Soldados israelíes denuncian el abuso que existe en Palestina

R. QUEIMALIÑOS. 10.06.2010 – 20.21 h

Itamar Shapira se alistó en el Ejército de Israel para defender a su país y abandonó las Fuerzas Armadas para proteger su integridad y denunciar el despotismoque había grabado su retina y esculpido su memoria durante la Segunda Intifada.

Su testimonio gráfico está compuesto por un centenar de siniestras fotografías que revelan las pulsiones más repugnantes del ser humano. Cadáveres palestinos como trofeos militares. Humillantes arrestos policiales en las calles de Hebrón. Grafitis que exigen cámaras de gas para ciudadanos árabes. O bucólicas escenas familiares con el horror fuera de plano: una de las imágenes muestra a militares israelíes viendo un partido de fútbol en una televisión.

El detalle es inapreciable pero patético: Los soldados se encontraban en el apogeo de una misión y sin parabólica cerca. Así que accedieron a una casa palestina y encerraron a sus habitantes en una habitación contigua hasta que el árbitro pitó el final del partido.

El testimonio biográfico multiplica el desaliento. “La inhumanidad del Ejército israelí está engendrando una generación de terroristas entre los niños palestinos“. Shapira censura la táctica del miedo. La estrategia de la sumisión palestina a través de la amenaza militar israelí.

Las maniobras bélicas intimidatorias. La percepción histórica de amo-vasallo en territorios ocupados. Mientras el Ejército israelí se defiende del peligro, crea otro desastre. Esta última frase es el leimotiv de la asociación Breaking the Silence.

Una ONG fundada en 2004 por ex soldados –entre ellos Saphira– y ex oficiales del ejército hebreo que pretende revelar las “deplorables” tácticas militares de sometimiento en territorios ocupados palestinos como Gaza, Hebrón o Belén. El desgaste psicológico y el dolor físico de 1,5 millones de ciudadanos que sobreviven encarcelados en sus tierras.

Saphira lamenta el desenlace de la Flotilla de la Libertad. Pero cree que es anecdótico. El horror ocurre todos los días. En cualquier punto de Gaza. Sin repercusión internacional. Y sin investigaciones internacionales. “Ese es el drama que denunciamos”.

Extracto de: 20 minutos

Un suceso “lamentable” en Jerusalén oriental

NOAM CHOMSKY

Una vez más, el lugar conflictivo es Jerusalén oriental, ocupado por Israel en la guerra de 1967 –en esta ocasión un complejo de mil 600 apartamentos en el barrio Ramat Shlomo, que ha sido propuesto. Y una vez más, a raíz de ello, la muerte de palestinos por fuego israelí.


El 9 de marzo el Ministerio del Interior anunció el nuevo proyecto durante la visita del vicepresidente de Estados Unidos, Joseph R. Biden, a Israel. El presidente Obama había exhortado a frenar la expansión de los asentamientos en territorio ocupado.

La reacción fue inmediata e intensa. El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, se disculpó públicamente por la lamentable falta de oportunidad del anuncio, pero insistió en que Israel podía construir libremente en Jerusalén oriental y en otros lugares de los territorios que tiene la intención de anexar.

Biden tuvo un intercambio privado y tenso con Netanyahu, invocando preocupaciones militares por el fracaso en cuanto a resolver el conflicto israelí-palestino, según la prensa israelí.

Lo que usted está haciendo socava la seguridad de nuestras tropas que están combatiendo en Irak, Afganistán y Pakistán, dijo Biden a Netanyahu, según las fuentes. Eso nos pone en peligro y pone en riesgo la paz regional.

El 16 de marzo, el general David H. Petraeus, jefe del Comando Central de Estados Unidos, se hizo eco de esas preocupaciones ante el Comité senatorial de los Servicios Armados: El conflicto fomenta el sentimiento antiestadunidense, debido a la percepción de un favoritismo de Estados Unidos hacia Israel.

Una semana después, Netanyahu y Obama se reunieron en la Casa Blanca para sostener conversaciones calificadas posteriormente de contenciosas.

Netanyahu mantiene una línea dura sobre los asentamientos y no da indicaciones en absoluto de reconocer la viabilidad de un Estado palestino. Esta intransigencia se refleja muy mal en la credibilidad de Estados Unidos.

