El ‘lobby’ judío cada vez más fuerte en Bruselas

Redacción: Tribuna de Europa – 23/08/2010

TdE/La influencia de Israel en Europa se ha multiplicado en los últimos años enormemente.

La influencia de Israel y sus lobbies (grupos de presión) ha crecido enormemente y están fuertemente afianzados en Bruselas –y en otras capitales europeas-. Su intención es incidir no sólo en la política de la UE hacia Oriente Próximo sino también en la de los distintos países europeos por separado, especialmente respecto al conflicto palestino-israelí e Irán, así como en términos económicos que les resulten más beneficiosos a nivel internacional.

American Jewish Committtee (AJC), fue la madre de la idea de crear un lobby judío en Bruselas. Una controvertida organización sionista integrada en el poderoso lobby judío de EEUU, que abrió oficina propia en Bruselas en 2004 con la misión específica de trasladar a la UE los mecanismos de presión de Washington.

Pero el AJC no es el único grupo de presión judío que ha abierto oficinas en Bruselas. En los últimos años lo han imitado el European Jewish Congress y B’nai B’rith. Además, se ha creado European Friends of Israel, una alianza formada por eurodiputados de casi todas las tendencias.

Desde su llegada a Bruselas, el AJC, que está considerado el brazo ejecutor de la política exterior de la comunidad judía americana, mantiene reuniones semanales con altos funcionarios de la UE, jefes de Estado o de Gobierno y ministros de los 27 que por razones de trabajo tienen que pasar por Bruselas.

Jeff Blankfort, judío estadounidense que ha denunciado la manera de trabajar del lobby judío en EEUU y en Europa, ya dijo en 2006 que la política europea estaba perdiendo autonomía ante Israel y que, de defender a los palestinos y combatir la ocupación, se estaba pasando a defender todos los postulados israelíes.

El AJC también fundó en 2004 el Transatlantic Institute (TAI), un think tank cuyo director, el italiano Emanuele Ottolenghi, que estudió en la Universidad Hebrea de Jerusalén, impulsa publicaciones agresivamente proisraelíes que están en línea con los postulados de los pensadores del movimiento neocon que arropó a George Bush.

El lobby judío europeo, como el norteamericano, no hace ascos a los apoyos que recibe de sectores liberales e incluso, aunque menos, de sectores de izquierda. En la gala inaugural del TAI, celebrada en Bruselas en febrero de 2004, intervinieron como oradores principales el entonces jefe de la política exterior europea, Javier Solana, y la ministra de Exteriores de España, Ana de Palacio.

El lobby se protege a sí mismo de cualquier crítica indicando que su objetivo primordial es combatir el antisemitismo. En este sentido, ha sugerido a los ministros de Educación europeos que creen un currículo unificado contra el antisemitismo y también ha tratado de que los 27 contraigan el compromiso de crear una política policial común con respecto al antisemitismo.

Luego hay “patriotas” que se posicionan al lado del sionismo, increíble, pero cierto por más que algunos se empeñen en negarlo.

Fuente: Tribuna de Europa.

__________________________________________________

Nota del blog: Como afirma este excelente artículo, la infiltración del Sionismo en las más altas instituciones occidentales provoca que éstas tiendan a alinearse con Israel cuando, en realidad, dicha nación no se corresponde en ningún aspecto con Europa. Sin embargo, este hecho forja una imagen de Europa hacia el mundo islámico errónea, generando un terrorismo que si bien por esto no debería existir, sirve a los intereses neoconservadores a la hora de tener una “excusa” que legitime sus intervenciones imperialistas.

