Los medios de desinformación

Presumimos de estar en la edad tecnológica, la edad de la información, donde somos capaces de acceder a cualquier tipo de dato a través de los más sofisticados aparatos, al alcance de cualquiera.

A lo largo del siglo XX, la industria de la información tuvo su auge y máxima expansión. El desarrollo de periódicos y posteriormente la creación de la radio y la televisión propició que la gente tuviera cada vez más necesidad de estar informada.

Hoy en día cualquier ser humano recibe semanalmente más información que la que cualquier otra persona hubiese recibido unos siglos antes durante toda su vida. Esto, sin duda alguna, supone una enorme ventaja respecto a esa época. Sin embargo, tiene su cara negativa.

El hecho de que toda la población mundial pueda informarse y nutrirse mediante unas pocas y globales fuentes de información hace que sea posible la manipulación directa y uniforme de todo ser humano.

Esto es utilizado directamente por los grandes poderes, empresas que utilizan los medios de comunicación (o el cuarto poder, como lo llaman de buena manera algunos), para crear en la población opiniones y manipular sus mentes.

La información que recibimos es escogida, tergiversada y nos es administrada de tal manera que es capaz (de hecho, ha sido) de crear opiniones absolutamente de la nada, y de manipular las mentes con el fin de controlar la voluntad popular y el mundo.

El control de los medios de comunicación lo ejercen los mismos que controlan los mercados bursátiles, los gobiernos más poderosos de la Tierra, quienes impulsan las guerras, las epidemias, el hambre… y todo con la finalidad de hacerse con el control absoluto del mundo.

Puedes poner las noticias cualquier día, y puedes estar seguro de la gran labor que están haciendo los medios. Desde luego, su intención no es la de informarte, la de hacerte ver las cosas más importantes que ocurren en el mundo. No. Ellos quieren hacerte ver como justa y necesaria la guerra que no lo es. Ellos quieren hacerte sentir pánico ante una enfermedad que ellos mismos han creado para venderte el antídoto. Ellos te muestran un terrorismo que te amenaza constantemente a pesar de haberlo creado ellos mismos. En resumen, ellos crean en ti un miedo que se traduce en una dependencia a la larga de sus vacunas, sus ejércitos y sus guerras.

La labor del terrorista es sacar un provecho de un miedo ajeno. Entonces, ¿quién es más terrorista? ¿quién te apunta con un rifle o quién le da un soporte a ese terrorista para que te apunte con un rifle?

El terrorismo es una labor conjunta entre esos grupos armados y los medios de comunicación. Ambos sacan provecho del medio que infunden, y ninguno es nada sin el otro.

De la misma manera, las industrias farmacéuticas sacarán provecho (como buenos terroristas que son), en colaboración con los omnipresentes medios de información, de que se propaguen enfermedades (normalmente, creadas por esas propias empresas) y conseguir venderte la vacuna para sacarte así los cuartos.

Igual que los desarrolladores de antivirus informáticos: sabe Dios que son las propias corporaciones distribuidoras de antivirus quienes crean los diferentes malwares para luego venderte su solución ante los mismos. La única diferencia es que en el caso de las farmacéuticas no se pone en peligro tu ordenador de 400 euros, sino tu propia vida (y no sé qué precio tendrá).

Volviendo a las guerras y a los rifles…

Los medios de comunicación te muestran a la hora de comer (estado de máxima vigilia) un país gobernado por un tirano genocida o por un grupo de terroristas que amenazan la integridad de nuestra “tan amada” democracia y de la “infinita libertad” que ella entraña. Se esmerarán y pondrán énfasis en la condena directa de las políticas de esos dictadores totalitarios y esos terroristas violadores de los derechos humanos.

Con eso conseguirán crear una imagen negativa de esos personajes (y si encima recrean un ataque contra un par de rascacielos situados en nuestro lado, ¡mejor!) para poder contar con el permiso popular de ir a la guerra contra esos malhechores.

¡Perfecto! Si van a derrocar a toda esa gentuza, y en su lugar instaurar un sistema tan “democrático y excelente” como el nuestro… ¿Quién que sea amante y defensor a ultranza de la libertad se opondrá?

