Plan Andinia

Los planes propuestos por Theodore Herzl de crear un estado hebreo en su obra, El Estado Judío, se pusieron en marcha tras finalizar la 2ª Guerra Mundial. Su territorio: la tierra prometida. Y como ya sabemos, la creación artificial del estado de Israel se ha dado, llevándose por delante al inocente pueblo palestino, en un conflicto y un genocidio que se extiende hasta nuestros días.

Sin embargo, el padre del sionismo también mencionó otra “alternativa” e implantar dicha nación en lo que es hoy la Patagonia argentina y chilena. Walter Beveraggi Allende advirtió de dicha conspiración sionista, y los hechos que tienen lugar hoy en día parecen apoyar su tan malsonante y descabellada teoría. El Plan Andinia, como fue llamado, está llevándose a cabo gracias a la colaboración del propio gobierno argentino con las autoridades israelíes. No es de extrañar que lo que antes fue una próspera y rica nación, acabara siendo hoy en día un país inmerso en la miseria, la corrupción y el hambre. Lógico, pues un país débil e inestable representa para las naciones más poderosas una gran oportunidad de ampliar su influencia militar y política fuera de sus fronteras. Así, gracias a la inestabilidad del país andino, el sionismo puede aprovechar la situación arrebatando a su corrupto gobierno la propia soberanía nacional para establecer en la Patagonia una gran colonia militar israelí.