Israel en sí es una nación insignificante. Es un terruño de 7 millones de habitantes (bien situado, sí) pero el poder que ejerce en la esfera geopolítica internacional es desproporcionado comparado con su verdadero ser. En realidad, este gran poder mana de la influencia sionista en los altos cargos estadounidenses y europeos. Al hablar de Israel, no se debe considerar sólo a Israel, sino a toda una red de influencia y presión de los lobbies sionistas en occidente (AIPAC, AJC, COP, etc.) que hacen poner al servicio del Sionismo a las naciones más poderosas del planeta. El artículo de Manuel Freytas, “El poder oculto: de donde nace la impunidad de Israel“, evidencia el control que tiene el Sionismo sobre todo Occidente, que va desde el control de multinacionales y medios de comunicación de masas hasta, como se ha dicho aquí, las más altas instituciones gubernamentales y militares de Europa y EE.UU.

Y, sin embargo, este poder queda para la gran mayoría oculto tras un telón espeso. La fuerza moralizadora que se impone a Occidente surge de un lugar invisible, bien disimulado. La mayoría de europeos creen que la información que se les vierte acerca del conflicto entre el pueblo palestino y el Sionismo brota de la imparcialidad de unos periodistas y redactores que para nada están al servicio de Sión. Así Israel tendrá el visto bueno norteamericano y europeo ante su genocidio particular. No obstante, esta percepción de aleja de la realidad, y esto es debido a que no se tiene constancia de ése poder oculto.

Si existe un verdadero peligro para nosotros, para nuestra libertad, un terrorismo global al que combatir: éste es el Sionismo. Todo lo demás no es más que una consecuencia derivada de su existencia, y los problemas solo se solucionan atacándolos de raíz.

¡Ya están aquí!

