Desfachatez de los líderes occidentales ante la intervención de Ahmadineyad en la ONU

La Inquisición – 24/09/2011

Este jueves, el líder iraní Mahmud Ahmadineyad intervino en la Asamblea General de las Naciones Unidas (un foro en teoría plural e internacional) para aportar su perspectiva sobre las circunstancias políticas internacionales, una visión que difiere mucho de la que por aquí se halla establecida.
En su línea, Ahmadineyad atacó a Washington responsabilizando a los políticos estadounidenses de las guerras de Irak y Afganistán y de haber utilizado los atentados del 11 de septiembre como excusa para emprender su cruzada geoestratégica. Calificó a las potencias occidentales de arrogantes e hipócritas y las acusó de ser las responsables de la recesión global y de las desigualdades sociales. También cargó contra los responsables de la presión que sufrió su país ante la realización de una investigación que trataba de destapar las mentiras relativas al 11 de septiembre de 2001.
Pues bien, ante las palabras de Ahmadineyad, los representantes de EE.UU., así como de la Unión Europea, abandonaron la sala en un acto de descaro y censura considerable teniendo en cuenta el carácter que teóricamente tiene la asamblea. Por lo visto, solo las palabras que no desentonan tienen lugar en los foros de una organización que cada vez exhibe más su parcialidad. El representante estadounidense ya no se limitó a agachar la cabeza ante las críticas como bien hizo hace un par de días ante las palabras de Evo Morales. Ante Irán la actitud que se adopta es de total censura y falta de respeto hacia un estado mucho más legítimo que otros que controlan directamente la ONU y la utilizan como instrumento para conseguir sus intereses.
Como “palabras inaceptables” calificaron los representantes franceses los juicios del líder iraní, tras haber abandonado la sala. Otras fuentes europeas afirmaron también que tenían acordado abandonar la sala si Ahmadineyad traspasaba la “línea roja”, y ésta era el no reconocimiento de Israel como estado.
Cada vez se evidencia más cuán institucionalizada está la doctrina unipolar que impera en nuestro mundo. La falta de pluralidad en la ONU, la censura ante unas declaraciones que atacan un sistema podrido, ante el ejercicio del derecho de un país soberano a reconocer a los estados que le dé la gana, de ser energéticamente autónomo… No hay lugar para Irán en la Organización de las Naciones Unidas, ni para ningún otro país que ose cuestionar la actividad estadounidense ni israelí. La ONU es una organización dirigida por y para quienes dirigen en Nuevo Orden Mundial, la misma élite que perpetra las guerras y planifica la miseria humana. Los mismos inquisidores que no tolerarán una palabra “subida de tono”, ninguna polémica sobre los mitos sobre los cuales se asientan el sionismo y el imperialismo yanqui.

EE.UU.: La creación del Estado Palestino es “contraproducente”

La Inquisición – 17/09/2011

Esas han sido las declaraciones del portavoz del Departamento de Estado de los Estados Unidos, Mark Toner, ante el anuncio que dio del Jefe de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abbas, en el que afirmaba que iba a solicitar ante la ONU el reconocimiento de Palestina como estado.

Estados Unidos ya ha dejado claro que vetará la hipotética resolución porque no creen que sea forma de solucionar el problema. Por lo que respecta al país norteamericano que la posible futura solución llegue de las manos de un acuerdo entre partes iguales no es considerada viable, porque la reconsideración de las fronteras y la gestión de los campos de refugiados pueden traer más problemas que remedios. Y efectivamente en eso hay bastante razón. ¿Cederá Israel ante las exigencias de Abbas de volver a las fronteras de 1967?

Jamás se llegara un acuerdo entre ambas partes. Hay que tener siempre presente que el objetivo inmediato del Sionismo es el exterminio del pueblo palestino, y más a largo plazo acabar con el resto de árabes que ahora habitan Eretz Israel.

