La cara oculta de Facebook

El Manifiesto | 18 de marzo de 2010

140.000.000 usuarios en todo el mundo tiene Facebook. Y sigue en aumento cada día. Pero éste no es el problema. El problema —es lo que denuncia este vídeo— es, por ejemplo, una cláusula como ésta (una de esas cosas en letra pequeña que uno nunca lee …, pero firma siempre; si no, no entras): “Usted cede a Facebook la propiedad exclusiva y perpetua de todos los datos que le sean comunicados”.

“¡Qué horror —se dirá probablemente usted—. Ahora mismo me borro de Facebook. ¿Qué es, además, esta gilipollez de ir chismorreando entre todos como si esto fuera un inmenso (pero virtual) patio de vecinos? Por no hablar del uso fraudulento que pueden hacer de mis confidencialidades. Ya ha habido casos de problemas laborales por informaciones extraídas de Facebook.”

¿Se dice usted eso? ¿De verdad cree que cerrando su cuenta van a desaparecer todos sus datos? ¡Ay, lo sentimos, pero tenemos el deber de decirle que es usted un poquitín ingenuo! Sus datos van a permanecer en Facebook hasta el fin de los tiempos. O hasta que ellos quieran. Cancelar una cuenta no significa en absoluto recuperar la privacidad de sus datos. Todo se queda en la guarida del lobo.

Gran Hermano es mucho más poderoso y astuto de lo que se imaginaba Orwell.

Pasen y vean.

Extracto de: El Manifiesto