RODOLFO VARGAS RUBIO

Como se sabe, el pasado miércoles santo un grupo de “turistas” musulmanes procedentes de Austria intentaron rezar según sus creencias en el interior de la mezquita-catedral de Córdoba, provocando un altercado con las fuerzas de seguridad al desobedecer las indicaciones de éstas y ser, en consecuencia, expulsados del templo católico. Eran 118, aunque sólo un puñado de ellos se mostró violento. Parece ser que la acción estaba planificada de antemano, ya que fueron penetrando en la catedral por diversas entradas en una acción coordinada mediante walkie-talkies. Los implicados en el incidente alegaron, sin embargo, que todo fue una reacción espontánea al hallarse en un recinto “en el que se respira espiritualidad”. Pero es muy significativo que esto no haya ocurrido en la catedral de la Almudena, ni en la Sagrada Familia de Barcelona, sino en la catedral cordobesa, que efectivamente fue mezquita, de lo cual es innegable testimonio su estilo arquitectónico predominante. No es, pues, casual este hecho que comentamos y que pone de manifiesto una vez más la pretensión musulmana de que España (o Al-Andalus) pertenece de derecho al Islam. Puntualicemos de entrada que, si bien es verdad que la actual catedral de Córdoba fue mezquita, no es menos verdad que ésta había sido previamente una basílica cristiana visigoda dedicada al diácono español san Vicente y destruida en 786. Es decir que cuando, tras la conquista de la capital del antiguo califato por Fernando III el Santo en 1236, este rey convirtió la mezquita en catedral, no hizo con ello sino devolver el lugar al culto original para el que fue destinado. Si hubo una usurpación, ésa fue la que realizaron los invasores árabes. En la actualidad organizaciones musulmanas reclaman que se ceda un espacio de la catedral para el rezo coránico y se comparta así el templo que tantas reminiscencias tiene de su pasado islámico. El obispado ya ha respondido que tal uso compartido de la mezquita-catedral no contribuiría a la pacífica convivencia de cristianos y musulmanes, sino que sembraría confusión y favorecería el indiferentismo religioso. Y no le falta razón. Tal uso compartido ya se dio en el siglo VIII, cuando el moro Muza repartió en 714 el recinto basilical de san Vicente entre musulmanes y cristianos para que pudieran practicar su culto en la parte que les tocó. Se garantizó a los cristianos que serían tolerados mientras pagaran el tributo, pero fueron los seguidores de Mahoma los que en varias ocasiones no respetaron lo establecido y violaron el espacio sagrado de los cristianos, hasta que finalmente se les quitó, siendo demolida la basílica para construir la mezquita, íntegramente consagrada al culto islámico. También conviene observar que, como en otros capítulos de las relaciones interreligiosas y de la tan cacareada “alianza de civilizaciones” no se da la recíproca de las pretensiones de los musulmanes. Cualquiera les dice, por poner un ejemplo, que se erija un altar para decir misa en la Mezquita Azul de Estambul o en la que Hassan II hizo construir en Rabat. Que un grupo de cristianos se ponga a rezar el rosario en público en cualquier mezquita del mundo islámico y se verá cómo no se van tan de rositas como los “turistas” austro-coránicos. Pruébese a hacer manifestaciones o sentadas ante la Santa Sofía de Estambul para pedir que el gobierno turco restituya esa antigua basílica bizantina a los cristianos, a los que les fue arrebatada a sangre y fuego en 1453, al caer Constantinopla. La policía no tardaría en disolverlas con mucha más contundencia que en Córdoba. Esto pone el dedo en la llaga de la espinosa cuestión de la universalidad de ciertos principios. En el mundo occidental se reconoce plenamente la libertad religiosa, la cual ha adquirido la categoría de un principio inviolable. Pero resulta que los países musulmanes son confesionales, la mayoría de ellos con la prohibición del ejercicio público de cualquier otro culto.¿Por qué la confesionalidad está mal vista en Occidente y, sin embargo se tolera sin chistar que en el mundo islámico sea la norma? Otro punto preocupante es que los protagonistas del incidente de la catedral de Córdoba no han sido magrebíes o árabes recién llegados de sus tierras de origen. Por el contrario, se trata de jóvenes de la segunda y tercera generación de inmigrantes, que se supone que deberían haberse integrado a las sociedades de los países en europeos en los que han nacido y cuya nacionalidad ostentan. En el caso que nos ocupa se trataba de austríacos, pero éstos, lejos de asimilar los fundamentos de la convivencia sobre los que se asientan las sociedades occidentales, mantienen la mentalidad autóctona de sus mayores. Nadie les dice, por supuesto, que por el hecho de ser austriacos (o franceses o alemanes) tengan que abandonar la religión y las tradiciones en las que han sido criados, pero sí se tiene derecho a esperar de ellos que conformen sus actitudes al modo de ser y vivir nuestro, a nuestras reglas de sociabilidad. No puede permitirse que se perpetúen guetos étnico-religiosos que constituyen focos de desestabilización y de conflicto en nuestra gran comunidad occidental. Sin embargo, es lo que fatalmente ocurre cuando los hijos y nietos de los inmigrantes musulmanes parece que sólo han asimilado algunos aspectos materiales de la cultura occidental (forma de vestir, adelantos técnicos, etc.), pero guardan intacta la repulsión por sus aspectos más substanciales. Ciudades europeas importantes como París, Viena, Amsterdam y Berlín ya cuentan con cinturones de extrarradio en los que este fenómeno se muestra peligrosamente evidente. No deja de ser irónico que los invasores de la catedral de Córdoba hayan venido de Austria: un país históricamente definido, en contraste con el Islam, como baluarte del cristianismo. Sus señores naturales acabaron siendo los soberanos del Sacro Imperio heredero de la antigua Roma, custodios de la civilización occidental, defensores de la Cristiandad contra la Media Luna. La liberación de Viena en 1683, gracias a la intervención combinada del rey polaco Juan III Sobiesky y del príncipe Eugenio de Saboya, marcó un hito determinante no sólo para Austria, sino para toda Europa, ya que salvó a ésta de ser avasallada por los turcos otomanos y posibilitó la ventajosa paz de Carlowitz (1699), por la que éstos hubieron de renunciar a sus afanes expansionistas y reconocer su derrota definitiva, devolviendo Hungría, Transilvania, Croacia y Eslovenia a Europa. No se olvide tampoco que los Habsburgo eran los campeones del catolicismo e hicieron de Austria una nación cuya identidad se basaba en la fe de Roma. El problema es que cada vez hay más musulmanes nacidos en Europa y menos europeos. Aquéllos no abortan ni controlan la natalidad. Hoy entran en la mezquita de Córdoba porque la consideran suya; mañana pedirán que se retiren las cruces porque su visión les ofende; pasado mañana exigirán la retirada de los monumentos de los héroes de Mohács, Belgrado, Lepanto: Juan Hunyadi, Skanderbeg, Matías Corvino, Don Juan de Austria, enemigos irreconciliables del Islam; y acabarán acampando en el Vaticano para decirle al Papa que les construya un minarete en la Plaza de San Pedro en lugar del obelisco de Diocleciano. Desgraciadamente, ya cualquier cosa es posible. Por cierto y para terminar: la terminología híbrida “mezquita-catedral” de Córdoba se presta a equívocos, aunque es claro que aquí “mezquita” designa la forma y estilo arquitectónicos del edificio, mientras “catedral” expresa su carácter religioso como sede del obispo cordubense.

