Ahmadineyad califica los atentados del 11-S de gran montaje

La Inquisición | 6 de marzo de 2010

Mahmud Ahmadineyad ha calificado hoy sábado los supuestos ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York y Washington de “gran montaje“, defendiendo que esos hechos justificaron la invasión estadounidense de Afganistán. “El incidente del 11 de septiembre fue un gran montaje que se usó como pretexto para la campaña contra el terrorismo y como un preludio para llevar a cabo la invasión de Afganistán”, dijo. Los comentarios tuvieron lugar en una reunión con los funcionarios del Ministerio de Inteligencia. Las declaraciones se han dado justo en un momento de máxima tensión por la pretensión de Teherán de seguir llevando a cabo su programa nuclear, mientras EE.UU. se dedica a reclamar ante la ONU sanciones a Irán por no hacer más de lo que ellos llevan haciendo más de medio siglo.

Lo cierto es que Ahmadineyad no erra cuando atribuye la autoría de esos atentados a una inteligencia occidental. Una operación de bandera falsa como estos atentados se llevan a cabo para legitimar posteriormente unos actos que estarían fuera de lugar si no hubiese ocurrido dicha operación. Y lo que se vio después de aquello fue la invasión estadounidense de Afganistán, un país que por razones simples es bastante lucrativo y merece la pena controlar.

Todo encaja, y Occidente debería abrir los ojos para descubrir que toda esta cruzada contemporánea carece de sentido para la democracia, la libertad, y todo ello que se supone da base para poder llevar a cabo estas acciones. La verdad es que los únicos favorecidos por todo esto son el Sionismo y las grandes corporaciones que mueven los hilos de Washington. Ambos, cogidos de la mano, consiguen hacer ver a la masa social que un terrorismo les amenaza y que su cruzada tiene un sentido trascendental para el pueblo, pero lo que no muestran es que ese terrorismo ha sido creado y desarrollado por ellos cuando interesaba defenderse del avance de la influencia soviética y que ahora es la excusa perfecta para llegar a controlar el petróleo que allí abunda pero que cada vez escasea más por las Américas.

Por ello, el verdadero problema que se plantea para Occidente no deriva directamente de ese mundo cada vez más subyugado y dependiente del colonialismo yanqui y de las pretensiones sionistas. El verdadero problema lo constituye el Sistema, el mismo gran poder mediático, político y militar que simplifica y tergiversa los problemas para hacerlos ver a la masa de una manera acorde a sus intenciones para que aplaudan lo que en verdad está dañando a toda la Humanidad.

Europa y el Islam ¿una doble vía?

ESPAÑA (NOVOpress) | 22 de febrero de 2010

null

Desde que el Islam se consolidó como una nueva religión a mediados del siglo VII, Europa se ha visto amenazada durante toda la historia por el afán expansionista y englobador de los diferentes pueblos que, o bien a la fuerza o bien voluntariamente, aceptaron el Islam como doctrina.

A lo largo del tiempo, la amenaza de invasión islámica en Europa se ha dado en dos puntos clave: la zona de Anatolia-Balcanes y la Península Ibérica. Por lo que concierne a este artículo, sobran citar casos sobre el desarrollo de estos hechos que se dieron antiguamente cuando los pueblos europeos frenaron el avance musulmán a golpe de espada.

Actualmente, el problema entre el mundo europeo y el islámico ha adquirido una mayor complejidad. La amenaza que supone la cultura islámica para Europa no se debe a una cuestión simplemente militar o bélica , sino a que, como fruto de las políticas neoliberales y capitalistas que se han impuesto al mundo, los flujos migratorios de musulmanes a Europa no han hecho más que aumentar. Como otros muchos pueblos, gran cantidad de islámicos se han visto obligados a abandonar sus tierras y marchar a Occidente en busca de mayor fortuna. Y como es obvio, la convivencia entre diferentes culturas siempre ha entrañado conflictos sociales de muy diversa índole: derechos de una religión sobre otra, respeto de las costumbres, locales etc. El problema de coexistencia entre los valores europeos y los islámicos no es uno meramente religioso, sino que subyace en todo un conjunto de factores culturales y morales que hacen que el inmigrante musulmán no sea muy dado a la integración en la sociedad europea (integración -masiva- que por otro lado tampoco conviene a la pervivencia de la identidad europea, siendo el aspecto etnocultural un elemento importante de la misma). A pesar de que este asunto sobre la convivencia multicultural constituye un estudio de complicado análisis, no cabe aquí entrar a examinar todos los elementos de dicho problema, pues basta atender directamente a las consecuencias, en muchos casos nefastas, que se dan y se han dado históricamente en la convivencia entre europeos y musulmanes sobre territorio europeo.