Proclamar un Estado Palestino sería dar un paso atrás. Israel es en gran parte impune ante la ONU porque está ocupando un territorio no reconocido por ésta. Un trato entre iguales sería, en efecto, “contraproducente” de cara a la solución final, que no es la paz como EE.UU. y la U.E. (que nunca Israel) declaran, sino el Holocausto Árabe.

Fidel Castro discute con Chávez el riesgo de una guerra nuclear

Redacción: RT – 26/08/2010

Últimamente Fidel Castro expresó varias veces su preocupación sobre una guerra nuclear que, de acuerdo con el líder cubano, se aproxima “aceleradamente”, y volvió a discutir el tema con el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, durante un encuentro en La Habana este miércoles.

En sus recientes artículos y discursos, Fidel Castro a menudo advirtió a la comunidad internacional sobre un “terrible” conflicto nuclear inminente. Según el comandante, esta “catástrofe” podría arrancar como un conflicto regional y luego llegar a escala mundial.

Castro arguyó que la guerra se desencadenaría tras el enfrentamiento de EE. UU. e Israel contra Irán, que es inevitable desde el momento en que se apliquen las sanciones aprobadas contra la República Islámica por eparte del Consejo de Seguridad de la ONU.

Durante la “emotiva y fraternal” reunión, Castro y Chávez analizaron la actualidad internacional, prestando especial atención a los “graves riesgos de una guerra nuclear que se cierne sobre la humanidad”.

Hugo Chávez destacó el papel de Fidel Castro para lograr a una compresión de estos riesgos. También mostró su satisfacción por el perfecto estado de la salud del comandante. Por su parte, Castro presentó a Chávez algunos capítulos de su nuevo libro ‘La contraofensiva estratégica’ que narra la lucha revolucionaria de los rebeldes cubanos en los años 1958-1959.

En la segunda parte de su visita a la isla, el presidente de Venezuela mantuvo negociaciones con Raúl Castro, con quién analizó el desarrollo de los “ejemplares vínculos bilaterales”.

Fuente: RT.

El ‘lobby’ judío cada vez más fuerte en Bruselas

Redacción: Tribuna de Europa – 23/08/2010

TdE/La influencia de Israel en Europa se ha multiplicado en los últimos años enormemente.

La influencia de Israel y sus lobbies (grupos de presión) ha crecido enormemente y están fuertemente afianzados en Bruselas –y en otras capitales europeas-. Su intención es incidir no sólo en la política de la UE hacia Oriente Próximo sino también en la de los distintos países europeos por separado, especialmente respecto al conflicto palestino-israelí e Irán, así como en términos económicos que les resulten más beneficiosos a nivel internacional.

American Jewish Committtee (AJC), fue la madre de la idea de crear un lobby judío en Bruselas. Una controvertida organización sionista integrada en el poderoso lobby judío de EEUU, que abrió oficina propia en Bruselas en 2004 con la misión específica de trasladar a la UE los mecanismos de presión de Washington.

Pero el AJC no es el único grupo de presión judío que ha abierto oficinas en Bruselas. En los últimos años lo han imitado el European Jewish Congress y B’nai B’rith. Además, se ha creado European Friends of Israel, una alianza formada por eurodiputados de casi todas las tendencias.

Desde su llegada a Bruselas, el AJC, que está considerado el brazo ejecutor de la política exterior de la comunidad judía americana, mantiene reuniones semanales con altos funcionarios de la UE, jefes de Estado o de Gobierno y ministros de los 27 que por razones de trabajo tienen que pasar por Bruselas.

Jeff Blankfort, judío estadounidense que ha denunciado la manera de trabajar del lobby judío en EEUU y en Europa, ya dijo en 2006 que la política europea estaba perdiendo autonomía ante Israel y que, de defender a los palestinos y combatir la ocupación, se estaba pasando a defender todos los postulados israelíes.

El AJC también fundó en 2004 el Transatlantic Institute (TAI), un think tank cuyo director, el italiano Emanuele Ottolenghi, que estudió en la Universidad Hebrea de Jerusalén, impulsa publicaciones agresivamente proisraelíes que están en línea con los postulados de los pensadores del movimiento neocon que arropó a George Bush.