Un contratiempo similar, relacionado con los asentamientos, hizo erupción hace 20 años, llevando al ex presidente George H. W. Bush a imponer sanciones limitadas a Israel en reacción al descarado e insultante comportamiento del primer ministro Yitzhak Shamir, quien fue rápidamente remplazado. La cuestión continúa siendo si la administración Obama está dispuesta a adoptar siquiera las suaves medidas aplicadas por Bush padre.

La situación es más seria ahora. Dentro de Israel, los sectores ultranacionalistas y religiosos han surgido con una perspectiva parroquial estrecha. Y las fuerzas de Estados Unidos están comprometidas en guerras impopulares en la región.

El pasado mayo, en Washington, Obama se reunió con Netanyahu y Mahmud Abbas, presidente de la Autoridad Nacional Palestina. Esos encuentros y el discurso de Obama en El Cairo en junio han sido interpretados como punto de inflexión en la política estadunidense en Oriente Medio.

Una mirada más atenta, sin embargo, sugiere ciertas reservas.

Las interacciones entre Estados Unidos e Israel –con Abbas entre bambalinas– se centraban en dos frases: Estado palestino y crecimiento natural de los asentamientos. Analicemos cada una sucesivamente.

Obama efectivamente pronunció las palabras Estado palestino, haciéndose eco del presidente George W. Bush. En contraste, la plataforma (no revisada) del partido gobernante de Israel en 1999, el Likud de Netanyahu, rotundamente rechaza el establecimiento de un Estado palestino árabe al oeste del río Jordán.

Es útil también recordar que el gobierno de Netanyahu de 1996 fue el primero en Israel en usar la frase Estado palestino. El gobierno accedió a que los palestinos puedan llamar a cualesquiera fragmentos de Palestina que les queden un Estado, si eso quieren –o pueden llamarlos pollo frito.

El pasado mayo la posición de Washington fue presentada con mayor fuerza en el muy citado discurso de la secretaria de Estado Hillary Clinton rechazando excepciones de crecimiento natural a la política oficial estadunidense oponiéndose a nuevos asentamientos.

Netanyahu y prácticamente todo el espectro político israelí insisten en permitir tal crecimiento natural, quejándose de que Estados Unidos está dando marcha atrás a la autorización de Bush para tal expansión dentro de su visión de un Estado palestino.

La fórmula Obama-Clinton no es nueva. Repite las palabras del mapa de camino de Bush para un Estado Palestino, el cual estipula que en la fase uno Israel congele toda actividad de los asentamientos, consistente con el reporte del (ex senador estadunidense George J.) Mitchel, incluyendo el crecimiento natural de asentamientos.

En El Cairo, Obama empleó su familiar estilo de pizarrón limpio –con poca sustancia, pero presentado de forma agradable, que permite a la audiencia escribir en el pizarrón lo que desea escuchar.

Obama se hizo eco de la visión de Bush de un Estado palestino, sin detallar lo que quería decir. Obama expresó: Estados Unidos no acepta la legitimidad de continuados asentamientos israelíes. Las palabras clave son legitimidad y continuados.

Por omisión, Obama indicó que acepta la visión de Bush: los vastos asentamientos israelíes existentes y proyectos de infraestructura en Cisjordania son, implícitamente, legítimos, con lo cual se garantiza que la frase Estado palestino, refiriéndose a los fragmentados restos que quedan, significa pollo frito.

El pasado noviembre Netanyahu declaró una suspensión de 10 meses de nuevas edificaciones, con muchas excepciones, excluyendo totalmente a la Gran Jerusalén, donde la expropiación en áreas árabes y construcción para colonos judíos, como en el proyecto Rabat Shlomo, continúa a ritmo acelerado.

Estos proyectos son doblemente ilegales. Como todos esos asentamientos, violan la ley internacional –y en Jerusalén, resoluciones específicas del Consejo de Seguridad.

En Jerusalén, en ese entonces, Hillary Clinton elogió las concesiones sin precedentes de Netanyahu sobre construcciones (ilegales), generando cólera y ridículo en buena parte del mundo.

La administración Obama promueve una reconceptualización del conflicto de Medio Oriente, detallado más claramente el pasado marzo por John Kerry, presidente del Comité senatorial de Relaciones Exteriores.