Lo que los medios no muestran son los resultados en última instancia de estos conflictos creados de la nada. El invasor impondrá al inocente pueblo invadido una serie de dependencias que le negarán su propia soberanía y gestión. El invasor tendrá a su disposición los recursos naturales y humanos de ese país, ocupará militarmente su posición geopolítica, etc… En resumen, le colonizará. Pero bueno, en nombre de la democracia todo vale. ¿No es así?

Somos afortunados por vivir en un país democrático, donde todos somos libres de informarnos donde queramos (a pesar de ser todas las alternativas iguales) y de la misma manera, de elegir en las próximas elecciones entre dos candidatos cuya única diferencia radica en el color de sus corbatas.

¡VIVA LA DEMOCRACIA!

¡VIVA LA LIBERTAD!

¡VIVA LA DESINFORMACIÓN!

Anuncios

La democracia

“La democracia constituye necesariamente un despotismo, por cuanto establece un poder ejecutivo contrario a la voluntad general. Siendo posible que todos decidan contra uno cuya opinión pueda diferir, la voluntad de todos no es por tanto la de todos, lo cual es contradictorio y opuesto a la libertad.”

Immanuel Kant (1724-1804), filósofo alemán.

La censura en democracia

PEDRO SERRANO MARTÍNEZ. 01.11.2009

Vivir en un régimen democrático no significa tener garantizado el completo ycorrecto ejercicio de la libertad de expresión. En un sistema democrático, lamentablemente, también existe la censura, aunque ésta se ejerza de una forma más sutil y solapada que en los regímenes totalitarios. La censura, en un régimen democrático, suele llevarse a cabo, principalmente, informando de forma interesada y silenciando hechos y voces críticas que puedan estorbar, molestar o perjudicar los intereses económicos o políticos de entidades o personas.

Pero siendo condenable la censura en cualquiera de sus formas, la que me parece más peligrosa y aborrecible es la autocensura interesada, que viene a ser algo así como lo que, ahora, algunos denominan “ser políticamente correcto”. La autocensura interesada es la renuncia voluntaria a la denuncia y a la crítica,para entregarse servilmente a las órdenes y deseos de quien paga generosamentela obediencia y sumisión.

Es posible que, debido a una gran maraña de intereses que a todos nos afectan y envuelven, estemos creando una sociedad materialista, sin sentido crítico y conformista, a la que ya no le interesa la búsqueda de la verdad. Es posible que, por acción u omisión, estemos creando un mundo de personas sin dignidad, entregadas a la servidumbre voluntaria; que seguramente sea una de las formas más despreciables de esclavitud.

http://www.20minutos.es/carta/555052/0/censura/prensa/democracia/

Exigen el cese del nuevo secretario general del PPCV por “negar el holocausto judío”

EUROPA PRESS. 14.10.2009

Iniciativa del Poble Valencià ha exigido el “cese inmediato” del nuevo secretario general del PPCV, César Augusto Asencio, en sustitución del cesado Ricardo Costa, por sus “posicionamientos filo nazis y por negar públicamente el holocausto judío”, señalaron fuentes de esta formación en un comunicado.  

Según Inciativa, Asencio realizó en un artículo en un periódico una “declaración pública al inicio de la transición democrática en la que hacía afirmaciones que en algunos países europeos le llevarían directamente a la cárcel y que por desgracia en el Código Penal español no están recogidos”.

En el ‘Diario Información’ de Alicante, Asencio aseguraba que el Holocausto es el mayor fraude de la historia Así, aseguraron que en ese texto firmado por Asencio, publicado por el Diario Información de Alicante 1 de julio de 1979, se puede leer textualmente: “Mucho habría que hablar sobre los campos de concentración alemanes y sobre el mito de los seis millones de judíos exterminados”.

Y añade: “Un estudio detallado nos demuestra que todo esto es falso. Simplemente diré que todo eso se nos ha hecho creer a la mayoría gracias al apoyo de las finanzas y de la propaganda a escala mundial en manos de judíos como casi todo el mundo sabe que con series como las citadas anteriormente nos hacen creer el mayor fraude de la historia, apoyando sus tesis con innumerables fotos y documentos trucados”.  