El lobby judío europeo, como el norteamericano, no hace ascos a los apoyos que recibe de sectores liberales e incluso, aunque menos, de sectores de izquierda. En la gala inaugural del TAI, celebrada en Bruselas en febrero de 2004, intervinieron como oradores principales el entonces jefe de la política exterior europea, Javier Solana, y la ministra de Exteriores de España, Ana de Palacio.

El lobby se protege a sí mismo de cualquier crítica indicando que su objetivo primordial es combatir el antisemitismo. En este sentido, ha sugerido a los ministros de Educación europeos que creen un currículo unificado contra el antisemitismo y también ha tratado de que los 27 contraigan el compromiso de crear una política policial común con respecto al antisemitismo.

Luego hay “patriotas” que se posicionan al lado del sionismo, increíble, pero cierto por más que algunos se empeñen en negarlo.

Fuente: Tribuna de Europa.

__________________________________________________

Nota del blog: Como afirma este excelente artículo, la infiltración del Sionismo en las más altas instituciones occidentales provoca que éstas tiendan a alinearse con Israel cuando, en realidad, dicha nación no se corresponde en ningún aspecto con Europa. Sin embargo, este hecho forja una imagen de Europa hacia el mundo islámico errónea, generando un terrorismo que si bien por esto no debería existir, sirve a los intereses neoconservadores a la hora de tener una “excusa” que legitime sus intervenciones imperialistas.

Israel en sí es una nación insignificante. Es un terruño de 7 millones de habitantes (bien situado, sí) pero el poder que ejerce en la esfera geopolítica internacional es desproporcionado comparado con su verdadero ser. En realidad, este gran poder mana de la influencia sionista en los altos cargos estadounidenses y europeos. Al hablar de Israel, no se debe considerar sólo a Israel, sino a toda una red de influencia y presión de los lobbies sionistas en occidente (AIPAC, AJC, COP, etc.) que hacen poner al servicio del Sionismo a las naciones más poderosas del planeta. El artículo de Manuel Freytas, “El poder oculto: de donde nace la impunidad de Israel“, evidencia el control que tiene el Sionismo sobre todo Occidente, que va desde el control de multinacionales y medios de comunicación de masas hasta, como se ha dicho aquí, las más altas instituciones gubernamentales y militares de Europa y EE.UU.

Y, sin embargo, este poder queda para la gran mayoría oculto tras un telón espeso. La fuerza moralizadora que se impone a Occidente surge de un lugar invisible, bien disimulado. La mayoría de europeos creen que la información que se les vierte acerca del conflicto entre el pueblo palestino y el Sionismo brota de la imparcialidad de unos periodistas y redactores que para nada están al servicio de Sión. Así Israel tendrá el visto bueno norteamericano y europeo ante su genocidio particular. No obstante, esta percepción de aleja de la realidad, y esto es debido a que no se tiene constancia de ése poder oculto.

Si existe un verdadero peligro para nosotros, para nuestra libertad, un terrorismo global al que combatir: éste es el Sionismo. Todo lo demás no es más que una consecuencia derivada de su existencia, y los problemas solo se solucionan atacándolos de raíz.

Soldado israelí se mofa de prisioneros palestinos

Redacción: Tribuna de Europa – 19/08/2010

TdE/Una joven, ex soldado israelí, ha colgado en su perfil de Facebook dos fotografías hechas durante su servicio militar en las que aparece sonriente junto a palestinos esposados y con los ojos vendados.

Eden Aberyil, la ex soldado colgó las imágenes en un álbum titulado ‘El Ejército, la mejor parte de mi vida’, en referencia a su servicio militar, obligatorio en Israel durante tres años para los hombres y dos en el caso de mujeres.

En una de las instantáneas, aparentemente tomadas en 2008, Aberyil aparece sentada junto a un detenido palestino que está apoyado en un muro con las manos esposadas a su espalda y los ojos vendados.

En la otra se la puede ver en primer plano, con el mismo arrestado y otros dos más de mediana edad de fondo.

