Oficial de EE.UU. acusado de exterminar insurgentes afganos ilegalmente

Anuncios

Séptimo aniversario de la invasión estadounidense de Irak

RT | Internacional | 20 de marzo 2010

Se cumplen 7 años desde la invasión de Gran Bretaña y Estados Unidos con sus aliados en Iraq, buscando armas de destrucción masiva y para derrocar el régimen dictatorial de Saddam Hussein. El primer objetivo resultó ser falso y el segundo, logrado tras unas cuantas semanas, no aportó nada a los iraquíes excepto un desenfreno terrorista que no cesa hasta ahora.

La violencia estatal fue reemplazada por una violencia total, la de las calles. Esta guerra obligó a muchos a huir del país en búsqueda de seguridad.

Bagdad ha cambiado mucho desde el 2003. Áreas tales como la zona internacional en el centro de la ciudad, denominada “verde”,  están más o menos protegidas (para no decir que son seguras). Todo más allá, especialmente en las afueras de la capital, es zona vulnerable. Ya en los territorios en disputa entre los tres principales grupos étnicos, como el Kurdistán, en el norte iraquí, predomina la violencia.

Muchos iraquíes afirman que están contentos con la caída del régimen de Hussein. Hay algunos que prefieren que los estadounidenses no se marchen tan rápido. Otros confían en que su dinero ayude a traer la paz al país tras la retirada de las tropas.

La retirada del ejército británico y estadounidense ya está en proceso. Han dejado las principales ciudades y los soldados prácticamente ya no se ven por las calles. Las ganas de retirarse son muy comprensibles puesto que están entrampados en otras frentes —Yemen y en Afganistán—, donde se necesitan más fuerzas.

A pesar de esto nadie puede garantizar que la ocupación, aunque reducida, no vaya a cumplir un aniversario más.

Extracto de: RT

“Rompiendo el silencio”: israelíes defensores de DD.HH. buscan apoyo en Alemania

Deutsche Welle | 19 de marzo de 2010

Antiguos soldados israelíes fundan “Breaking the Silence” para romper el silencio y hablar sobre los abusos que comete su ejército en las zonas ocupadas. […]

Lo que más añora el reservista del ejército israelí, Yehuda Shaul, es ser juzgado por todas las fechorías que cometió durante el servicio militar, aunque tenga que ir preso por décadas. Pero el judío ortodoxo, nacido hace 27 años en Jerusalén, sabe que eso no ocurrirá: “Está claro por qué yo no voy a ser juzgado: si me llevaran a mi delante de un juez, tendrían que llevar también a mis superiores a la cárcel. Yo quisiera y me alegraría si esto sucediera, porque éste sería el acto político más importante de mi vida. Así se juzgaría también a todo el sistema de injusticia que rige en Cisjordania.”

“Disparar y no hacer preguntas”

Shaul cumplió su servicio militar en Hebrón, donde vive una pequeña minoría de 600 pobladores extremistas judíos junto a 220.000 palestinos. Luego del servicio militar fundó con sus camaradas la organización “Breaking the Silence”. Los jóvenes cuentan allí por primera vez a la opinión pública israelí de qué manera maltratan y humillan a los palestinos en Hebrón.

Yehuda recuerda, por ejemplo, “cuando queríamos ver un partido de fútbol simplemente buscábamos una casa que tuviera una antena parabólica en el techo. Entonces irrumpíamos en ella, encerrábamos a la familia en una pieza y mirábamos el partido. Todos los soldados hacíamos cosas así.

Desde el 2004 rompen el silencio y esclarecen a la opinión pública e israelí sobre la ocupación. Después de la guerra de Gaza, hace un año, publicaron testimonios de soldados israelíes a quienes los oficiales les habían dicho claramente que “ya no se trataba de respetar a la población civil”. Por el contrario. Si hubiera algún problema, había que disparar y no hacer preguntas.

Obligación moral

“Es la primera vez que “Breaking the Silence” realiza una gira organizada por Europa y EE.UU.”, explica Yehuda Shaul. “Creemos que la guerra de Gaza marcó un serio cambio y es nuestra obligación moral, como soldados que estuvimos allí, contarle al mundo lo que hicimos allí”.

En Alemania Shaul habló sobre estos testimonios de soldados israelíes con políticos, miembros de comisiones por los Derechos Humanos y funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores.

[…]

Extracto de: Deutsche Welle

Hijos de Europa

Europa. Ese concepto geográfico. Es hora de devolverle lo que le pertenece: La esencia espiritual de un pueblo, sus valores, su historia y su ideal. Por una Europa opuesta a la mundialización, por una Europa europea, no cosmopolita. Por una Europa orgullosa de su historia, que no incline la cabeza cuando se recuerden sus gestas, sus hazañas, sus logros, por una Europa consciente de su lugar en el mundo.

Letra:
El invasor ha conquistado nuestra tierra.
Nuestro pueblo es controlado por el instructor.
Dirigidos y manipulados por degenerados medios de comunicación, controlados y explotados por el poder financiero, los hombres y las mujeres de mi sangre se han convertido en esclavos de la serpiente.
Cuando desespero pienso en nuestra gran historia, en todos sus bravos combatientes, quienes murieron por Occidente, a todos los orgulloso caballeros cruzados defensores de la Cristiandad, nuestros ancestros se sacrificaron por Europa y su libertad.
Pero hoy hemos de volver a sufrir por amor, amo a mi pueblo y a mi patria, por ello daría mi vida.
La hora ya esta aquí, un compromiso de guerra contra estos demonios, el enemigo pagará con sangre la invasión de nuestro continente.
El enemigo pagará con sangre la invasión de nuestro continente. La invasión de nuestro continente.
Pero hoy hemos de volver a sufrir por amor, amo a mi pueblo y a mi patria, por ello daría mi vida.
La hora ya esta aquí, un compromiso de guerra contra estos demonios, el enemigo pagará con sangre la invasión de nuestro continente.
El enemigo pagará con sangre la invasión de nuestro continente. La invasión de nuestro continente.
La invasión de nuestro continente.

Fuente: Youtube

Haití: ¿Ayuda Humanitaria o Invasión?

Mensaje de Ahmadineyad a los cristianos

El presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, critica la hipocresía de los dirigentes occidentales que perpetúan las guerras y justifican el Sionismo más brutal en nombre de Dios apelando a la obra de Jesucristo.