Aburrido del Circo

La Inquisición – 28 de enero de 2010

Es imposible expresar la consternación que puede sentirse contemplando la situación que atraviesa España. La situación solo puede describirse como surrealista:

Por una parte, está el gobierno catalán y su nueva normativa de ampliar las sanciones a comercios cuyos rótulos y carteles no figuren en su idioma autonómico. Mientras la tasa de paro aumenta progresivamente en dicha región, su gobierno anda más preocupado imponiendo la ley absurda que condena inquisitorialmente el uso libre y constitucionalmente contemplado del castellano como idioma. Evidentemente, multar a pequeños comercios con hasta 10.000 euros resulta muy útil a la hora de arruinar empresas y por tanto eliminar los tantos puestos de trabajo que sobran en este país. El catalanismo más chabacano ya no conoce los límites del absurdo y seguirá con su rudícula carrera hasta poder contemplar así el objetivo que tanto ansía. Así, en pocos años podremos contemplar una Cataluña con límites bien definidos en el mapa en cuyo territorio sólo sea legal hablar un único idioma. Mejor Cataluña será la que esté compuesta por varias etnias alóctonas llevando barretina y estando geográficamente aislada que una integrada en el resto de España junto a los otros pueblos ibéricos como por historia, cultura y sangre corresponde.

Por otra parte, está la posible ampliación de la edad de jubilación hasta los 70 años. Al parecer, se presenta como algo necesario para paliar los nefastos efectos demográficos que sufrirá España dentro de 40 años, en donde por cada trabajador activo habrá 9 habitantes dependientes. Efectivamente, la hipotética situación sería insostenible, mas creo que nuestro obrero y progresista gobierno podría encontrar otras alternativas que no sea la de prolongar la edad de jubilación que prometió en periodo electoral acortar. En su lugar, se podría llevar a cabo una campaña para fomentar la natalidad entre esos españoles que actualmente no pueden afrontar por evidentes motivos económicos, además de sufragar toda su manutención y educación con el dinero público que se lleva la banca. ¡Caray! Seguro que invirtiendo todo ese dinero en esta empresa, la población ibérica nada tendría que envidiar a la china en 40 años en cuanto a número de individuos se refiere… Pero no, resulta más progre asesinar a todo cigoto que suponga una renta futura para nuestro país y prolongar la edad laboral hasta la séptima década de vida que fomentar el nacimiento de nuevas generaciones que puedan seguir sosteniendo España en el futuro. Y aun así, algún que otro necio sigue calificando esto de SOCIALISMO.

En materia judicial, no hay que olvidar todo el circo que se está montando en torno al juicio de uno de los mayores criminales que ha dado suelo español. Parece de risa todo cuanto ocurre: preguntas no contestadas, reafirmación de la violencia, videos intraducibles y carcajadas por parte de los “acusados”. Mientras tanto sus partidarios en la puerta jadeando a favor de la liberación vasca del gran yugo españolista. ¿Aún alguien sigue creyendo en la validez de esta justicia? Toda la parafernalia que se concentra en torno a estos eventos pro-democracia no son más que un circo para contentar y satisfacer a todas las ovejitas sentadas en el sofá, que se sentirán más seguras gracias a la labor que realiza el tercer poder. Sin embargo, a la vista está que lo último que buscan es justicia. Los juicios se repiten y repiten, las condenas a los criminales rara vez sobrepasan los tres años, las ayudas económicas del gobierno a estas alimañas están garantizadas… El hecho de que un criminal afirme actuar bajo los hilos de ETA le reportará unos beneficios tales que probablemente le sea más rentable hacer reventar una furgoneta tras un cuartel que levantarse a trabajar cada día. Todo queda evidenciado, pues mientras un asesino de 25 almas deambula felizmente por nuestras calles un librero ocupa su lugar correspondiente en la cárcel. ¡Quién diría que el sistema tiene interés en sustentar a un gran enemigo público para de vez en cuando darle un estacazo y hacerse así con el beneplácito del populacho que observa cómo la democracia salvadora le ampara una y otra vez!

Luego están las declaraciones de nuestro presidente. Coincidiendo con la presidencia de la Unión, Zapatero ha aprovechado para soltar un discurso acorde con la situación de los que a nosotros ya nos tiene acostumbrados, de esos de decirlo todo pero no decir nada. Es más de lo mismo, pero, al menos para mí, la actitud del presidente está rozando ya lo grosero y vulgar, máxime ahora que es escuchado por Europa entera. Bien es sabido que la labor del político consiste en mentir, pero atendiendo a las declaraciones de ZP se puede deducir que o bien sufre de un severo retraso mental, o bien él cree que es el resto de España quien lo sufre. Francamente, no puede ni él mismo creer ya en lo que dice. Ni puede creer que los demás crean. Nos está insultando. Son palabras carentes de fondo y sentido. No se pueden ignorar los hechos ni las estadísticas: España está en la más absoluta ruina. Afirmar lo contrario es una necedad, y considero que el hecho de repetir y repetir que España está en buena situación económica es, como he dicho, algo ya grosero e insultante. Ésta actitud ha llegado a un punto límite.