Sea como sea, la cuestión es que la teoría de Eurabia se está cumpliendo, y todos los datos apuntan a que dentro de pocas décadas ya habrá un estado autoproclamado islámico en territorio europeo como fruto del aumento demográfico de los musulmanes (dejando de lado a Turquía, Albania o Kosovo).

Diferentes gobernantes, tanto dentro como fuera de Europa, están apoyando y favoreciendo la islamización del Viejo Continente. El mismo Gadafi apoya la teoría de Eurabia y afirma que el Islam está haciéndose con Europa paulatinamente teniendo lugar una invasión no violenta. Tiene razón. Y sin duda, esta faceta del Islam representa un peligro para Europa, como se ha dicho, hasta el punto de que si la demografía musulmana sigue aumentando en detrimento de la europea, inevitablemente la cultura y los valores europeos conocerán muy pronto su final.

Sin embargo, aparte de la problemática de la invasión del Islám en Europa (problema que deviene imperativamente necesario atajar), existe otra vertiente de los países musulmanes que puede suponer un aliado para Europa en tanto que son dos mundos -el islámico y el europeo- que se hallan subyugados por el poderío imperialista y culturalmente alienante de los Estados Unidos y, a la vez, amenazados por el Sionismo genocida que perpetra Israel. En efecto, nos guste o no países como Irán representan representan el máximo exponente de la lucha contra el imperialismo atlantista.

Desde Novopress siempre se ha apostado por una doble vía: la de la lucha radical contra la invasión islámica en Europa y por la alianza con los países musulmanes fuera del territorio europeo (y sólo con los no alineados) .

Tras finalizar la II Guerra Mundial, media Europa quedó bajo los hilos del Tío Sam tanto militar como culturalmente, y tras la caída de la URSS, la otra media. Los países europeos han ido adquiriendo cada vez más dependencia de Estados Unidos, ya haya sido a través de los Planes Marshall, la OTAN u otros tratados de “cooperación” como el que permite la implantación de un escudo antimisiles yanqui en suelo europeo. Todo ello, lo único que ha significado es la subordinación económica, militar y cultural de Europa al capital norteamericano, quizá con la excepción de Rusia y algunos otros estados.

Por su parte, el mundo islámico, si bien ya fue objeto de disputa durante la Guerra Fría entre las dos superpotencias, actualmente está siendo digerido por el ejército americano y sus multinacionales. ¿El objetivo teórico? Eliminar un peligro integrista que debería suponer una verdadera amenaza para todo Occidente. ¿El objetivo real? Hacerse con el control de los recursos naturales estratégicos de Oriente, como el petróleo iraquí, a la vez que se pretende aumentar el área de influencia geopolítica estadounidense para así mantener su hegemonía en todo el globo.

Cada vez más países musulmanes entran en la órbita judeonorteamericana y son convertidos en dependencias de Washington: Kuwait, Afganistán, Irak… y ahora el Yemen, que con la excusa de que pronto se convertirá en un centro de actividad de Al Qaeda, la CIA ha multiplicado exponencialmente allí su presencia y EE.UU. ha vendido arsenal militar a un gobierno que más debería centrarse en acabar con el hambre que sufre su pueblo.

