Gaza: un año en ruinas

Hoy, 27 de diciembre de 2009, se cumple exactamente un año de la ofensiva israelí en la franja de Gaza cuyo objetivo teórico era destruir células terroristas de Hamás y el resultado neto fue de 1.400 víctimas (la mayoría civiles), por contra de las 13 víctimas israelíes, e incontables daños en las infraestructuras palestinas.

Este ataque, la denominada “Operación Plomo Fundido“, constituye el ataque más sangriento y mortal perpetrado por el estado judío desde que tuviera lugar la Guerra de los Seis Días en 1967. En él participaron más de 180.000 soldados, 88 aviones de combate y helicópteros por parte de Israel y unos 20.000 milicianos de Hamás.

A las 11:32 de la mañana las fuerzas militares israelíes atacaron la franja y el conflicto se intensificó durante todo el mes siguiente, con el resultado de casi el millar y medio de civiles palestinos asesinados y los cuantiosos daños materiales que permanecen hasta el día de hoy sin reparar, siendo muchos de ellos infraestructuras esenciales como las instalaciones de agua corriente (dañadas el 51% del total y completamente destruidas un 22%), el 87% de las líneas telefónicas y, por supuesto, los 52.900 edificios que quedaron completamente en ruinas habiendo entre ellos 3.500 viviendas familiares y 18 colegios infantiles.

gazgazmn1.jpg

Un año después, el estado invasor de Israel continúa bloqueando las fronteras impidiendo el paso de materiales y ayuda humanitaria al interior de Gaza, de manera que resulta imposible reconstruir todo lo que el ejército hebreo destruyó, obligando a centenares de familias que antes sí tenían casa a vivir en lo que ahora es un amasijo de hierros a cielo descubierto.

Israel asesina a 6 palestinos en el aniversario de la Operación Plomo Fundido

JOSÉ MARÍA MARTÍN (Desde CISJORDANIA). 26.12.2009 – 19.16 h

Este 27 de diciembre de 2009 no es un día más en Cisjordania, y menos aún en la Franja de Gaza. Allí, hace exactamente un año, comenzaba una masacre indiscriminada del ejército israelí contra la poblaciónla más sangrienta desde laGuerra de los Seis Días, que se inició por aire -con sesenta F-16- y más tarde derivó también en incursiones terrestres que dejaron un balance de casi 1.300 muertos palestinos y 13 israelíes.

Manifestación en Gaza

Palestinos participan en una concentración promovida por el izquierdista Frente Popular para la Liberación de Palestina (PFLP) para conmemorar el primer aniversario de la ofensiva israelí en Gaza. (Imagen: EFE)

Tres semanas duró la denominada operación ‘Plomo endurecido’, en la que más de la mitad de los muertos fueron civiles y, de ellos, casi la mitad mujeres y niños. Acabó con un alto el fuego unilateral israelí y luego otro similar de Hamás que, eso sí, sólo tenía un período de validez de un año. Hoy, ninguno de sus requisitos ha sido cumplido:  el bloqueo en la zona y su consiguiente estrangulamiento por tierra, mar y aire sigue siendo hermético, y la apertura de los puestos fronterizos es aún una utopía.

La situación vuelve a ser ahora de máxima tensión. Sobre todo después de los últimos acontecimientos: hace dos días moría un colono israelí en la ciudad de Tulkarem (al norte de Cisjordania), cerca del asentamiento de Shavei Shomron, a manos de un miliciano palestino, que le disparó cuando iba en su coche.

La respuesta no se hacía esperar y en la pasada noche, la del viernes al sábado, el ejército israelí aniquilaba a seis palestinos: tres miembros de Fatah en la ciudad de Nablus -donde hace un año, antes de que empezara la ofensiva, casi 200 españolas tuvieron que ser evacuados por una incursión militar del ejército hebreo- y otros tantos morían tiroteados en la misma Franja de Gaza.

Leer entero aquí.

Ideales en venta: vergonzoso acuerdo militar entre España e Israel. Por Hernán Zin

29 Octubre 2009

“Nuestros políticos son débiles y cobardes cuando se someten a presiones foráneas, apadrinan leyes que blindan a los criminales y desprotegen los derechos inalienables de las víctimas. Estos encubridores de delitos de lesa humanidad que no prescriben deberían mirarse al espejo y pensar…”, escribía ayer el maestro Gervasio Sánchez sobre la decisión del parlamento español de terminar con la jurisdicción universal.

Como deja claro en su artículo, se toleró que la justicia española investigara casos de violaciones de derechos humanos en Chile, en Argentina, en Ruanda, en Tíbet, pero cuando intentó acercarse a la brutal realidad de la franja de Gaza, entonces sus días comenzaron a estar contados.

“La bomba, cuya onda expansiva ha conseguido frenar la búsqueda de la justicia internacional, la lanzó el juez Fernando Andreu cuando el 20 de enero de este año decidió abrir una investigación contra siete responsables políticos y militares israelíes por crímenes de guerra”.

Basta tener una leve noción de cómo funciona el poder para vislumbrar el aluvión de presiones que desde entonces debe haber sufrido el ejecutivo de Zapatero por parte tanto del gobierno de Israel como de intereses cercanos. Presiones que, según queda ya demostrado, han dado sus frutos con el final de la llamada Jurisdicción universal y con el acuerdo de cooperación militar que la semana que viene firmarán Israel y España.