Extracto de: El Manifiesto

Nigel Farage vuelve a cargar contra el presidente Van Rompuy

¿Qué se cuece en Estrasburgo?

Parece ser que dentro de esa cloaca llamada Parlamento Europeo todavía existen algunas personalidades con capacidad para enfrentarse a este mal llamado Unión Europea y a sus pretensiones de crear una dictadura en el Viejo Continente por medio de la desinformación y las decisiones tomadas en secreto antidemocráticamente. Unos, si bien son sistemáticamente demonizados (caso de Nick Griffin) otros son silenciados de tal manera que se presentan como totalmente desconocidos a la inmensa mayoría de los ciudadanos europeos. Nigel Farage es uno de estos últimos, y no es la primera vez que se cita a dicho político en este blog. Este hombre resulta terriblemente molesto para el resto de sus compañeros eurodiputados, y no es más que por decir lo que nadie dice. Su labor y su campaña contra ese mal llamado Tratado de Lisboa queda totalmente silenciada y desatendida en la esfera mediática española, al menos. Será quizás porque sus críticas no corresponden a los intereses de los grandes poderes que controlan la información occidental.

Sin embargo y por fortuna siempre quedará Internet para que, quienes vemos en este modelo europeo el comienzo de una dictadura a nivel continental y el fin de la soberanía de las naciones europeas, podamos escuchar los discursos de este lúcido y marginado político, que ataca sin tapujos a las personalidades políticas que nos han sido impuestas antidemocráticamente, como es el caso del sospechosamente desconocido presidente de todos los europeos, Van Rompuy.

Hijos de Europa

Europa. Ese concepto geográfico. Es hora de devolverle lo que le pertenece: La esencia espiritual de un pueblo, sus valores, su historia y su ideal. Por una Europa opuesta a la mundialización, por una Europa europea, no cosmopolita. Por una Europa orgullosa de su historia, que no incline la cabeza cuando se recuerden sus gestas, sus hazañas, sus logros, por una Europa consciente de su lugar en el mundo.

