Evo Morales opina que la ONU necesita ser reformada

RT – 22/09/2011

El presidente de Bolivia, Evo Morales, en su discurso ante la Asamblea General de la ONU criticó severamente el sistema de funcionamiento actual de la organización. Opinó que el Consejo de Seguridad sirve a los intereses de países imperialistas y que para sus oponentes, en realidad, es el consejo de inseguridad.

Morales indicó que el Consejo de Seguridad inicia operaciones militares, como la de Libia, comentando: “¿Cómo puede haber una paz duradera con intervenciones militares?” El mandatario opinó que la verdadera razón de estas acciones es el deseo de apoderarse de los recursos naturales de otros países, especialmente de los que no son capitalistas ni imperialistas.

En lo que toca a esta cuestión, Morales compartió la experiencia de su país, indicando que la decisión de nacionalizar los recursos naturales aumentó en casi siete veces las reservas internacionales de Bolivia, de 1.700 millones de dólares a 11.700 millones.

Al concluir su intervención, el presidente reiteró sus palabras sobre la necesidad de reformar el sistema de trabajo de la ONU, para que ésta “sea la máxima instancia para la resolución en tema de paz, en tema de pobreza, en tema de dignidad y de soberanía de los pueblos del mundo”.

Fuentehttp://actualidad.rt.com/actualidad/internacional/issue_29982.html

Anuncios

La verdad sobre Libia

Ignoro si los datos que ofrece este vídeo son 100% verídicos, pero sin duda abren los ojos para quien solo se nutra de información vertida por nuestros medios de masas. Hay algo más que decir sobre Gadafi que “era un dictador y un opresor”, único argumento esgrimido por nuestras televisiones, cómplices de la banca internacional. Como todos los líderes demonizados en Occidente (Chávez, Castro, etc., y por no mencionar a Franco o Mussolini) llevó a cabo una política social profunda que muy lejos queda de las que nos ofrecen las socialdemocracias judaicas que tenemos en nuestros países.

Esto no significa que su política fuese la ideal. Se trataba de un personaje que incitaba a la violencia y al antieuropeísmo, hipócrita hasta la médula: llamó a la guerra santa contra el país que almacenaba su fortuna. Pero más infinita es la hipocresía demócrato-occidental que afirma haber expulsado a Gadafi para bien de Libia.

Ejércitos privados: el negocio de la guerra

La Inquisición – 17/09/2011

En un mundo que tiende al anarcocapitalismo, los estados soberanos pierden cada vez más autonomía, competencias y poder a favor de que éstos recaigan en los grandes capitales, que los adquieren a precios muy por debajo de su valor real. Las guerras ya no atienden a intereses nacionales ni populares, sino a intereses de mercado. La guerra, hoy en día, es un negocio perpetrado por las grandes multinacionales para sacar provecho del sufrimiento humano y de la miseria planificada. Desde empresas que reconstruyen lo destruido hasta otras que ofrecen nuevos productos a una población masacrada, todas disfrutan de un público bien necesitado al que explotar y/o vender artículos. Así, la guerra se ha convertido en un factor más necesario para la persistencia del capitalismo. Constituye una parte intrínseca de él y mientras éste no se destruya, las guerras seguirán surgiendo como si de un acontecimiento natural más de tratase.

Concretamente, nos vamos a centrar en un tipo de empresa de las muchas que se aprovechan de la desgracia humana para sacar provecho: las empresas de contratistas privados, o mercenarios. Se trata de empresas como cualquier otra, con sus oficinas y su sede fiscal, llegando incluso a cotizar en bolsa.

La participación de ejércitos privados en las guerras contemporáneas ha crecido exponencialmente. La implicación de compañías de mercenarios en la guerra de Irak evidencia esta denuncia. Son varias compañías de este tipo las que operan en suelo irakí -36- empleando a miles de mercenarios -25.000 en el año 2005-, la mayoría veteranos de guerra con una magnífica formación militar.