Por todo ello, surgen organizaciones terroristas -que sirven de perfecta excusa para proceder a una invasión “preventiva” y que a menudo son meros títeres de la voluntan yanqui- y gobiernos que, simplemente por no doblegarse hacia las pretensiones imperialistas, son mostrados como el enemigo a batir y como un peligro para nuestra libertad, siendo Irán el ejemplo más representativo actualmente.

Así, mientras los medios de comunicación muestran que esos países disidentes con el Imperio Yanqui son gobiernos de terroristas fanáticos que amenazan nuestra “democracia”, nos muestran la cara islámica más “positiva” para nosotros, la que nos ofrece la convivencia con la cultura musulmana en nuestra tierra. Sin embargo, lo que los medios muestran es todo lo contrario a lo que le conviene a Europa, y es defender su identidad, cultura y sus valores frente al aumento de demografía musulmana (y extra-europea en general) mientras puede apoyarse en aquellos países (los no alineados) que, viéndose también en peligro por el imperialismo estadounidense y el sionismo, les plantan cara y se enfrentan a ellos.

Extracto de: Novopress

El aniversario de la Revolución Islámica y la exacerbación de los medios

Novopress | 11 de febrero de 2010

El día 11 de febrero de 2010 se celebró el XXXI aniversario de la Revolución Islámica en Irán y, como era de esperar, la noticia ha sido tratada por los medios de comunicación occidentales con una subjetividad y una actitud tan propagandística que roza lo obsceno. En una celebración que ha congregado a millones de iraníes los medios de (des)información solo han sabido destacar la represión que ha ejercido el régimen islámico hacia sus detractores, y han aprovechado la ocasión para ilegitimar el gobierno de Ahmadineyad y recordar al vasto rebaño occidental la “gran amenaza” que supone la República Islámica para “la paz” que nos concede nuestra “tan amada democracia”. Y todo de una manera tan carente de fundamento y pertinencia que induce a pensar si, de verdad, la información que nos es ofrecida no corresponde siempre a los intereses de quien controla el última instancia el cuarto poder: el Sionismo Internacional.

Para cualquier individuo que sepa ver más allá de la realidad que muestran tan burdamente los medios y que esté por encima de la doctrina de lo políticamente correcto, toda esta empresa mediática resultará, lo menos, hipócrita. La crítica ensalza la censura del gobierno iraní que impone a la difusión de imágenes de cómo las fuerzas de seguridad amedrentan a los opositores, a la vez que sostiene que en Irán solo salen al exterior vídeos donde los líderes iraníes se dirigen a grandes multitudes sin haber altercados, insinuando groseramente que el gobierno de Ahmadineyad se encarga se seleccionar qué se ve y qué no sobre su país en el mundo exterior.

Lejos de cuestionar la actitud censora de las autoridades iraníes (de la cual ni se duda ni se disculpa) y de valorar la legitimidad del régimen, resulta bastante farisaico y mezquino que esos medios de comunicación cuestionen la selección de información que muestra un gran poder de cara a la masa popular, máxime cuando son esos propios medios los responsables del aborregamiento y de la imposición ideológica que se da en Occidente, todo fruto de la tergiversación informativa realizada por ellos. En su propia tarea queda evidenciada la objetividad y la imparcialidad de esos medios cuya tarea consiste en adoctrinar a su audiencia con el fin de que sea socialmente aceptada la causa sionista y crear una visión nociva y amenazadora de un mundo islámico que, al igual que Europa, es una víctima más de Israel y su pretensión de aniquilar a la nación más firme en la oposición a su labor genocida, esto es, Irán.

Bien vendría que fuese aquí aplicado el refrán dicho por Sancho a Don Quijote: “Le dijo la sartén a la caldera: ¡Quítate allá ojinegra!”.

http://es.novopress.info/5134/el-aniversario-de-la-revolucion-islamica-y-la-exacerbacion-de-los-medios/

El gobierno de Zapatero vende material militar a Irán por valor de 17 millones de euros

Minuto Digital | 10 de febrero de 2010

España vendió a Irán durante el primer semestre de 2009 material militar por valor de 17,3 millones de euros, lo que supone el 38,4 por ciento del total de “productos y tecnología de doble uso” que vende en todo el mundo.

