Desfachatez de los líderes occidentales ante la intervención de Ahmadineyad en la ONU

La Inquisición – 24/09/2011

Este jueves, el líder iraní Mahmud Ahmadineyad intervino en la Asamblea General de las Naciones Unidas (un foro en teoría plural e internacional) para aportar su perspectiva sobre las circunstancias políticas internacionales, una visión que difiere mucho de la que por aquí se halla establecida.
En su línea, Ahmadineyad atacó a Washington responsabilizando a los políticos estadounidenses de las guerras de Irak y Afganistán y de haber utilizado los atentados del 11 de septiembre como excusa para emprender su cruzada geoestratégica. Calificó a las potencias occidentales de arrogantes e hipócritas y las acusó de ser las responsables de la recesión global y de las desigualdades sociales. También cargó contra los responsables de la presión que sufrió su país ante la realización de una investigación que trataba de destapar las mentiras relativas al 11 de septiembre de 2001.
Pues bien, ante las palabras de Ahmadineyad, los representantes de EE.UU., así como de la Unión Europea, abandonaron la sala en un acto de descaro y censura considerable teniendo en cuenta el carácter que teóricamente tiene la asamblea. Por lo visto, solo las palabras que no desentonan tienen lugar en los foros de una organización que cada vez exhibe más su parcialidad. El representante estadounidense ya no se limitó a agachar la cabeza ante las críticas como bien hizo hace un par de días ante las palabras de Evo Morales. Ante Irán la actitud que se adopta es de total censura y falta de respeto hacia un estado mucho más legítimo que otros que controlan directamente la ONU y la utilizan como instrumento para conseguir sus intereses.
Como “palabras inaceptables” calificaron los representantes franceses los juicios del líder iraní, tras haber abandonado la sala. Otras fuentes europeas afirmaron también que tenían acordado abandonar la sala si Ahmadineyad traspasaba la “línea roja”, y ésta era el no reconocimiento de Israel como estado.
Cada vez se evidencia más cuán institucionalizada está la doctrina unipolar que impera en nuestro mundo. La falta de pluralidad en la ONU, la censura ante unas declaraciones que atacan un sistema podrido, ante el ejercicio del derecho de un país soberano a reconocer a los estados que le dé la gana, de ser energéticamente autónomo… No hay lugar para Irán en la Organización de las Naciones Unidas, ni para ningún otro país que ose cuestionar la actividad estadounidense ni israelí. La ONU es una organización dirigida por y para quienes dirigen en Nuevo Orden Mundial, la misma élite que perpetra las guerras y planifica la miseria humana. Los mismos inquisidores que no tolerarán una palabra “subida de tono”, ninguna polémica sobre los mitos sobre los cuales se asientan el sionismo y el imperialismo yanqui.

Anuncios

POR LA LIBERTAD EN INTERNET. NO A LA CENSURA.

La Inquisición, hoy 19 de marzo de 2010, se suma a la iniciativa de otros blogs que publican un manifiesto en contra de la “Ley de Economía Sostenible”, más popularmente conocida como “Ley Sinde”, que se aprobará hoy en el Consejo de Ministros que tiene lugar en Sevilla. En virtud de esta ley, quedarán cerradas varias páginas web en tan solo cuatro días, lo que supone uno de los mayores actos de censura que ha visto jamás este sistema mal llamado democrático. Por ello, desde este blog aportamos nuestro granito de arena para imposibilitar, en la medida en que podamos, que esta ley totalitaria salga adelante, y mostrar el descontento generalizado que existe ante este farisaico y dictatorial des-gobierno “socialista”.

Sin embargo, parece inevitable que la ley salga adelante. Pero es necesario crear conciencia sobre la actitud de esta clase política que cada vez nos suprime más y más nuestros derechos y libertades, bajo un manto hipócrita de justicia.Eneko/20minutos.es

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que:

  1. Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.
  2. La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.
  3. La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.
  4. La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.
  5. Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.
  6. Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.
  7. Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.
  8. Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red, en España ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.
  9. Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.
  10. En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.

Este manifiesto, elaborado de forma conjunta por varios autores, es de todos y de ninguno. Se ha publicado en multitud de sitios web. Si estás de acuerdo y quieres sumarte a él, difúndelo por Internet.

NO A LA CENSURA

La censura en democracia

PEDRO SERRANO MARTÍNEZ. 01.11.2009

Vivir en un régimen democrático no significa tener garantizado el completo ycorrecto ejercicio de la libertad de expresión. En un sistema democrático, lamentablemente, también existe la censura, aunque ésta se ejerza de una forma más sutil y solapada que en los regímenes totalitarios. La censura, en un régimen democrático, suele llevarse a cabo, principalmente, informando de forma interesada y silenciando hechos y voces críticas que puedan estorbar, molestar o perjudicar los intereses económicos o políticos de entidades o personas.

Pero siendo condenable la censura en cualquiera de sus formas, la que me parece más peligrosa y aborrecible es la autocensura interesada, que viene a ser algo así como lo que, ahora, algunos denominan “ser políticamente correcto”. La autocensura interesada es la renuncia voluntaria a la denuncia y a la crítica,para entregarse servilmente a las órdenes y deseos de quien paga generosamentela obediencia y sumisión.

Es posible que, debido a una gran maraña de intereses que a todos nos afectan y envuelven, estemos creando una sociedad materialista, sin sentido crítico y conformista, a la que ya no le interesa la búsqueda de la verdad. Es posible que, por acción u omisión, estemos creando un mundo de personas sin dignidad, entregadas a la servidumbre voluntaria; que seguramente sea una de las formas más despreciables de esclavitud.

http://www.20minutos.es/carta/555052/0/censura/prensa/democracia/