Logo de Blackwater

Estas empresas privadas sustituyen así a los ejércitos regulares de cada nación, lo que supone una serie de ventajas considerables de cara a la labor desinformativa que ejercen los massmedia sobre las guerras neocolonialistas. Una de esas ventajas es que su banda de acción es ilimitada al no estar regidos por las leyes internacionales que controlan a los ejércitos regulares, de tal manera que estos mercenarios pueden cometer cualquier tipo de exceso saliendo impunes. Otra de las ventajas es que el número de mercenarios que mueren en la guerra nunca se verá reflejado en las listas oficiales de fallecidos del gobierno ocupante, pues pertenecen a empresas privadas y no al ejército regular, así que su muerte puede ser tratada como un accidente laboral más, sin llegar a considerarse que han sido muertes en el marco de un conflicto bélico. De esta manera el gobierno que procedió a la invasión no sufrirá el desgaste de popularidad que se merece al desinformar sobre el número real de muertes. Además, un contratista privado cobra aproximadamente tres veces más que un soldado regular, lo que genera una tendencia por parte de los soldados a alistarse antes en este tipo de empresas que en el ejército nacional.

Con todo esto, muchas veces las autoridades locales de los países ocupados consideran a los mercenarios en un mismo estatus que los soldados regulares.

Hablando ahora de nombres propios, las empresas que se dedican a estas actividades, por poner algunos ejemplos, son: Executive Outcomes, Sandline Kroll Aegis, Triple Canopy, Control Risks, Armor Group y Blackwater. La mayoría son estadounidenses y británicas, siendo Londres la mayor sede de empresas militares privadas.

Ésta última, Blackwater, estadounidense, ha protagonizado varios acontecimientos reprobables, como una masacre que tuvo lugar en pleno centro de Falujah. El gobierno irakí incluso llegó a retirar la licencia a Blackwater para actuar en su territorio. Sin embargo, Blackwater USA cambió su nombre por el de “Xe” con el fin de limpiar su imagen tras estos hechos.

Estas empresas generan alrededor de 150.000 millones de dólares anualmente, lo que pone de manifiesto la rentabilidad de la guerra para este tipo de industria de la muerte y la destrucción. La mayoría de esos ingresos proceden de los gobiernos estadounidense y británico, además de los servicios secretos de estos dos países (CIA y MI6, respectivamente). Por su parte, empresas de extracción de petróleo y diamantes también solicitan sus servicios, aunque constituyen una menor fuente de ingresos comparado con lo que facturan por su presencia en Irak y Afganistán. Cabe decir que un 20 % del presupuesto para la reconstrucción de Afganistán está destinado a las empresas de seguridad privada.

La guerra es negocio y el capitalismo necesita de ella para persistir.

La OTAN ya tiene plan para Libia

La Inquisición – 16/09/2011

Los medios muestran victoriosos a los llamados rebeldes, dando la causa de Gadafi ya por perdida. Sin embargo apenas relacionan la actividad de éstos con la OTAN ni las pretensiones de las petroleras. Hasta el momento se ha presentado el levantamiento libio como espontáneo, aunque nunca se ha escondido el apoyo que han brindado principalmente Francia y el Reino Unido a los sublevados. Sin embargo, tonto será el que no esté convencido de que este circo ha sido orquestado desde fuera. Gadafi siempre había supuesto una molestia al intervencionismo económico exterior, pero sin embargo hacía sus concesiones. Ahora, en un contexto de revoluciones en los países árabes, las corporaciones interesadas en los recursos naturales de Libia han hecho a la OTAN y a la CIA entrar en acción para derrocar al dictador. Y lo han conseguido. Cameron y Sarkozy ya han viajado al país para envolverse en el griterío del populacho libio y coronarse como salvadores de la nación.

Para mantener el nuevo orden en la nueva Libia democrática, la OTAN afirma tener un plan que se ha ideado en Washington, Londres y París. Y éste no consiste precisamente en ceder el control militar de su propio país a las fuerzas armadas libias, sino más bien en apoderarse del espacio aéreo y las aguas territoriales con el pretexto de coordinar la gestión de la ayuda humanitaria que ha de prestarse a la devastada nación. Con esto además la OTAN obtendrá el libre acceso a enclaves portuarios y aeropuertos que pronto se convertirán en bases meramente militares. A pesar de que se ha afirmado no llevar tropas, sí se contempla la idea de entrenar a las nuevas fuerzas de Libia, lo que derivará en una estricta dependencia de éstas ante la OTAN. Para el caso, patatas. El responsable de esta tarea será, según Global Research, Abdel Hakim Belhadj, uno de tantos talibanes preparados por la CIA durante la Guerra Fría para frenar los pies al bolchevismo.

La cuestión es que ya está el terreno allanado para expoliar los recursos libios sin que el pueblo vea el más mínimo beneficio futuro. Las petroleras han ganado el control total de las reservas de crudo en ese país, la OTAN su excelente posición estratégica, e Israel se ha cargado un opositor más a su genocidio particular. Todos ganan, menos Libia. No creo que vayan a tardar mucho, los que ahora están empapándose de fervor y júbilo democrático, en echar de menos al singular Gadafi.