Así lo refleja el informe del Gobierno de “Estadísticas españolas de exportación de material de defensa, otro material y de productos y tecnologías de doble uso, correspondientes al primer semestre de 2009″, al que ha tenido acceso Servimedia, que ha sido remitido a la Cámara Baja.

En el informe, realizado por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, se detalla que España vende a Irán 17,3 millones de euros (38,4 por ciento del total) de los “productos y tecnología de doble uso” que fabrica.

Irán fue el principal destino de esas ventas, seguido de Libia, país que con 8 millones, 17,7 por ciento del total, se reparten la mayoría de las exportaciones realizadas.

El total de las exportaciones en este campo asciende a 45,1 millones, lo que supone una disminución del 26,2 por ciento respecto al primer semestre de 2008, que fue de 61,1 millones.

En 2008, Teherán pagó 36,4 millones de euros, el 61,1 millones de euros, lo que supuso en su momento un incremento del 247,1% respecto al mismo semestre de 2007.

El propio Ministerio de Industria reconoce que “puede sorprender” este dato debido a la “creciente preocupación” suscitada por este país por “el posible desarrollo de programas de armas de destrucción masiva”.

Advierte que este material, que puede englobar desde equipos nucleares hasta sustancias químicas y componentes electrónicos, ha sido analizado “caso por caso” para no ser derivado a programas de proliferación de armamento nuclear.

Así, Industria garantiza que las operaciones comerciales fueron analizadas “caso por caso” y que ante la “aplicación minuciosa del control” con la llamada cláusula ‘catch-all’ se aprobaron “exclusivamente las que no implicaban riesgo alguno de desvío o utilización en programas de proliferación”. De hecho, denegaron 3 licencias porque podrían ser susceptibles de acabar en los programas de proliferación.

En concreto, dice, los 17,3 millones de euros exportados se materializaron en válvulas de acero para la industria petrolífera y del gas, tubos de acero para plantas de fabricación de acero, fabricación de aires acondicionados, procesos de obtención de etileno, industria petrolífera y del gas, y herramientas, repuestos y refrigerantes para las líneas de mecanizado de piezas en la industria de automoción.

Fuente: http://www.minutodigital.com/noticias/2010/02/10/el-gobierno-de-zapatero-vende-a-iran-17-millones-en-material-militar/

Irán comienza a producir combustible nuclear

AGENCIAS. 07.02.2010 – 10.29 h

El presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, ha dejado abierta una “puerta a la interacción” con la comunidad internacional tras anunciar el comienzo del proceso de enriquecimiento a nivel nacional de combustible nuclear para el reactor de Teherán, una decisión que podría suponer un golpe casi irremediable a las negociaciones con la comunidad internacional para enriquecer su uranio en el extranjero.

Este combustible nuclear era el que las potencias internacionales deseaban proporcionar a Irán a cambio de que las autoridades de Teherán les dieran su uranio de bajo enriquecimiento a un 3,5%, del que se sospecha que podría ser empleado en la fabricación de un arma de destrucción masiva.

Este uranio volvería a Irán después con un enriquecimiento del 20% para que el país pudiera utilizarlo en sus reactores y convertirlo en isótopos médicos con uso civil, despejando dudas sobre las intenciones pacíficas de su programa nuclear.

“He pedido al doctor (Alí Akbar) Salehi que se empiece a trabajar en la producción de combustible al 20% a través del uso de las centrifugadoras”, anunció Ahmadineyad en relación al director del organismo nuclear iraní.

“Decepcionante” para EE UU

“Le habíamos dicho a Occidente que viniera e hiciera el intercambio, pero sabiendo que podíamos enriquecer nosotros mismos el combustible al 20%”, aseguró el presidente en un discurso televisado. “Les dimos de dos a tres meses de plazo. Y ellos comenzaron un nuevo juego. Por eso le pedí al doctor Salehi que comenzara a trabajar en la producción del combustible”.

