutos y está dividido en 5 partes:

Parte 1 de 5

Parte 2 de 5

Parte 3 de 5

Parte 4 de 5

Parte 5 de 5

Mercenarios del siglo XXI

Hasta hace poco tiempo se desconocía la existencia en el mundo de una industria que mueve cada año ingentes cantidades de dinero y se cobra la vida de centenares de seres humanos: las empresas militares privadas.

Entre ellas, la más conocida es la recién nombrada ‘Xe’, anteriormente ‘Blackwater USA’, con sede en Carolina del Norte, Estados Unidos. La cantidad de personas que emplea dicha empresa varía según las fuentes, pero el número rondaría el millar de empleados. Además, Xe entrena anualmente a más de 40.000 soldados procedentes de diferentes ramas de las fuerzas armadas y disponen de una buena cantidad de maquinaria bélica como tanques o helicópteros. Su principal cliente es el Departamento de Estado de los EE.UU., de quien depende el 90% de sus ingresos.

Los ‘Blackwater’ tienen como su principal zona de operaciones el territorio estadounidense, donde se encargan de ayudar y proteger a las víctimas de catástrofes humanitarias como el huracán Katrina.

Sin embargo, su trabajo no se reduce simplemente al rescate de personas en apuros, sino que también han intervenido y participan activamente en las diferentes guerras de los Estados Unidos por el mundo desde 1997, año de creación de la empresa ‘Blackwater Worldwide’.

La actividad de los Blackwater se dio a conocer en 2004, cuando unos de sus miembros de vieron involucrados en un linchamiento urbano en Falujah, Irak, donde perdieron la vida varios de estos mercenarios y sus cuerpos fueron quemados y colgados de un puente.

El motivo de que intervengan este tipo de empresas en una guerra en vez de un ejército dependiente del Estado es clara: sus actividades permanecen ocultas y no tienen la obligación legal de dar parte de sus actos. De esta manera, la Administración Bush encontró en Blackwater Worldwide un excelente medio para lograr la ocupación de Irak. De la misma manera que no tienen por qué incluir en la lista oficial de fallecidos en la guerra a los mercenarios muertos, tampoco nadie puede impedir que este ejército privado controle sus abusos y se responsabilice de sus acciones.

El cambio de nombre de la compañía de ‘Blackwater’ a ‘Xe’ se debe a que se ha pretendido un lavado de imagen después de que se hayan descubierto varias artimañas de estos soldados en el mundo árabe.

Y, a pesar de que se les ha atribuido una cantidad enorme de excesos en territorio iraquí y el propio gobierno ha exigido su retirada, Blackwater sigue operando.

Aquí queda su página oficial, donde podréis inscribiros como mercenarios y ser entrenados para matar o también uniros a la Asociación Nacional del Rifle: http://www.blackwaterusa.com/