Israel será integrado a los estados árabes moderados que son aliados de Estados Unidos enfrentando a Irán y permitiendo el dominio estadunidense sobre las regiones vitales productoras de energéticos. Dentro de ese marco tendrá lugar algún acuerdo no especificado entre Israel y Palestina.

Mientras tanto, los vínculos entre Israel y Estados Unidos se profundizan. La cooperación estrecha de inteligencia se remonta a más de medio siglo.

Las asociaciones de empresas de alta tecnología de Estados Unidos e Israel están incrementándose. Intel, por ejemplo, está añadiendo una construcción gigantesca a sus instalaciones en Kiryat Gat para lograr una reducción revolucionaria en el tamaño de los chips.

Las ligas entre la industria militar israelí y estadunidense se mantienen particularmente cercanas, al grado de que Israel ha desplazado instalaciones de desarrollo y manufactura a Estados Unidos, donde el acceso a los programas estadunidenses de ayuda castrense y desarrollo es más fácil. Israel también está considerando la transferencia a Estados Unidos de producción de vehículos blindados, pese a las objeciones de miles de trabajadores israelíes que perderán sus empleos.

Las relaciones también benefician a los productores estadunidenses –doblemente, de hecho, porque el abastecimiento de armas a Israel, financiado por el gobierno estadunidense, que es en sí muy rentable, también funciona como carnada, que induce a las ricas dictaduras árabes (moderadas) a comprar grandes cantidades de equipo castrense menos sofisticado.

Israel también sigue proveyendo a Estados Unidos con una base militar estratégicamente localizada para instalar armas y para otras funciones –en fecha más reciente, en febrero, cuando el ejército estadunidense actuó para duplicar el valor de equipo militar de emergencia en reservas en territorio israelí, elevando el nivel a 800 millones de dólares.

Misiles, vehículos blindados, municiones aéreas y equipo de artillería ya están acumulados en el país, informa Defense News.

Estos son algunos de los servicios sin paralelo que Israel ha estado proporcionando para el militarismo y dominio global de Estados Unidos, así como para su economía de alta tecnología.

Esto permite a Israel un cierto margen para desafiar las órdenes de Washington –aunque Israel corre un riesgo muy grande si trata de abusar de su suerte, como ha mostrado repetidamente la historia. La arrogancia de Ramat Shlomo claramente causó enojo.

Israel sólo puede ir tan lejos como Estados Unidos lo permita. Washington ha sido, desde hace tiempo, participante directo en los crímenes israelíes que oficialmente condena –pero cerrando el ojo. Falta ver si esa charada continúa.

Extracto de: La Jornada

Ban Ki-moon asegura que es “inútil e inaceptable” el bloqueo israelí a Gaza

20MINUTOS.ES / EFE. 21.03.2010

  • El secretario general de la ONU insistió en que el cerco israelí “aumenta el sufrimiento y endurece la vida de la población”.
  • Ban Ki-moon recordó la ilegalidad de todas las colonias israelíes en Jerusalén Este y Cisjordania.
  • El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha asegurado que “construir en Jerusalén es como construir en Tel Aviv”.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, ha calificado este domingo en Gaza de “inútil e inaceptable” el bloqueo israelí sobre la franja palestina, que dura más de cuatro años e impide la entrada de bienes básicos y materiales de construcción. Ban insistió en que el cerco israelí “aumenta el sufrimiento y endurece la vida de la población” que suma un millón y medio de personas y, recordó, tiene una baja media de edad.
“La continuación de esta política está debilitando a los moderados y animando a los extremistas. También impulsa el contrabando y el comercio ilegal“, agregó Ban en el último de sus dos días de gira por Israel y los territorios palestinos ocupados.

El máximo representante de Naciones Unidas confesó que es “frustrante” ver toda la “destrucción” originada por la ofensiva militar israelí de diciembre de 2008 y enero de 2009 (que dejó unos 1.400 palestinos muertos, en su mayoría civiles, y graves daños materiales) y “que no se pueda reconstruir”. “Condeno todas las acciones militares que llevan a la muerte de israelíes y palestinos. Los conflictos sólo pueden resolverse a través de negociaciones”, sentenció.

Este sábado, Ban Ki-moon recordó la ilegalidad de todas las colonias israelíes en Jerusalén Este y Cisjordania y pidió a las milicias palestinas de Gaza que dejen de lanzar cohetes contra las localidades vecinas en el Estado judío.