“Las puertas a la interacción todavía están abiertas”, añadió Ahmadineyad, quien especuló con la posibilidad de emplear tecnología láser para enriquecer el uranio, pero no dio mas detalles.

Con estas declaraciones, se aleja la posibilidad de un acuerdo en este sentido a pesar de que esta semana el Gobierno iraní se había pronunciado positivamente a su favor. Sin embargo, el sábado el propio secretario de Defensa de EE UU, Robert Gates, tachó de “decepcionante” la respuesta final dada por Irán respecto a esta negociación, marcada por los desacuerdos entre las partes negociadoras en cuanto a las cantidades de uranio a entregar y recibir.

Fuente: http://www.20minutos.es/noticia/623646/0/iran/energia/nuclear/

Mensaje de Ahmadineyad a los cristianos

El presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, critica la hipocresía de los dirigentes occidentales que perpetúan las guerras y justifican el Sionismo más brutal en nombre de Dios apelando a la obra de Jesucristo.

Guerra, paz y el Nobel de Obama

Son con los hechos y acciones -no con palabras y discursos-, que la verdadera esencia de un hombre político, en este caso de Barack Obama, queda plasmada.

Y es esto lo que está sorprendiendo a más de un intelectual o analista político. La mayoría de las promesas formuladas durante su campaña electoral: cierre de Guantánamo -centro de tortura en Cuba-, la retirada militar en Irak después de la invasión del país por el petróleo u otras no son respetadas. El reconocido pensador Noam Chomsky comenta esta situación:

<<Las esperanzas y perspectivas para la paz no estaban bien fundadas ni de lejos. La tarea consiste en afinarlas. Presumiblemente fuera ése el intento de la comisión del Premio Nobel de la Paz al elegir al presidente Barack Obama. El premio «parecía una suerte de plegaria e impulso de la comisión del Nobel a un liderazgo estadounidense más consensuado», tal y como escribieron Steven Erlanger y Cerril Gay Stolberg en The New York Times.

La naturaleza de la transición Bush-Obama radica directamente en la probabilidad de que las plegarias y los ánimos puedan implicar algún progreso.

Las preocupaciones de la comisión del Nobel eran válidas. Escogían la retórica de Obama en punto a la reducción del armamento nuclear.
Precisamente ahora las pretensiones nucleares de Irán dominan los titulares. Las advertencias son que Irán puede estar ocultando algo a la Agencia Internacional de la Energía Atómica (IAEA) y violando la Resolución 1887 del Consejo de Seguridad de la ONU, aprobada el mes pasado y jaleada como una victoria de los esfuerzos de Obama por contener a Irán.

Significativamente, el debate sigue sobre si la reciente decisión de Obama de reconfigurar los sistemas de defensa de misiles en Europa es una capitulación ante los rusos o un pragmático paso adelante en la defensa de Occidente ante un ataque nuclear iraní.

El silencio es a menudo más elocuente que el más atronador de los clamores, de modo que atendamos a aquello que permanece implícito.

En pleno furor sobre la doblez iraní, la IAEA aprobó una resolución en que exhortaba a Israel a suscribir el Tratado de no proliferación nuclear (NPT) y abrir sus instalaciones nucleares a su inspección [1].
Los Estados Unidos y Europa intentaron bloquear la resolución, pero ésta salió adelante de todos modos.
Los medios de comunicación obviaron en la práctica el acontecimiento.

Los Estados Unidos aseguraron a Israel su apoyo al rechazo de la resolución, reiterando un acuerdo secreto que ha permitido a Israel mantener su arsenal nuclear a resguardo de las inspecciones internacionales, según funcionarios habituados a esos arreglos [2].
De nuevo los medios de comunicación permanecieron en silencio.

Los funcionarios indios saludaron la Resolución 1887 de la ONU con el anuncio de que la India «puede construir ahora armas nucleares del mismo poder destructivo que los arsenales con mayor poder nuclear del mundo», según informó Financial Times.
Tanto la India como Pakistán están aumentando sus programas de armamento nuclear. Han estado por dos veces cerca de la guerra nuclear, y los problemas que a punto han estado de encender la catástrofe permanecen vivos en gran medida.