Letra:
El invasor ha conquistado nuestra tierra.
Nuestro pueblo es controlado por el instructor.
Dirigidos y manipulados por degenerados medios de comunicación, controlados y explotados por el poder financiero, los hombres y las mujeres de mi sangre se han convertido en esclavos de la serpiente.
Cuando desespero pienso en nuestra gran historia, en todos sus bravos combatientes, quienes murieron por Occidente, a todos los orgulloso caballeros cruzados defensores de la Cristiandad, nuestros ancestros se sacrificaron por Europa y su libertad.
Pero hoy hemos de volver a sufrir por amor, amo a mi pueblo y a mi patria, por ello daría mi vida.
La hora ya esta aquí, un compromiso de guerra contra estos demonios, el enemigo pagará con sangre la invasión de nuestro continente.
El enemigo pagará con sangre la invasión de nuestro continente. La invasión de nuestro continente.
Pero hoy hemos de volver a sufrir por amor, amo a mi pueblo y a mi patria, por ello daría mi vida.
La hora ya esta aquí, un compromiso de guerra contra estos demonios, el enemigo pagará con sangre la invasión de nuestro continente.
El enemigo pagará con sangre la invasión de nuestro continente. La invasión de nuestro continente.
La invasión de nuestro continente.

Fuente: Youtube

Gadafi declara la guerra santa a Suiza

La Inquisición | 26 de febrero de 2010

Las relaciones entre Suiza y Libia han adquirido un carácter cada vez más turbio en los últimos años. El coronel Gadafi mantiene una disputa diplomática con Suiza desde que las autoridades helvéticas detuvieran en un hotel en Ginebra, en julio de 2008, a Hannibal Gaddafi, uno de los hijos del líder libio, acusado de golpear a sus empleados domésticos. Aunque Gaddafi jr. fue liberado poco después y se le retiraron los cargos, Libia cortó sus suministros de petróleo a Suiza y retiró miles de millones de dólares de cuentas de bancos suizos. Posteriormente arrestó a dos empresarios suizos que trabajaban en Libia.

Sin embargo, la situación ha llegado a su cenit con la reciente llamada del dictador libio a todos los islámicos a la guerra santa contra Suiza como respuesta a la negativa democrática que tuvo lugar en la República Helvética a la hora de construir minaretes en su territorio. Asimismo, ha instado a todos los países musulmanes a romper relaciones con Suiza.

Parece ser que al general Gadafi no le sienta bien ver cómo el Islam es rechazado en Europa, máxime teniendo en cuenta que Gadafi se jacta de reconocer la islamización europea y de fomentar las actividades terroristas dentro del Viejo Continente. A pesar de criticar a la organización de Al Qaeda por considerar a sus integrantes como “criminales y enfermos mentales”, Gadafi considera que es necesario atacar y “hacer la guerra santa” a “quien destruye mezquitas ante los ojos de Dios”.

A su vez, ha defendido que “la Guerra Santa contra Suiza es tan legítima como la lucha de los palestinos contra la ocupación israelí”. Sin embargo, la diferencia que parece no entender es que mientras los palestinos defienden su territorio de la invasión sionista, los suizos hacen lo propio ante la invasión islámica.

Se deduce, pues, que el discurso del dictador libio Gadafi carece de cualquier criterio objetivo y se basa en la defensa integrista y fundamentalista de un Islam cuyo objetivo es eliminar a todo aquel infiel que no siga sus doctrinas “únicas y verdaderas”.

Mientras tanto, el pueblo suizo ha hablado, y ha dicho que en su país no se quieren minaretes. Acertados o no a los ojos de Gadafi, los europeos han decidido defenderse ante esta amenaza fundamentalista y simplista que propugna el Islam como única y verdadera religión.

Cualquier llamada a la guerra contra Europa por no aceptar sus dogmas debe ser interpretada como merece, esto es, como una amenaza total hacia la integridad de los territorios y pueblos europeos; y por tanto ha de llevarse a cabo una respuesta firme y contundente por parte de Europa que elimine, de una vez por todas, a estos “iluminados” del poder combatiendo así el radicalismo islamista que legitiman estos homúnculos autoconvertidos en portavoces de Alá.

Especulando con la economía europea

Algunos de los mayores fondos de inversión de alto riesgo, los conocidos como “hedge funds”, han decidido apostar contra el euro mientras crecen las dudas sobre la solvencia de Grecia, informó hoy el diario Wall Street Journal.