Este acuerdo implica sin dudas una vuelta de tuerca más en la crítica expresada por Gervasio Sánchez. Ya no estamos hablando de “debilidad y cobardía” – dar un paso atrás, mirar hacia otra parte mientras se cometen crímenes de lesa humanidad -, sino algo mucho más grave aún: la colaboración activa con un ejército de ocupación como es el Tsahal.

Un ejército con un prontuario nefasto en la violación de los derechos humanos, tanto sea de forma diaria y continua en los checkpoints como en sus acciones militares sobre Gaza, ya se llamen Lluvia de verano o Plomo fundido, que siempre tienen el extraordinario y cobarde mérito de conseguir que más de la mitad de las víctimas sean mujeres y niños (como documentamos exhaustivamente en este blog desde el terreno). Un ejército que se sienta en el paso fronterizo de Nahal Oz para bloquear el acceso de gasolina, alimentos y medicinas a la población civil de la franja en un castigo colectivo que vulnera los principios del Derecho Humanitario y de la decencia elemental (resulta demoledor el informe publicado ayer por Amnistía Internacional sobre el acceso al agua).

El apretón de manos que Zapatero protagonizará la semana que viene con Ehud Barak – que según el informe Goldstone y el sentido común de todos los que seguimos de cerca la operación Plomo fundido, tiene suficientes pruebas en su contra para ser condenado por crímenes de guerra – resonará no sólo a “cobardía y debilidad” sino también a la venta a precio de saldo de los ideales que el presidente tantas veces dijo defender y con los que se llenó la boca pletórico de indignación moral al atacar al gobierno de Aznar y sus delirios neoconservadores, pues como en anteriores acuerdos de este tipo la industria armamentística española saldrá beneficiada por el intercambio de tecnologías y por las nuevas oportunidades de negocio con Israel.

Un apretón de manos que demostrará que en política pocos espectáculos más bochornosos se pueden dar que el de la izquierda que traiciona los ideales que la legitiman.

Sacado del blog del periodista Hernán Zin: http://blogs.20minutos.es/enguerra/post/2009/10/29/ideales-venta-vergonzoso-acuerdo-militar-entre-espaaaa-e

Telefonía a cambio del “perdón” por 1.400 muertes

Israel permitirá que Palestina pueda contar con frecuencias de telefonía con la condición de que se retire la denuncia palestina presentada ante la ONU que acusa al gobierno hebreo de los crímenes de guerra perpetrados en la última ofensiva en Gaza.

AGENCIAS. 27.09.2009, (extracto de 20minutos.es)

<<< Israel ha exigido a la Autoridad Nacional Palestina (ANP) que retire una petición que ha presentado ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya para que investigue los supuestos crímenes de guerra cometidos por el Ejército israelí durante su última ofensiva en la franja de Gaza.

El diario israelí Haaretz informa en su edición de este domingo que la exigencia ha sido presentada a la ANP como condición para concederle una segunda licencia de telefonía móvil, que los palestinos demandan a Israel desde hace meses. La concesión de la licencia está pendiente de aprobación porque las frecuencias requeridas por la ANP son muy parecidas a las que usa en Cisjordania el Ejército israelí.

De no obtener el permiso antes del 15 de octubre, el gobierno palestino podría incurrir en un incumplimiento de contrato con el proveedor, la empresa Watanya, a la que deberá compensar con 300 millones de dólares por las infraestructuras que ya ha instalado.

En la ANP existe actualmente una única compañía de teléfonos móviles, Pal-Tel, y la concesión de una segunda licencia es vista por el liderazgo palestino como un asunto vital, según el Haaretz. “Diplomáticos occidentales, entre ellos el enviado del Cuarteto de Oriente Medio, Tony Blair, han aclarado a destacados funcionarios israelíes que el tiempo se acaba, y le han instado a conceder el permiso”, refiere el rotativo.

Mohamed Mustafa, asesor económico del presidente palestino, Mahmud Abás, declara que Israel “nos está poniendo trabas” y quiere que “Pal Tel deje libres algunas de sus frecuencias para que las use Watanya”.

A la disputa por las consecuencias técnicas de la entrada en servicio de una nueva compañía celular se ha sumado, como elemento de presión, la petición que la ANP presentó recientemente a la Corte Internacional de La Haya para investigue los supuestos crímenes de guerra cometidos por Israel en la operación Plomo Fundido, en la que murieron unos 1.400 palestinos, la mayoría civiles.

La demanda palestina, a raíz de las conclusiones publicadas por la Comisión Goldstone, designada por la ONU, obtuvo la autorización personal de Abás. “En Israel -señala el Haaretz– creen que la ANP está siendo injusta, porque en el momento de la operación, el pasado invierno, sus más altos funcionarios alentaron a sus pares israelíes a incrementar la presión sobre Hamás, e incluso a que intentara hacer colapsar (el régimen islamista)”. >>>

______________________________________________

Increíbles los límites hasta los que puede llegar el nivel de extorsión del más inmoral e infame gobierno de cuantos existen en la faz de la Tierra. Solo una mentalidad tan perversa como la judía puede llevar a cabo tal tamaño genocidio contra un pueblo inocente y negociar su “perdón” mediante el chantaje y la manipulación. Sí, es muy propio del Sión ofrecer un servicio de telefonía a cambio de que se le perdonen las 1.400 muertes que fueron provocadas en la última incursión militar en Gaza.

Pero, el perdón no es algo que se pueda mercantilizar.