A Libia a por petróleo

Si bien ya dijo en su momento Horst Köhler qué pintaba Alemania en Afganistán -cosa por la que tuvo que dimitir como presidente de la República- hoy nos quedamos con el testimonio del congresista estadounidense Ed Markey sobre a qué se debe la guerra de Libia.

Otra ilegalidad de Blackwater

Redacción: Página/12 – 27/08/2010

La empresa Xe Services, antigua Blackwater, dio capacitación militar en Colombia entre abril y mayo de 2005, sin el debido permiso de Estados Unidos y violando los reglamentos sobre el tráfico y la exportación de armas, al menos en 200 ocasiones, de acuerdo con un documento filtrado ayer a la prensa. La antigua Blackwater llegó un acuerdo con el Departamento de Estado mediante el cual se comprometió a pagar una multa de 42 millones de dólares para evitar ir a juicio.

Ese acuerdo, publicado ayer en el diario oficial del gobierno (Federal Register), se centró principalmente en las operaciones de seguridad que la empresa realizó en Irak y Afganistán. Varios medos publicaron ayer el documento de 41 páginas del Departamento de Estado, fechado el pasado 13 de agosto que revela que una de esas violaciones tuvo que ver con la capacitación militar no autorizada que Blackwater dio en Colombia en 2005. Esa capacitación militar sin permiso, según el documento, violó el Reglamento sobre Tráfico Internacional de Armas (ITAR, en inglés). El documento señala que la antigua Blackwater dio “capacitación militar a extranjeros de Colombia” y a filipinos en su país antes de obtener “las autorizaciones requeridas” a través de las llamadas licencias “DSP-5” que otorga el Departamento de Estado.

Esos permisos o licencias detallan el tipo y lugar de capacitación que se realiza en el exterior con la venia de Estados Unidos, pero el Departamento de Estado no se enteró de la conexión de Blackwater con Colombia hasta octubre de 2008. “Los colombianos y filipinos recibieron capacitación y fueron desplegados como nacionales de terceros países en respaldo de un contrato con el Departamento de Estado”, indicó la empresa en el documento.

“Cada extranjero colombiano y filipino tuvo que recibir permiso con el nivel de riesgo moderado y fue aprobado por el Departamento de Estado antes de su despliegue, en cumplimiento con el contrato”, agregó la empresa. La empresa explicó que cuando sometió la solicitud para esos permisos, en 2005, “había un malentendido general entre el personal (de Blackwater) de que simplemente someter una solicitud para una licencia bastaba para comenzar la capacitación”, según el documento, que no identifica quiénes o qué grupos recibieron ese entrenamiento en Colombia.

Fuente: Página12.

Fidel Castro discute con Chávez el riesgo de una guerra nuclear

Redacción: RT – 26/08/2010

Últimamente Fidel Castro expresó varias veces su preocupación sobre una guerra nuclear que, de acuerdo con el líder cubano, se aproxima “aceleradamente”, y volvió a discutir el tema con el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, durante un encuentro en La Habana este miércoles.

En sus recientes artículos y discursos, Fidel Castro a menudo advirtió a la comunidad internacional sobre un “terrible” conflicto nuclear inminente. Según el comandante, esta “catástrofe” podría arrancar como un conflicto regional y luego llegar a escala mundial.

Castro arguyó que la guerra se desencadenaría tras el enfrentamiento de EE. UU. e Israel contra Irán, que es inevitable desde el momento en que se apliquen las sanciones aprobadas contra la República Islámica por eparte del Consejo de Seguridad de la ONU.

Durante la “emotiva y fraternal” reunión, Castro y Chávez analizaron la actualidad internacional, prestando especial atención a los “graves riesgos de una guerra nuclear que se cierne sobre la humanidad”.

Hugo Chávez destacó el papel de Fidel Castro para lograr a una compresión de estos riesgos. También mostró su satisfacción por el perfecto estado de la salud del comandante. Por su parte, Castro presentó a Chávez algunos capítulos de su nuevo libro ‘La contraofensiva estratégica’ que narra la lucha revolucionaria de los rebeldes cubanos en los años 1958-1959.

En la segunda parte de su visita a la isla, el presidente de Venezuela mantuvo negociaciones con Raúl Castro, con quién analizó el desarrollo de los “ejemplares vínculos bilaterales”.

Fuente: RT.