Extraña cobertura mediática a la reunión Bilderberg 2010

Se tiene constancia de que el Grupo Bilderberg existe desde 1954, cuando celebró su primera reunión, y desde entonces hasta este año la existencia de este club ha pasado desapercibida ante la opinión pública gracias al ejercicio de omisión de información que ha llevado a cabo toda la esfera mediática.

Sin embargo, en este 2010 no ha quedado un medio sin cubrir la reunión de los Bilderberg en Sitges: periódicos, radio y televisión han decidido unánimemente dar a conocer al público la existencia de esta oscura asociación cuyo objetivo es decidir el futuro del mundo a espaldas de la voluntad popular. Después de 50 años de ocultación, en los cuales solo unos pocos “conspiranoicos” se han percatado de la realidad del Grupo Bilderberg, el cuarto poder ha decidido destaparlo con una cobertura sin precedentes, afirmando a su vez -sin tapujos- que en sus filas cuentan con personalidades muy diversas cuyo único común denominador es el gran poder que poseen. Incluso, en algunos medios se ha llegado a sentenciar que su actividad dista mucho de realizarse como un verdadero ejercicio democrático, pues todas las decisiones que toman allí no cuentan ni con apoyo popular ni van dirigidas al beneficio social, amén de llevarse a cabo de manera secreta y siempre oculta.

¿A qué se debe, después de medio siglo de silencio, que todos y cada uno de los medios hayan dado semejante cobertura a una reunión de los Bilderberg?

Diversos teóricos de la conspiración apuntan a que se trata de una especie de “presentación” de un nuevo gobierno mundial de cara al público, que se ha realizado de manera voluntaria en aras de darse a conocer para completar su labor. Otros afirman que esta “presentación” no ha sido voluntaria -ni mucho menos-, sino obligada tras la creciente oposición popular a este tipo de asociaciones ocultas. Así, de esta manera, dándose a conocer ya no seguirían en las sombras y no se les podría acusar de ello.

Sea como sea, lo que es evidente es que esta cobertura mediática ha sido premeditada y tiene un objetivo. Una organización cuyo encubrimiento ha sido respetado durante más de 50 años y que de repente se desenmascara suscita más de una sospecha. Para colmo, se ha revelado el carácter de su actividad (aunque no se han dado excesivos nombres propios de sus miembros) llegándose a afirmar que su objetivo es el dominio mundial a espaldas del pueblo.

Esto parecería algo suicida. Nadie en su sano juicio daría a conocer sus pretensiones máxime cuando lo hace delante de sus víctimas, en este caso, toda la humanidad. De ella se esperaría una reacción de resistencia ante una organización de poderosos que pretenden decidir su futuro a sus espaldas.

Pero no. Nunca se daría dicha reacción. Eso los Bilderberg lo saben, y por ello han salido a la luz sin ningún temor. El supino nivel de aborregamiento de la sociedad occidental permite a cualquiera manifestarse en contra de la libertad y de todo tipo de autonomía humana sin que absolutamente nada ni nadie se oponga a él. Pueden decir que a partir de mañana la humanidad será esclava de unos pocos y la masa lo aceptará. De hecho, es algo que se está produciendo paulatinamente y nadie lo combate (recorte de salarios, supresión de derechos y libertades, ampliación de horas laborales, retraso de la edad de jubilación, negación de subsidios básicos, imposición de valores, manipulación informativa…).

¿Hasta cuando?

Quizá, cuando estemos todos comiendo mendrugos de pan del suelo, sin trabajo, sin hogar, y sin ningún derecho básico; tomaremos conciencia sobre la situación y nos empezaremos a replantear todo. O, por otra parte, cuando nos encontremos en esa situación, podríamos estar culpándonos ingenuamente a nosotros mismos por todo lo que pasara, por no haber podido sustentar el capitalismo y consumir, consumir, consumir, como ellos nos decían. Nos sentiríamos responsables de nuestra situación, y sí, lo seríamos, pero no precisamente por no habernos subordinado más a su voluntad. Sin embargo, eso pensaríamos. Para ello nos han educado. Lo han conseguido. Ya les pertenecemos.

Reunión del club Bilderberg 2010: Sitges, Barcelona

El Club Bilderberg, la oligarquía financiera mundial, se reunirá este año en Sitges (Barcelona) entre el 3 y el 6 de junio. Desde hace años viene siendo habitual la reunión anual de los hombres más poderosos del mundo, con el objetivo de tratar los temas que conciernen a toda la Humanidad para tomar todas las decisiones que marquen el futuro de ésta. Cabe destacar la supuesta presencia este año de Sofía de Grecia y José Luis Rodríguez Zapatero como miembros españoles.

El pestilente silencio de los medios de desinformación ante un acontecimiento de tal envergadura roza la grosería, pues es difícil imaginar un evento más trascendental para todos y cada uno de los hombres que una reunión del Club Bilderberg. Parece ser que no les interesa mostrar sus actividades mediante el cuarto poder que ellos controlan por completo (Juan Luis Cebrián, consejero delegado de PRISA, pertenece a Bilderberg). Quizá sus propósitos no tendrían buena acogida entre la opinión popular y por ello es recomendable, de cara a sus intereses, que todo quede completamente silenciado. Excelente labor, sin duda, pues personalmente creo que sólo uno de cada 1.000 habitantes occidentales tiene algo de conciencia de que existen este tipo de organizaciones conspirativas. Y eso siendo optimista.