“Construir en Jerusalén, algo normal”

Sobre este asunto, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha asegurado que “construir en Jerusalén es como construir en Tel Aviv”, horas antes de volar a EE UU, tras la crisis por la ampliación de una colonia judía en el este de la ciudad, territorio palestino ocupado. Netanyahu comentó que “el mensaje de Israel durante la visita a EE UU será claro e incisivo: Nuestra política (de construcción) en Jerusalén es la misma de los últimos 42 años“, fecha en la que el Estado judío ocupó la parte este de la ciudad, de población árabe, tras ganar la Guerra de los Seis Días, en 1967.

Extracto de: 20minutos

“Rompiendo el silencio”: israelíes defensores de DD.HH. buscan apoyo en Alemania

Deutsche Welle | 19 de marzo de 2010

Antiguos soldados israelíes fundan “Breaking the Silence” para romper el silencio y hablar sobre los abusos que comete su ejército en las zonas ocupadas. […]

Lo que más añora el reservista del ejército israelí, Yehuda Shaul, es ser juzgado por todas las fechorías que cometió durante el servicio militar, aunque tenga que ir preso por décadas. Pero el judío ortodoxo, nacido hace 27 años en Jerusalén, sabe que eso no ocurrirá: “Está claro por qué yo no voy a ser juzgado: si me llevaran a mi delante de un juez, tendrían que llevar también a mis superiores a la cárcel. Yo quisiera y me alegraría si esto sucediera, porque éste sería el acto político más importante de mi vida. Así se juzgaría también a todo el sistema de injusticia que rige en Cisjordania.”

“Disparar y no hacer preguntas”

Shaul cumplió su servicio militar en Hebrón, donde vive una pequeña minoría de 600 pobladores extremistas judíos junto a 220.000 palestinos. Luego del servicio militar fundó con sus camaradas la organización “Breaking the Silence”. Los jóvenes cuentan allí por primera vez a la opinión pública israelí de qué manera maltratan y humillan a los palestinos en Hebrón.

Yehuda recuerda, por ejemplo, “cuando queríamos ver un partido de fútbol simplemente buscábamos una casa que tuviera una antena parabólica en el techo. Entonces irrumpíamos en ella, encerrábamos a la familia en una pieza y mirábamos el partido. Todos los soldados hacíamos cosas así.

Desde el 2004 rompen el silencio y esclarecen a la opinión pública e israelí sobre la ocupación. Después de la guerra de Gaza, hace un año, publicaron testimonios de soldados israelíes a quienes los oficiales les habían dicho claramente que “ya no se trataba de respetar a la población civil”. Por el contrario. Si hubiera algún problema, había que disparar y no hacer preguntas.

Obligación moral

“Es la primera vez que “Breaking the Silence” realiza una gira organizada por Europa y EE.UU.”, explica Yehuda Shaul. “Creemos que la guerra de Gaza marcó un serio cambio y es nuestra obligación moral, como soldados que estuvimos allí, contarle al mundo lo que hicimos allí”.

En Alemania Shaul habló sobre estos testimonios de soldados israelíes con políticos, miembros de comisiones por los Derechos Humanos y funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores.

[…]

Extracto de: Deutsche Welle

Israel asesina a 6 palestinos en el aniversario de la Operación Plomo Fundido

JOSÉ MARÍA MARTÍN (Desde CISJORDANIA). 26.12.2009 – 19.16 h

Este 27 de diciembre de 2009 no es un día más en Cisjordania, y menos aún en la Franja de Gaza. Allí, hace exactamente un año, comenzaba una masacre indiscriminada del ejército israelí contra la poblaciónla más sangrienta desde laGuerra de los Seis Días, que se inició por aire -con sesenta F-16- y más tarde derivó también en incursiones terrestres que dejaron un balance de casi 1.300 muertos palestinos y 13 israelíes.

Manifestación en Gaza

Palestinos participan en una concentración promovida por el izquierdista Frente Popular para la Liberación de Palestina (PFLP) para conmemorar el primer aniversario de la ofensiva israelí en Gaza. (Imagen: EFE)

Tres semanas duró la denominada operación ‘Plomo endurecido’, en la que más de la mitad de los muertos fueron civiles y, de ellos, casi la mitad mujeres y niños. Acabó con un alto el fuego unilateral israelí y luego otro similar de Hamás que, eso sí, sólo tenía un período de validez de un año. Hoy, ninguno de sus requisitos ha sido cumplido:  el bloqueo en la zona y su consiguiente estrangulamiento por tierra, mar y aire sigue siendo hermético, y la apertura de los puestos fronterizos es aún una utopía.