Obama saludó la Resolución 1887 de modo distinto. El día antes de que se le concediera el premio Nobel por su compromiso con el estímulo de la paz, el Pentágono anunciaba que estaba acelerando la distribución de las más letales armas no nucleares en su arsenal: 13 toneladas de bombas para bombarderos sigilosos B-2 y B-52, diseñadas para destruir búnkeres ocultos en profundidades y protegidos por 10.000 libras de hormigón.

No es ningún secreto que esos cazadores de búnkeres podrían emplearse contra Irán. Los planes por tales «destructores de artillería masiva» empezaron en los años de Bush, pero languidecieron hasta que Obama hizo un llamamiento a desarrollarlos más rápidamente cuando llegó al poder.

Unánimemente aprobada, la Resolución 1887 exhorta a poner fin a las amenazas de fuerza y a la firma por todos los países del NPT, como hiciera Irán hace años.

Quienes no lo han firmado son la India, Israel y Pakistán y todos ellos han desarrollado armas nucleares con la ayuda de los EEUU, violando el NPT.

A diferencia de los Estados Unidos, Israel y la India (que ocupa brutalmente Cachemira), Irán no ha invadido a ningún otro país desde hace centenares de años.
La amenaza de Irán es minúscula.
Si tuviera armas nucleares y sistemas de transporte para utilizarlos, el país sería desintegrado. El analista estratégico Leonard Weiss apunta que creer que Irán vaya a utilizar armamento nuclear para atacar a Israel o a cualquier otro «es tanto como asumir que los líderes iraníes están locos» y que están deseando ser reducidos a «polvo radioactivo», y añade que los submarinos portamisiles de Israel son «prácticamente impermeables a los ataques militares preventivos», por no hablar del inmenso arsenal estadounidense.

En sus maniobras navales de julio, Israel envió sus submarinos Dolphin, capaces de transportar misiles nucleares al mar rojo a través del Canal de Suez, a veces acompañados de buques de guerra, a una posición desde donde podrían atacar a Irán [3], ya que tienen el «derecho de soberanía» para hacerlo, según el vicepresidente de los EEUU, Joe Biden.

No es la primera vez que se cubre con un velo de silencio lo que aparecería en titulares de portada en sociedades que valoraran su libertad y se preocuparan por el destino del mundo.
El régimen iraní es duro y represivo y persona humana alguna quiere que Irán o cualquier otro disponga de armamento nuclear.
Pero un mínimo de honestidad no haría daño al tratar estos problemas.

Al Premio Nobel de la Paz, huelga decirlo, no le interesa sólo la reducción de la amenaza de una guerra nuclear terminal, sino más bien la guerra en general y la preparación para ésta. En lo tocante a esto, la selección de Obama produce sorpresa, no menor en Irán, rodeado de ejércitos de ocupación estadounidenses.

En las fronteras de Afganistán y Pakistán, Obama ha intensificado la guerra de Bush y es probable que prosiga ese camino, quizás con dureza.

Obama ha dejado claro que los Estados Unidos proyectan a largo plazo un despliegue mayor en la región. Lo indica suficientemente esa enorme ciudad dentro de la ciudad llamada la embajada de Bagdad, distinta de cualquier otra embajada del mundo.
Obama ha anunciado la construcción de macroembajadas en Islamabad y Kabul y consulados enormes en Peshawar y en todas partes.

Informes independientes sobre presupuestos y controles de seguridad para el ejecutivo sostienen que la demanda de la «administración de 538.000 millones de dólares para el Departamento de Defensa en el año fiscal 2010 y su acreditada intención de mantener un nivel alto de financiación en los próximos años colocan al presidente en el camino de gastar más en defensa, en dólares reales, que cualquier otro presidente en un solo mandato desde la Segunda Guerra Mundial».
«Y no se contabilizan los 130.000 millones adicionales que la administración ha solicitado para financiar las guerras de Iraq y Afganistán durante el próximo año, lo que supondrá un gasto militar previsto para los próximos años aun mayor».>>