Los Dueños del Mundo

Interesante vídeo el siguiente como introducción a las teorías conspirativas. Hace, a groso modo, mención de los principales nombres y sociedades secretas que tienen como fin el control del mundo, además de mostrar sus operaciones y sus consecuencias, relacionándolos con hechos geopolíticos de magnitud global mostrados a las grandes masas como algo que nada tiene que ver con la verdad: el interés de estos pocos en concentrar todo el poder. Así, nombres propios como Rotschild, Rockefeller, Kissinger, Freud, Slim y Gates aparecen mencionados en el vídeo, amén de organizaciones y entidades tales como el Club Bilderberg, el Club de Roma, el Grupo PRISA, el Concilio de Relaciones Exteriores, la Comisión Trilateral, los Illuminati, la Masonería y el Vaticano.

Estos nombres, a pesar de no encontrarse en las principales noticias, ni la actualidad política, ni en los medios; controlan el mundo desde un segundo, tercer, cuarto y último plano, siempre tras todos esos dirigentes y jefes de gobierno elegidos por la masa en una creencia ilusoria de tener en sus manos el poder de elegir a sus representantes y guiar su propio destino en la Historia.

Ellos, llámense señores del Nuevo Orden Mundial o Dueños del Mundo, son los responsables en última instancia de todo cuanto ocurre en nuestro planeta: guerras, hambre, epidemias, tráfico de drogas y armas, corrupción política y, sobre todo, la manipulación del ciudadano occidental hasta el punto de anularlo intelectualmente por completo. ¿El objetivo? Más dinero, más control, más poder.

De esta manera, mientras medio mundo se encuentra sumido en la más absoluta miseria, el otro medio está completamente anulado, manipulado y abstraído gracias a la acción propagandística de los medios que Ellos mismos controlan. Bajo una irreal apariencia de progreso y libertad, se está tramando un plan por el cual estos nombres, la mayoría de ellos anónimos, toman cada vez más control y ejercen más poder sobre el 99’9999% restante de la Humanidad, a quien buscan esclavizar tanto física como intelectualmente. Y, sin duda, lo van poco a poco consiguiendo: una catastrófica crisis económica, una mortal epidemia o un terrorismo constantemente amenazador, son elementos que Ellos crean perfectamente de la nada para conseguir más dependencia de la masa respecto de ellos, de su sistema bancario-capitalista, de sus corporaciones y de sus ejércitos. El Miedo y la Inestabilidad constituyen la base de un sistema cuyo único objetivo es el ya mencionado.

Y sí, existe este selecto grupo, ¡¿cómo no?!, constituyente de la cúspide de una pirámide social sustentada por el resto de hombres que cada día nos levantamos a trabajar para que ellos puedan seguir aumentando su poder a costa de nuestra libertad y de la verdad.

Una vez que te das cuenta de quién mueve los hilos del mundo, y sabes de sus objetivos, comprendes que todos los hechos que te muestran los medios de comunicación masiva tienen la misma naturaleza y razón de ser (algo muy diferente a la que muestran), y esta es, concentrar cada vez más el poder del mundo en sus manos.

Sería muy ingenuo tachar de paranoia todo esto aquí expuesto. ¿No creen?

Objetivo Pentágono (Pentagon Strike)

Pruebas concluyentes de que lo que impactó contra el Pentágono en Washington el 11 de septiembre de 2001 no fue un avión comercial, sino un misil o un caza militar. Este vídeo recoge afirmaciones de testigos de lo ocurrido ese día, en las que afirman que “no había ningún resto de avión” o “sonaba como un misil”. Además, otros afirman que la mayoría de pruebas que podrían haber evidenciado que fue un Boeing lo que impactó (tales como grabaciones de vídeo de hoteles cercanos o imágenes de las carreteras del departamento de tráfico) fueron requisadas en el acto por el FBI y nunca se dieron a conocer, quedando ocultadas por completo.

Confiamos en las mentiras (In lies we trust) – Partes 1, 2 y 3 de 15.

Excelente documental donde el doctor Leonard Horowitz expone toda la conspiración de las industrias farmacéuticas y las diferentes corporaciones que utilizan la mentira y la difusión del miedo para sacar rentabilidad económica de las enfermedades de los ciudadanos de occidente. Enfermedades, además, creadas por esas propias corporaciones.

Leonard George Horowitz nació en 1962. Es doctor en Odontología, y posee postgraduados en su especialidad y en Salud Pública. Dejó su consulta de dentista para introducirse en la industria de la salud y publicar varios libros, folletos (ambos publicados por su propia editorial, Tetrahedron), DVDs, CDs y artículos en revistas de salud pública.

El título del documental surge de la modificación de uno de los lemas nacionales estadounidenses “In God we trust” (en español, “confiamos en Dios”), por “In lies we trust” (en español, “confiamos en las mentiras”).

Parte 1/15:

Parte 2/15:

Parte 3/15:

* Los siguientes fragmentos del documental se irán añadiendo en futuras entradas.