Para la representante de Iniciativa y diputada autonómica del grupo Compromís Mireia Mollà esta declaración “es razón más que suficiente para que no pueda ser dirigente de un partido que reclama para sí la democracia, el respeto y la dignidad de todas las personas.”

Actitud intolerable

“Esta sola afirmación -recalca- es delictiva en Alemania y desde un punto de vista de los principios generales del derecho, atendiendo a la Carta de los Derechos Humanos y al sentido común es una actitud intolerable que debería ser penado”.  

Por ello, Iniciativa reclama al presidente regional del PPCV, Francisco Camps, “o quien corresponda que lo cese inmediatamente, porque Asencio es alguien que nunca debería haber sido representante en una institución democrática, entre otras razones porque nunca se ha retractado de tales afirmaciones”, observó Mollà.

Para la integrante de Iniciativa “la deriva antidemocrática del PP de la Comunitat valenciana hace que hayan elegido a un nuevo Secretario general cuya tradición está enraizada en ideologías no solo antidemocráticas sino genocidas”.

______________________________________________________

Denunciado y deshonrado… por expresar sus ideas. ¿Un crimen? En una supuesta democracia como en la que vivimos, al menos no debería. ¿Dónde quedan aquellas hermosas premisas de libertad de expresión y pensamiento consideradas pilares de una democracia? Nos hallamos ante una gran paradoja.

No es la primera vez que ocurre, ni será la última en este hipócrita mundo, que una persona es atacada y demonizada por parte de aquellos defensores de la “libertad de expresión”, por el hecho de haber dicho algo contrario a la mentalidad impuesta al vulgo. Y claro, como a la gran masa algún día se le introdujo en la cabeza una idea, si ahora viene alguien a rebatirla (o simplemente con la intención de investigar sobre su supuesta veracidad), no cabe duda que ese pobre desgraciado será cruelmente ultrajado por los grandes inquisidores del sistema hasta conseguir que el populacho asocie su nombre e imagen a la del mismísimo Satán, si bien dicha asociación mental no surtió efecto en el mismo acto de haber pronunciado sus “tan punibles” palabras.

Son muchos ya los que tienen ‘colgado el san benito’ de “enemigos de la democracia y la libertad de expesión” gracias a la imagen que ofrecen los medios de desinformación. David Irving, Mahmud Ahmadineyad, o ahora César Augusto Asencio son ejemplos de la influencia que tiene el sistema en la mentalidad popular, siendo vistos como unos “grandes males de la sociedad” o “una gran representación de peligro”, por el hecho de haber cuestionado el holocausto. Por haber pronunciado unas palabras desde su “libertad”.

¿Cómo se puede catalogar a esta mentalidad global de tomar algo como verdadero simplemente porque así es y no admite discusión? De dogmatismo, enemigo acérrimo de la democracia en su teoría, pero realmente sustentador de ella.

El holocausto judío en la Alemania nacionalsocialista, independientemente de que se hubiese producido o no, es utilizado hoy en día por el Sión como pretexto de invadir una tierra ajena y realizar, de igual manera que supuestamente a ellos se les hizo, el genocidio de un pueblo inocente.

Da la impresión de que la idea general de que ese holocausto tuvo lugar atiende a necesidades políticas y económicas más que a un intento de conocer la verdad histórica.

Desde este blog, no vamos a posicionarnos ni de un lado (los que afirman con rotundidad que el holocausto sucedió), ni de otro (de los que lo niegan). Lo único que se debería defender es una investigación veraz sobre dicho acontecimiento histórico, que se revise para llegar a unas conclusiones fundamentadas en la verdad y así poder escribir correctamente la Historia. Para ello, habría que abandonar todo tipo de postura intransigente y dogmática para limitarnos a ver, de una vez por todas, las cosas de manera ojetiva. Las verdades no se forman por convenio, sino por un razonamiento.

Porque una cosa sí que es cierta: la Historia la escriben los vencedores.

El observador

¿Te sientes libre? ¿Crees que que no haya nada que influya en tu vida, en tu toma de decisiones?
Existen infinidad de factores que controlan tu vida: políticos, los medios de comunicación…
La creencia en tu propia libertad es un invento del sistema, que modula de diferentes maneras tu autonomía para que actúes como la gran masa social a la que perteneces.
Todo el circo de la democracia funciona en base a tu ignorancia y pasividad.  Desde el control, pueden hacer que te sientas libre actuando como ellos quieren que actúes. Puedes elegir, entre votar a un partido A, o a un partido B, y pudiendo elegir te sientas libre, autónomo. Pero, resulta que A = B. Y esto es solo un pequeño ejemplo.