Entre los comentarios de sus amigos rezan.

Así eres la más sexy”, “Seguro que se han empalmado por culpa tuya”.

En su perfil de Twitter, la músico y bloguera israelí Dan Ya Shwartz asegura que preguntó a Aberyil a través de Facebook por qué había colgado las fotos y recibió por respuesta: “No entiendo por qué andas fisgoneando en los perfiles de la gente en Facebook para siempre encontrar lo malo. Dedícate a cosas más importantes”.

Según la edición digital del diario ‘Haaretz’, otra bloguera, Lisa Goldman, hizo algo similar y recibió por respuesta: “No hablo con izquierdistas”.

Las fotos se convirtieron en pocas horas en la comidilla de blogs y páginas de internet de izquierdas hasta el punto de que el Ejército israelí y el Gobierno palestino acabaron emitiendo comunicados al respecto.

El Ejército no tiene la potestad de impedir la publicación de las fotos porque Aberyil ya ha acabado el servicio militar.

Para el Gobierno palestino, las fotos “muestran la mentalidad del ocupante, orgulloso de humillar a los palestinos“.

“Nada en el mundo puede justificar esta humillación que forma parte de las prácticas diarias de la ocupación israelí. La ocupación es injusta, inmoral y, como muestran esas imágenes, moralmente degeneradora“, agrega.

El director de la organización israelí Comité Público contra la Tortura, Yishai Menuhin, señaló que “este tipo de fotografías reflejan la norma habitual de los soldados israelíes estacionados en los puestos de control y el tratamiento que reciben los detenidos palestinos”.

El comportamiento de la soldado es producto de un cultura popular en el Ejército israelí de no considerar a los palestinos como seres humanos con sus propios derechos“, subrayó.

Fuente: Tribuna de Europa.

Israel da a Obama motivos de preocupación

Redacción: Gareth Porter | Asia Times Online

Traducido del inglés para Rebelión por Sinfo Fernández.

El artículo del pro israelí periodista Jeffrey Goldberg publicado en la revista The Atlantic [1] tenía como indudable objetivo mostrar las razones por las que la administración de Barak Obama debería preocuparse ante el riesgo de un ataque por parte del gobierno del Primer Ministro Netanyahu contra Irán en los meses venideros a menos que Washington adoptara una línea mucho más amenazadora hacia el programa nuclear iraní.

Pero el artículo proporciona nuevas pruebas de que altas personalidades del liderazgo militar y de la inteligencia israelí se oponen a tal ataque contra Irán y creen que la apocalíptica retórica de Netanyahu sobre Irán como “amenaza existencial” es innecesaria y contraproducente.

Aunque no se haya sabido precisamente por Goldberg, personalidades de la inteligencia y del ejército israelí empezaron a expresar su oposición a esa retórica sobre Irán en los primeros años de la década de 1990, y Netanyahu actuó para poner fin a todos esos comentarios cuando en 1996 se convirtió en Primer Ministro.

El artículo de Goldberg revela también la extrema sensibilidad israelí ante cualquier movimiento de Obama exigiendo públicamente que Israel desista de tal ataque, en reflejo de una realidad: que el gobierno israelí no podría seguir adelante con ataque alguno sin asegurarse que EEUU se implica directamente en la guerra contra Irán.

Goldberg expone que un probable escenario dentro de algunos meses es que las autoridades israelíes llamen a sus homólogos estadounidenses para informarles que los aviones israelíes van ya de camino para bombardear los lugares nucleares iraníes.

Los israelíes explicarían que no tenían “otra opción”, escribe, porque “un Irán nuclear supone la más grave de las amenazas para la supervivencia física del pueblo judío desde el régimen de Hitler”.

Basándose en las entrevistas realizadas a cuarenta políticos israelíes, afirma que el “consenso” entre los actuales y anteriores dirigentes israelíes es que en el momento en que las posibilidades superen el 50 a 50, Israel “lanzará un ataque en el mes de julio del próximo año”.