La situación vuelve a ser ahora de máxima tensión. Sobre todo después de los últimos acontecimientos: hace dos días moría un colono israelí en la ciudad de Tulkarem (al norte de Cisjordania), cerca del asentamiento de Shavei Shomron, a manos de un miliciano palestino, que le disparó cuando iba en su coche.

La respuesta no se hacía esperar y en la pasada noche, la del viernes al sábado, el ejército israelí aniquilaba a seis palestinos: tres miembros de Fatah en la ciudad de Nablus -donde hace un año, antes de que empezara la ofensiva, casi 200 españolas tuvieron que ser evacuados por una incursión militar del ejército hebreo- y otros tantos morían tiroteados en la misma Franja de Gaza.

Leer entero aquí.

Telefonía a cambio del “perdón” por 1.400 muertes

Israel permitirá que Palestina pueda contar con frecuencias de telefonía con la condición de que se retire la denuncia palestina presentada ante la ONU que acusa al gobierno hebreo de los crímenes de guerra perpetrados en la última ofensiva en Gaza.

AGENCIAS. 27.09.2009, (extracto de 20minutos.es)

<<< Israel ha exigido a la Autoridad Nacional Palestina (ANP) que retire una petición que ha presentado ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya para que investigue los supuestos crímenes de guerra cometidos por el Ejército israelí durante su última ofensiva en la franja de Gaza.

El diario israelí Haaretz informa en su edición de este domingo que la exigencia ha sido presentada a la ANP como condición para concederle una segunda licencia de telefonía móvil, que los palestinos demandan a Israel desde hace meses. La concesión de la licencia está pendiente de aprobación porque las frecuencias requeridas por la ANP son muy parecidas a las que usa en Cisjordania el Ejército israelí.

De no obtener el permiso antes del 15 de octubre, el gobierno palestino podría incurrir en un incumplimiento de contrato con el proveedor, la empresa Watanya, a la que deberá compensar con 300 millones de dólares por las infraestructuras que ya ha instalado.

En la ANP existe actualmente una única compañía de teléfonos móviles, Pal-Tel, y la concesión de una segunda licencia es vista por el liderazgo palestino como un asunto vital, según el Haaretz. “Diplomáticos occidentales, entre ellos el enviado del Cuarteto de Oriente Medio, Tony Blair, han aclarado a destacados funcionarios israelíes que el tiempo se acaba, y le han instado a conceder el permiso”, refiere el rotativo.

Mohamed Mustafa, asesor económico del presidente palestino, Mahmud Abás, declara que Israel “nos está poniendo trabas” y quiere que “Pal Tel deje libres algunas de sus frecuencias para que las use Watanya”.

A la disputa por las consecuencias técnicas de la entrada en servicio de una nueva compañía celular se ha sumado, como elemento de presión, la petición que la ANP presentó recientemente a la Corte Internacional de La Haya para investigue los supuestos crímenes de guerra cometidos por Israel en la operación Plomo Fundido, en la que murieron unos 1.400 palestinos, la mayoría civiles.

La demanda palestina, a raíz de las conclusiones publicadas por la Comisión Goldstone, designada por la ONU, obtuvo la autorización personal de Abás. “En Israel -señala el Haaretz– creen que la ANP está siendo injusta, porque en el momento de la operación, el pasado invierno, sus más altos funcionarios alentaron a sus pares israelíes a incrementar la presión sobre Hamás, e incluso a que intentara hacer colapsar (el régimen islamista)”. >>>

______________________________________________

Increíbles los límites hasta los que puede llegar el nivel de extorsión del más inmoral e infame gobierno de cuantos existen en la faz de la Tierra. Solo una mentalidad tan perversa como la judía puede llevar a cabo tal tamaño genocidio contra un pueblo inocente y negociar su “perdón” mediante el chantaje y la manipulación. Sí, es muy propio del Sión ofrecer un servicio de telefonía a cambio de que se le perdonen las 1.400 muertes que fueron provocadas en la última incursión militar en Gaza.

Pero, el perdón no es algo que se pueda mercantilizar.