Si algún día te das cuenta de todo esto, y decides explicar con perseverancia a la gente el funcionamiento del complot contra el ser humano del sistema, te autocondenarás al ostracismo en el mejor de los casos. Porque también, puede ocurrirte como a nuestro amigo el observador, y ser encerrado en un manicomio por “estar loco”.

Igualdad… ¿natural?

Son muchas las críticas que ha recibido la teoría evolutiva de Darwin y los posteriores estudios y amplificaciones de la misma. Sin embargo, y tras grandes complicaciones en su aceptación, esta teoría ha sido corroborada por la comunidad científica y ha propulsado la instauración de un nuevo paradigma en el mundo de la ciencia. Tras 150 años de la publicación de ‘El Origen de las Especies’ (Charles Darwin, 1859), la mayoría de los expertos en este tema apoyan las ideas darwinianas, exceptuando a esos necios fijistas (o los del diseño inteligente también) que con argumentos dogmáticos y pseudo-científicos intentar refutar la ya mil veces demostrada teoría.

“Entre los individuos que forman una población existe una variabilidad. No hay tan siquiera dos individuos iguales”.

“Serán los seres mejor adaptados los que tengan más probabilidades de sobrevivir y reproducirse legando sus características más favorables a la descendencia”.

null

Son ejemplos de ideas que manifiesta la teoría de la selección natural.

Paradójicamente, esta concepción de la naturaleza es contradicha por los modelos políticos que imperan en nuestro planeta: las llamadas “democracias”.

Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión y opinión política”. Declaración universal de Derechos Humanos.

“España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político”. Artículo 1 de la constitución española.

“Sostenemos como evidentes por sí mismas dichas verdades: que todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables; que entre éstos están la Vida, la Libertad y la búsqueda de la Felicidad”. Declaración de independencia de los Estados Unidos de América.

Lamento discrepar con usted, señor Thomas Jefferson, y con todo el resto de redactores de estos principios, pero aquí lo único que queda evidenciado es la ineficacia de los sistemas políticos que ustedes divulgan, dado que se fundamentan en la igualdad humana. Su ‘democracia’ se encuentra en completa discordancia con la teoría de la selección natural de Charles Darwin. El liberalismo engendra una cantidad mayor de problemas de los que es capaz de solucionar. La implantación de estos modelos políticos lo único que ha hecho es originar una sociedad que actúa cada vez más en contra de la Madre Naturaleza. Todos los pilares sobre los que se asientan sus ideas son débiles en contraposición con el poder natural, al que el hombre debe ajustarse, en vez de tratar de habituar la fuerza de la naturaleza al ser humano, como ustedes pretenden.

Pero esto no es lo peor de todo. Lo peor es que ustedes, llámense liberales, demócratas o ‘progres’, se jactan de reconocer las ideas evolutivas de Darwin mientras actúan continuamente en contra de ellas avalando leyes que proclaman la igualdad humana como algo natural.

No, señores, no. No hay dos seres iguales. Está científicamente demostrado ahora mismo y es inútil seguir defendiéndolo. Lo intentaron, como muchos otros, pero su sistema ya no tiene cabida en nuestro mundo. Algún día, no dentro de mucho, todo lo que ustedes construyeron se resquebrajará y se derrumbará por su propio peso. Será entonces cuando, tal vez, sepamos reconocer nuestros errores y entenderemos la realidad como tal es. Porque si de verdad se persigue ese modelo político infalible, que perdure para siempre, hasta el fin de la Humanidad, deberá estar acorde a las leyes de la Naturaleza. Y la teoría de la selección natural es una ley de la Naturaleza.

Ya va siendo hora de que tomen conciencia de esto, y abandonen ustedes ese proceso de lo que Orwell llamaba ‘doblepensar’, y decidamos ayudar a favorecer la caída de este régimen contrario a la ley natural en favor de uno conforme a ella.

GBE