Goldberg es famoso por haber ido forjando la línea neo-conservadora con sus informes sobre Iraq, especialmente por su insistencia en que Saddam Hussein tenía amplios vínculos con al-Qaida.

Goldberg cita a un oficial israelí familiarizado con el pensamiento de Netanyahu diciendo: “En la II Guerra Mundial, los judíos no tenían poder para impedir que Hitler nos aniquilara. Seis millones fueron masacrados. Actualmente, en Israel viven seis millones de judíos y alguien les está amenazando con la aniquilación”.

Sin embargo, Netanyahu, en su entrevista con Goldberg para este artículo, no alega que Irán podría utilizar armas nucleares contra Israel. En vez de eso, sostiene que Hizbollah en el Líbano y Hamas en Gaza podrían “disparar cohetes e implicarse en otras actividades terroristas al gozar de un paraguas nuclear”.

Pero Israel confía más en las fuerzas convencionales –no en la disuasión nuclear- contra Hizbollah y Hamas, convirtiendo el razonamiento en algo enteramente engañoso.

Goldberg informa que otros dirigentes israelíes, incluyendo al Ministro de Defensa Ehud Barack, saben que el problema real ante la posibilidad de un Irán nuclear es que pueda gradualmente erosionar la capacidad de Israel de retener a su gente más dotada.

Pero ese problema es en gran parte autoinfligido. Goldberg concede que a los generales israelíes con los que habló “les preocupa que hablar de una ‘amenaza existencial” sea en sí mismo un tipo de amenaza existencial al proyecto sionista, que trataba de evitarle al pueblo judío tales amenazas”.

Además, una serie de fuentes le comunicaron a Goldberg que Gabi Ashkenazi, el jefe del estado mayor del ejército israelí, duda de “la utilidad de un ataque”.

Altos oficiales de la inteligencia israelí y otras autoridades responsables de la política hacia Irán llevan tiempo postulando que, en realidad, el tipo de retórica que Netanyahu está alimentando en estos últimos años es contraproducente.

El corresponsal en temas de seguridad Ronen Bergman informó en julio de 2009 en el Yediot Ahronot, el periódico más popular en Israel, que el ex jefe de la inteligencia militar, el General de División Aharon Zeevi Farkash declaró que se había distorsionado la percepción de la opinión pública israelí acerca de la amenaza iraní.

Farkash y otros oficiales del Mossad y de la inteligencia militar creen que el principal motivo por el que Irán busca capacidad en armamento nuclear no es para amenazar a Israel sino para “impedir la intervención estadounidenses y sus esfuerzos para cambiar el régimen”, según Bergman.

La utilización de una retórica descaradamente distorsionada presentando a Irán como una amenaza para Israel –y que cuenta con el desacuerdo de los oficiales de la inteligencia israelí- data de los primeros años de la década de 1990, cuando el gobierno del Partido Laborista en Israel empezó una campaña para presentar los programas nucleares y de misiles de Irán como tal “amenaza existencial” para Israel, como Trita Parsi reveló en su libro “Treacherous Alliance”, publicado en 2007.

Un comité interno interministerial israelí, creado en 1994 para hacer recomendaciones sobre cómo controlar a Irán, llegó a la conclusión de que la retórica israelí había sido “contraproducente” porque había conseguido que Irán temiera más a Israel y, por tanto, sintiera mucha más hostilidad, escribe Parsi.

Para colmo de ironías, fue Netanyahu quien decidió dejar de utilizar ese tipo de retórica tras convertirse por vez primera en primer ministro a mediados de 1996. El director del Mossad, Uzi Arad, le convenció de que Israel tenía que optar entre convertirse en enemigo de Irán o permitir que Irán se centrara en amenazar a otros estados.

Netanyahu llegó incluso a buscar la mediación de Rusia y Kazajstán entre Irán e Israel.

Pero dio marcha atrás cuando se convenció de que Teherán estaba buscando una aproximación a Washington, por lo que los dirigentes israelíes temieron que eso pudiera reducir el apoyo estadounidense hacia Israel, según el relato de Parsi. Como consecuencia, Netanyahu se reenganchó a la retórica extrema de sus predecesores.

