El contrato (le contrat)

El régimen establecido se enriquece y se mantiene en pie gracias a la actitud pasiva que tenemos cada día, desde que nos levantamos hasta que nos vamos a dormir, ante todas las injusticias y atrocidades que se cometen contra la naturaleza y contra el ser humano.

Al tener mantener esta indiferencia, estamos firmando inconscientemente un contrato que favorece al mal que asola el mundo: opresión de pueblos, desaparición de culturas, guerras inhumanas, contaminación y destrucción del medio ambiente…

¿Seguirás aceptando?