Los responsables de las principales entidades de ese tipo, como SAC Capital Advisors o Soros Fund Management, de George Soros, se reunieron, según ese periódico, a principios de febrero en Nueva York para abordar una postura común en contra del euro y se mostraron confiados en que la divisa europea podría caer hasta conseguir la paridad con el dólar.

El diario detalla que en la reunión, celebrada en forma de una cena privada, los titanes de los “hedge funds” debatieron sobre inversiones relacionadas con la actual crisis europea y subrayaron cómo el euro ha perdido el 10% desde noviembre por las preocupaciones surgidas ante la situación económica de Grecia.

Algunos de los responsables de esos fondos, como el directivo de SAC Capital Aaron Cowen, aseguraron que, sea cual sea el desenlace de la crisis griega, ésta llevará con seguridad al euro a perder terreno ante el dólar, por lo que la tendencia a seguir sería una fuerte apuesta en contra de la moneda comunitaria.

“Esta es una oportunidad para ganar mucho dinero“, aseguró al Wall Street Journal Hans Hufschmid, un antiguo ejecutivo de Salomon Brothers y actual directivo del “hedge fund” GlobeOp Financial Services.

El diario neoyorquino, que recuerda cómo el euro se cambiaba a 1,51 dólares en diciembre y ahora se encuentra alrededor de 1,35 dólares, explica así que la apuesta común a favor de la depreciación del euro llevaría a los fondos de inversión de alto riesgo a conseguir grandes ganancias.

“Un euro llegando a cambiarse a un dólar podría representar una gran rentabilidad”, destaca el rotativo, que recuerda que es “imposible” averiguar cuál será el resultado de esta operación común, pero que asegura que “han añadido presión a la tendencia vendedora sobre el euro y así presión también a la Unión Europea para que solvente la crisis en Grecia”.

El Wall Street Journal recuerda cómo George Soros llevó a cabo una operación similar en 1992 en contra de la libra esterlina que supuso un beneficio de mil millones de dólares para los inversores cuando se hundió la moneda británica.

Los fondos de inversión de alto riesgo celebran reuniones similares con asiduidad para acordar posturas de las que se puedan beneficiar mutuamente y, según detalla el diario, en 2008 se llevó a cabo una en la que se apostó por ir en contra de los valores de Lehman Brothers, algo que aceleró su desplome poco después.

Extracto de: 20minutos

Polonia alojará los misiles Patriot y tropas estadounidenses

Después de meses de especulación, Polonia es finalmente elegida para alojar los misiles Patriot de EE.UU. y un contingente de tropas estadounidenses para abril.

“El Ministerio de Defensa espera que la primera etapa del estacionamiento de una batería Patriot y un equipo de 100-servicio para ponerse en marcha en el (norte), ciudad de Morag, en el cambio de abril”, agencia de noticias PAP el domingo.

Los Patriots son parte de una nueva decisión de EE.UU. de desplegar un sistema antimisiles en Europa central.

Bulgaria y Rumanía también están en conversaciones con la Casa Blanca sobre los elementos de alojamiento de su sistema de misiles en su suelo.

El nuevo acuerdo se creó después de que Washington desguace de un plan anterior que acordaba en 2008 desplegar radares y misiles interceptores en Polonia y la vecina República Checa.

El nuevo plan, como el acuerdo de la era Bush, ha sido criticado por Rusia, que lo considera como una amenaza a su seguridad nacional.

A cambio, Moscú ha advertido que reforzaría su base naval en la frontera con Polonia en su enclave de Kaliningrado Báltico.

También ha amenazado con desplegar el sistema de misiles tácticos Iskander en la región del Mar Negro.

El sistema de misiles Iskander está equipado con dos propulsores sólidos sola etapa 9M723K1 misiles guiados con “cuasi-balísticos” capacidad. Los misiles tienen un alcance de 400 kilómetros (250 millas) y se dice que puede llevar ojivas convencionales y nucleares.

Fuente: Press TV