POR LA LIBERTAD EN INTERNET. NO A LA CENSURA.

La Inquisición, hoy 19 de marzo de 2010, se suma a la iniciativa de otros blogs que publican un manifiesto en contra de la “Ley de Economía Sostenible”, más popularmente conocida como “Ley Sinde”, que se aprobará hoy en el Consejo de Ministros que tiene lugar en Sevilla. En virtud de esta ley, quedarán cerradas varias páginas web en tan solo cuatro días, lo que supone uno de los mayores actos de censura que ha visto jamás este sistema mal llamado democrático. Por ello, desde este blog aportamos nuestro granito de arena para imposibilitar, en la medida en que podamos, que esta ley totalitaria salga adelante, y mostrar el descontento generalizado que existe ante este farisaico y dictatorial des-gobierno “socialista”.

Sin embargo, parece inevitable que la ley salga adelante. Pero es necesario crear conciencia sobre la actitud de esta clase política que cada vez nos suprime más y más nuestros derechos y libertades, bajo un manto hipócrita de justicia.Eneko/20minutos.es

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que:

  1. Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.
  2. La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.
  3. La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.
  4. La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.
  5. Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.
  6. Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.
  7. Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.
  8. Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red, en España ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.
  9. Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.
  10. En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.

Este manifiesto, elaborado de forma conjunta por varios autores, es de todos y de ninguno. Se ha publicado en multitud de sitios web. Si estás de acuerdo y quieres sumarte a él, difúndelo por Internet.

NO A LA CENSURA

Anuncios

Los medios de desinformación

Presumimos de estar en la edad tecnológica, la edad de la información, donde somos capaces de acceder a cualquier tipo de dato a través de los más sofisticados aparatos, al alcance de cualquiera.

A lo largo del siglo XX, la industria de la información tuvo su auge y máxima expansión. El desarrollo de periódicos y posteriormente la creación de la radio y la televisión propició que la gente tuviera cada vez más necesidad de estar informada.

Hoy en día cualquier ser humano recibe semanalmente más información que la que cualquier otra persona hubiese recibido unos siglos antes durante toda su vida. Esto, sin duda alguna, supone una enorme ventaja respecto a esa época. Sin embargo, tiene su cara negativa.

El hecho de que toda la población mundial pueda informarse y nutrirse mediante unas pocas y globales fuentes de información hace que sea posible la manipulación directa y uniforme de todo ser humano.

Esto es utilizado directamente por los grandes poderes, empresas que utilizan los medios de comunicación (o el cuarto poder, como lo llaman de buena manera algunos), para crear en la población opiniones y manipular sus mentes.

La información que recibimos es escogida, tergiversada y nos es administrada de tal manera que es capaz (de hecho, ha sido) de crear opiniones absolutamente de la nada, y de manipular las mentes con el fin de controlar la voluntad popular y el mundo.

El control de los medios de comunicación lo ejercen los mismos que controlan los mercados bursátiles, los gobiernos más poderosos de la Tierra, quienes impulsan las guerras, las epidemias, el hambre… y todo con la finalidad de hacerse con el control absoluto del mundo.

Puedes poner las noticias cualquier día, y puedes estar seguro de la gran labor que están haciendo los medios. Desde luego, su intención no es la de informarte, la de hacerte ver las cosas más importantes que ocurren en el mundo. No. Ellos quieren hacerte ver como justa y necesaria la guerra que no lo es. Ellos quieren hacerte sentir pánico ante una enfermedad que ellos mismos han creado para venderte el antídoto. Ellos te muestran un terrorismo que te amenaza constantemente a pesar de haberlo creado ellos mismos. En resumen, ellos crean en ti un miedo que se traduce en una dependencia a la larga de sus vacunas, sus ejércitos y sus guerras.

La labor del terrorista es sacar un provecho de un miedo ajeno. Entonces, ¿quién es más terrorista? ¿quién te apunta con un rifle o quién le da un soporte a ese terrorista para que te apunte con un rifle?

El terrorismo es una labor conjunta entre esos grupos armados y los medios de comunicación. Ambos sacan provecho del medio que infunden, y ninguno es nada sin el otro.

De la misma manera, las industrias farmacéuticas sacarán provecho (como buenos terroristas que son), en colaboración con los omnipresentes medios de información, de que se propaguen enfermedades (normalmente, creadas por esas propias empresas) y conseguir venderte la vacuna para sacarte así los cuartos.

Igual que los desarrolladores de antivirus informáticos: sabe Dios que son las propias corporaciones distribuidoras de antivirus quienes crean los diferentes malwares para luego venderte su solución ante los mismos. La única diferencia es que en el caso de las farmacéuticas no se pone en peligro tu ordenador de 400 euros, sino tu propia vida (y no sé qué precio tendrá).

Volviendo a las guerras y a los rifles…

Los medios de comunicación te muestran a la hora de comer (estado de máxima vigilia) un país gobernado por un tirano genocida o por un grupo de terroristas que amenazan la integridad de nuestra “tan amada” democracia y de la “infinita libertad” que ella entraña. Se esmerarán y pondrán énfasis en la condena directa de las políticas de esos dictadores totalitarios y esos terroristas violadores de los derechos humanos.

Con eso conseguirán crear una imagen negativa de esos personajes (y si encima recrean un ataque contra un par de rascacielos situados en nuestro lado, ¡mejor!) para poder contar con el permiso popular de ir a la guerra contra esos malhechores.

¡Perfecto! Si van a derrocar a toda esa gentuza, y en su lugar instaurar un sistema tan “democrático y excelente” como el nuestro… ¿Quién que sea amante y defensor a ultranza de la libertad se opondrá?

Lo que los medios no muestran son los resultados en última instancia de estos conflictos creados de la nada. El invasor impondrá al inocente pueblo invadido una serie de dependencias que le negarán su propia soberanía y gestión. El invasor tendrá a su disposición los recursos naturales y humanos de ese país, ocupará militarmente su posición geopolítica, etc… En resumen, le colonizará. Pero bueno, en nombre de la democracia todo vale. ¿No es así?

Somos afortunados por vivir en un país democrático, donde todos somos libres de informarnos donde queramos (a pesar de ser todas las alternativas iguales) y de la misma manera, de elegir en las próximas elecciones entre dos candidatos cuya única diferencia radica en el color de sus corbatas.

¡VIVA LA DEMOCRACIA!

¡VIVA LA LIBERTAD!

¡VIVA LA DESINFORMACIÓN!