Y así nos va, con los grandes especuladores controlando el país, con un gabierno pasivo que solo encuentra soluciones en el recorte de derechos y libertades, con discursos insustanciales que alimentan a la masa y demás circos mediáticos. En definitiva, nos encontramos en la más absoluta decandencia tanto como personas como nación.

En fin, supongo que dichos menesteres no se pueden equiparar al gran dilema en el que se halla sumida toda España: ¿son justos los dos partidos de suspensión a Cristiano Ronaldo?

Ya tenemos algo con lo que ocupar nuestras aborregadas mentes mientras todo se sigue hundiendo…

Igualdad… ¿natural?

Son muchas las críticas que ha recibido la teoría evolutiva de Darwin y los posteriores estudios y amplificaciones de la misma. Sin embargo, y tras grandes complicaciones en su aceptación, esta teoría ha sido corroborada por la comunidad científica y ha propulsado la instauración de un nuevo paradigma en el mundo de la ciencia. Tras 150 años de la publicación de ‘El Origen de las Especies’ (Charles Darwin, 1859), la mayoría de los expertos en este tema apoyan las ideas darwinianas, exceptuando a esos necios fijistas (o los del diseño inteligente también) que con argumentos dogmáticos y pseudo-científicos intentar refutar la ya mil veces demostrada teoría.

“Entre los individuos que forman una población existe una variabilidad. No hay tan siquiera dos individuos iguales”.

“Serán los seres mejor adaptados los que tengan más probabilidades de sobrevivir y reproducirse legando sus características más favorables a la descendencia”.

null

Son ejemplos de ideas que manifiesta la teoría de la selección natural.

Paradójicamente, esta concepción de la naturaleza es contradicha por los modelos políticos que imperan en nuestro planeta: las llamadas “democracias”.

Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión y opinión política”. Declaración universal de Derechos Humanos.

“España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político”. Artículo 1 de la constitución española.

“Sostenemos como evidentes por sí mismas dichas verdades: que todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables; que entre éstos están la Vida, la Libertad y la búsqueda de la Felicidad”. Declaración de independencia de los Estados Unidos de América.

Lamento discrepar con usted, señor Thomas Jefferson, y con todo el resto de redactores de estos principios, pero aquí lo único que queda evidenciado es la ineficacia de los sistemas políticos que ustedes divulgan, dado que se fundamentan en la igualdad humana. Su ‘democracia’ se encuentra en completa discordancia con la teoría de la selección natural de Charles Darwin. El liberalismo engendra una cantidad mayor de problemas de los que es capaz de solucionar. La implantación de estos modelos políticos lo único que ha hecho es originar una sociedad que actúa cada vez más en contra de la Madre Naturaleza. Todos los pilares sobre los que se asientan sus ideas son débiles en contraposición con el poder natural, al que el hombre debe ajustarse, en vez de tratar de habituar la fuerza de la naturaleza al ser humano, como ustedes pretenden.

Pero esto no es lo peor de todo. Lo peor es que ustedes, llámense liberales, demócratas o ‘progres’, se jactan de reconocer las ideas evolutivas de Darwin mientras actúan continuamente en contra de ellas avalando leyes que proclaman la igualdad humana como algo natural.

No, señores, no. No hay dos seres iguales. Está científicamente demostrado ahora mismo y es inútil seguir defendiéndolo. Lo intentaron, como muchos otros, pero su sistema ya no tiene cabida en nuestro mundo. Algún día, no dentro de mucho, todo lo que ustedes construyeron se resquebrajará y se derrumbará por su propio peso. Será entonces cuando, tal vez, sepamos reconocer nuestros errores y entenderemos la realidad como tal es. Porque si de verdad se persigue ese modelo político infalible, que perdure para siempre, hasta el fin de la Humanidad, deberá estar acorde a las leyes de la Naturaleza. Y la teoría de la selección natural es una ley de la Naturaleza.

Ya va siendo hora de que tomen conciencia de esto, y abandonen ustedes ese proceso de lo que Orwell llamaba ‘doblepensar’, y decidamos ayudar a favorecer la caída de este régimen contrario a la ley natural en favor de uno conforme a ella.

GBE