Ese episodio sugiere que Netanyahu es perfectamente capaz de captar los análisis más matizados de la comunidad de la inteligencia sobre Irán, contrariamente a su postura en público defendiendo que la amenaza iraní es la misma que la de la Alemania de Hitler.

Los funcionarios de la administración Netanyahu utilizaron a Goldberg para trasladar el mensaje a los estadounidenses de que no creían que Obama fuera a lanzar un ataque contra Irán y, por tanto, tendría que ser Israel quien lo hiciera.

Pero Israel no puede permitirse, en forma alguna, arriesgarse a una guerra contra Irán sin asegurarse que EEUU se compromete a participar en ella. Esa es la razón por la que el lobby israelí en Washington y sus aliados sostienen que Obama apoyaría un ataque israelí, que significaría que tendría que atacar a Irán con toda su fuerza si éste tomara represalias tras tal ataque israelí.

La comprensión de que Israel no podría atacar a Irán sin el consentimiento estadounidense hace que las autoridades israelíes se muestren extremadamente sensibles en cuanto a la posibilidad de que Obama pudiera explícitamente rechazar el ataque israelí.

Goldberg informa que “varios oficiales israelíes” le dijeron que estaban preocupados de que la inteligencia estadounidense pudiera conocer los planes israelíes para atacar Irán “horas” antes del calendario fijado por Israel para tal acción. Los oficiales le dijeron a Goldberg que si a Obama se le ocurriera decir: “Sabemos lo que estáis haciendo. Deteneros inmediatamente”, Israel tendría que volverse atrás.

Goldberg alude sólo de forma muy vaga a la posibilidad de que la amenaza de un ataque contra Irán sea una estrategia diseñada para manipular tanto a Irán como a EEUU. Sin embargo, en marzo de 2009, en un artículo aparecido en The Atlantic online, se mostraba mucho más franco, concediendo que la amenaza de Netanyahu de atacar Irán si EEUU no conseguía parar el programa nuclear iraní pudiera ser un “tremendo farol”.

_______________________________________

1. The Point of No Return , The Atlantic, número de septiembre de 2010.

Gareth Porter es historiador y periodista de investigación especializado en temas de política de seguridad nacional estadounidense.

FuenteAsia Times Online ; vía: Rebelión.

Agente israelí arrestado en Polonia por el asesinado en Dubai de Mahmud Al Mabhuh

RT

Por orden de arresto dictada en Alemania, en Polonia ha sido detenido un presunto agente de la Mosad —el servicio secreto israelí— buscado en relación con el asesinato de un líder de la milicia Hamás en la ciudad de Dubai, dijo el sábado la procuraduría alemana.

Oficiales de la fiscalía polaca han revelado al periódico alemán Der Spiegel que el hombre, Uri Brodsky, fue arrestado en Varsovia y es sospechoso de asistir y ser cómplice del crimen de haber adquirido ilegalmente en 2009 un pasaporte alemán para uno de los supuestos asesinos de Mahmud al-Mabhuh.

Portavoces de la fiscalía polaca han cofirmado que el israelí fue detenido en el aeropuerto internacional de Varsovia el 4 de junio, bajo la orden internacional de arresto emitida en Alemania. Próximamente, el tribunal polaco deberá decidir su extradición a Alemania.

El asesinato de Mahmud al-Mabhuh, uno de los fundadores del brazo armado del movimiento radical islamista Hamás, fue perpetrado por un comando bien organizado y con pasaportes falsos en un hotel de Dubai.

La policía de los Emiratos Árabes culpó al Mosad de haber cometido tal asesinato y difundió una lista de 26 portadores de pasaportes occidentales (entre ellos 12 británicos, seis irlandeses, cuatro franceses, tres australianos y un alemán), con sus fotografías, hecho que provocó las protestas de los Estados cuyos pasaportes habían sido usados.

Extraído de: RT